¿Alguna vez te has preguntado por qué existen personas capaces de afrontar situaciones extremas con total entereza? ¿Has visto a alguien dar un discurso que a ti te provocaría todos los síntomas de una crisis de ansiedad?

Utilizarlo a nuestro favor para mejorar nuestras propias emociones

Lo cierto es que existen personas que cuentan con un increíble manejo o manipulación de sus emociones, y esto en vez de pensarlo como una forma negativa, nos puede resultar maravillosamente útil en nuestra vida cotidiana ya que nos permitiría atravesar ciertas situaciones de una forma mucho más asertiva.
Muchos se sienten completamente desbordados por cualquier emoción y otros tantos directamente prefieren acallarlas por miedo a lo que pueda llegar a pasar si las dejan aflorar: ambos extremos pueden llegar a complicar nuestro paso por la vida, es por eso que en el artículo de hoy hemos traído algunas técnicas útiles para la manipulación de las emociones que te ayudarán a identificarlas y poder manejarlas a tu favor. ¡A tomar nota!

Técnicas para manipular tus emociones

Existen, como todos ustedes sabrán, emociones buenas y otras que no lo son tanto: estar alegre y feliz es tremendamente placentero, pero también nos debemos enfrentar a otras emociones como el estrés o la angustia, incluso la ansiedad, que pueden resultar totalmente paralizantes e incluso dañar la salud.
Lo primero que debemos hacer para arrancar por el camino del control de las emociones tiene que ver con identificar qué es lo que sentimos: para poder manejar la situación, de antemano debemos saber qué es lo que pasa, de lo contrario será muy difícil. Hecho esto, podemos probar algunas técnicas:

  • La meditación. Para quienes sufren de estrés o tienen personalidades neuróticas que frecuentemente quedan estancadas en problemas de la vida cotidiana y se obsesionan, nada mejor que hacerse el hábito de meditar de manera regular y cotidiana. Si bien para quienes desconocen puede sonar como una tontería, poner la mente en blanco durante ciertos minutos brinda calma y tranquilidad, además de que nos ayuda a serenar nuestra cabeza.
  • Liberación emocional. Según algunas corrientes, algunos dolores físicos pueden tener su origen en la parte emocional, y esta técnica propone realizar un trabajo de tapeo similar a la acupuntura pero utilizando los dedos sobre las zonas vinculadas a los dolores tanto físicos como emocionales.
  • Escribe. Poner sobre papel nuestras emociones y qué es lo que nos pasa es una manera de liberar tensiones y volver a nuestro eje. A esta técnica se la conoce como la escritura expresiva, y es muy efectiva para reducir la frecuencia con la que tenemos pensamientos negativos.
  • Visualización. Si los pensamientos negativos, la ansiedad o los nervios extremos aparecen cuando estás a punto de vivir una determinada situación como una entrevista laboral, un discurso o un nuevo proyecto, utiliza la técnica de la visualización para reducir todas esas emociones que te perjudican: imagínate viviendo la situación de principio a fin, y dale la conclusión que te gustaría. Puedes hacerlo varias veces hasta que vuelvas a tu eje y tus emociones estén calmadas.