adiccion-bebidas-energeticas-ivane-salud

Consecuencias de la adicción de los menores a las bebidas energéticas

Índice de contenidos

Desde hace más de dos décadas, desde alrededor del año 2000, las bebidas energéticas se han hecho muy populares debido a sus efectos estimulantes, prometiendo aportar un plus, como incrementar el nivel alerta y de energía, favorecer la nutrición y hasta aumentar el rendimiento deportivo.

Las bebidas energéticas, están compuestas principalmente por cafeína, varias vitaminas, carbohidratos, y otras sustancias naturales orgánicas como la taurina, que aminoran la sensación de agotamiento de la persona que las consume.

La más famosa de todas es Red Bull que se comercializa desde la década de 1980 y cuyo país de origen es Austria.

Están clasificadas como alimentos, por eso, se encuentran fácilmente en los supermercados y tiendas al lado de bebidas hidratantes, refrescos y gaseosas. No son medicamentos y mucho menos suplementos nutricionales

Detallemos como están constituidas. Generalmente, por componentes con concentraciones altas de metilxantinas (cafeína, teobromina, teofilina), Vitaminas (C y del complejo B).

También contienen carbohidratos (glucosa, sacarosa, maltodextrina, galactosa y sucosa), extractos de hierbas con propiedades estimulantes (Ginseng, Guaraná, Hierba de San Juan, Yerba Mate, Ginkobiloba), aminoácidos (Taurina, Carnitina), conservantes y colorantes.

Mercado y consumo

La empresa de investigación Euromonitor calculó que el mercado de bebidas energéticas experimento un alza sostenida entre 2019 y 2021, pasando de un valor de mercado en todo el mundo de 3800 millones de USD a 27.500 millones de USD en ese periodo.

Notable fue el incremento en Estados Unidos, donde pasó de un valor de mercado de 350 millones de USD en el año 2000 (menos de un 10% de la cuota mundial) a un valor de 12.500 millones de USD en 2012 (más de un 40% del total mundial).

Las marcas son especialmente agresivas en el ámbito publicitario, pues solo en 2014 invirtieron 1000 millones de USD en este fin en Estados Unidos.

De acuerdo con la investigación, un mayor porcentaje de hombres en comparación con el porcentaje de mujeres (55 % en comparación con 45 %) consume este tipo de bebidas principalmente para satisfacer la necesidad de adquirir energía.

La investigación también muestra que en el 70 % de las ocasiones de consumo de bebidas es impulsadas por la necesidad de adquirir energía y que los consumidores están entre 18 y 39 años.

Además, a nivel mundial, la mayor cantidad de ocasiones en las que se consumen este tipo de bebidas energizantes suceden en Nigeria seguido por India. De los siete países latinoamericanos analizados, destacan Perú y Chile como los mayores consumidores de Red Bull, Monster, Rockstar y compañía; México, por su parte, registra el porcentaje más bajo de la región.

Diferencia entre bebidas energéticas y bebidas deportivas

Las bebidas deportivas son formuladas para prevenir la deshidratación, aportar carbohidratos como fuente de energía, proveer electrolitos para reponer las pérdidas por sudoración y ser agradables al paladar.

Una bebida deportiva con una formulación correcta aporta cantidades adecuadas de carbohidratos y electrolitos. 

Las bebidas deportivas contienen entre 10 y 19 gramos de carbohidratos por cada 240 ml (8 onzas). También aportan entre 50 y 150 miligramos de sodio, y entre 30 y 50 miligramos de potasio por 240 ml.  

Algunas bebidas deportivas aportan más cantidad de sodio y potasio, por ejemplo, las bebidas endurance, que son recomendadas para ejercicio de larga duración (3 o más horas), así como para deportistas que pierden muchas sales por el sudor.

Las bebidas energéticas son bebidas gasificadas que aportan energía a partir de carbohidratos, pero no compensan la pérdida de agua y minerales debido a la actividad física. 

Contienen la estimulante cafeína, entre 75 y 80 miligramos de cafeína por cada 240 ml. También aportan otras sustancias como taurina, glucoronolactona y vitaminas.   Las bebidas energéticas contienen entre 30 y 35 gramos de carbohidratos por cada 240 ml. Las altas concentraciones de carbohidratos (entre 8 y 12%) pueden ocasionar problemas gastrointestinales antes y durante el ejercicio.  

PROTEGEMOS LA SALUD MENTAL DE LOS TUYOS DESDE HACE 9 AÑOS

SESIONES PRESENCIALES Y TAMBIÉN ONLINE

Existen bebidas energéticas sin azúcar. Sin embargo, no son recomendables antes ni durante el ejercicio debido a su contenido de gas.

Su consumo en los niños y adolescentes.

La enorme cantidad de cafeína y el resto de las sustancias que contienen las bebidas energéticas las convierten en potencialmente peligrosas. Sin embargo, su consumo es cada vez más extenso, especialmente entre los más jóvenes.

Según datos de la Encuesta sobre alcohol y otras drogas en España, Edades 2022, dada a conocer por el Ministerio de Sanidad, más del 40% de los chicos de entre 15 y 24 años ha consumido este tipo de bebida en el último mes.

Según el informe del Comité Científico de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN), las cifras son aún más alarmantes, ya que incluyen franjas de edad aún más jóvenes: 1 de cada 4 niños de entre 3 y 10 años consume bebidas energéticas.  Y, en el caso de los adolescentes, la ingesta se dispara hasta el 62%, según sus datos.

Y ¿qué dice la OMS sobre las bebidas energizantes? La OMS ha alertado en varias ocasiones sobre los efectos adversos para la salud de las bebidas energéticas y el riesgo de sus principales factores negativos: la cafeína y su mezcla con alcohol.  Sin embargo, su consumo crece sin regulación.

Menores de edad adictos al consumo de bebidas energéticas.

Desde la pandemia los videojuegos se han incrementado en su uso por niños y adolescentes, no es rara la adicción a estos y no es raro saber que niños y adolescentes consumen bebidas energéticas para prolongar su tiempo frente al ordenador o videoconsola. 

En el caso de los adolescentes, utilizan las bebidas energéticas para prolongar las noches de fiesta y muchos combinan bebidas energéticas con alcohol.  Aunque el efecto estimulante de la cafeína y de otros ingredientes presentes en estas bebidas favorece ese propósito, también demora la aparición de síntomas como náuseas, alteraciones en el habla o malestar general. Estos son indicativos de que ya se ha bebido demasiado y, por ende, la persona entonces consume más alcohol, y el riesgo de sufrir una intoxicación alcohólica es mayor. La razón está en que las bebidas energéticas minimizan la autopercepción de ebriedad. 

Así lo demuestran una serie de estudios al respecto, que alertan que el riesgo de intoxicaciones y lesiones por abuso de alcohol se incrementan notablemente con la combinación de ambas ingestas.

Las bebidas energéticas tienen un tiempo de acción relativamente corto.

A las dos horas ya no hay gran efecto en el sistema nervioso central; en cambio, grandes dosis de alcohol pueden seguir teniendo efecto seis a ocho horas más tarde. Entonces, cuando cae el efecto de la bebida energética, se hace evidente que la persona consumió más alcohol del que es capaz de tolerar.

Es normal ver un grupo de adolescentes sentados en el banco de un parque charlando y pasando el rato. En sus manos, unas latas de colores vibrantes.  Esta imagen se ha convertido en habitual. Pero, probablemente, ninguno de ellos sabe que beber esas bebidas energéticas es como tomarse tres cafés solos seguidos. 

Las bebidas deportivas y las bebidas energéticas o energizantes son promocionadas con intensidad a los niños y adolescentes deportistas, pero en la mayoría de los casos, los niños no las necesitan, y como hemos visto, algunos de estos productos contienen sustancias que pueden hacerle daño a los jóvenes.  

Consecuencias del consumo de bebidas energéticas en niños y adolescentes

Estos son algunos de los efectos secundarios de las bebidas energéticas que han sido estudiados:

  • Efectos negativos en el aparato cardiovascular. La taurina se ha asociado en algunos estudios con el incremento del ritmo cardíaco y la agitación.
  • Efectos negativos en el sistema nervioso. Si existe algún trastorno previo ansioso o afectivo (maníaco), los síntomas se exacerban.
  • Por otra parte, los elevados niveles de azúcar de las bebidas energéticas incrementan la resistencia a la insulina.
  • Además, AESAN (Comité Científico de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición) resalta que tomar estas bebidas energéticas supone un riesgo de hipervitaminosis, que consideran alto para la vitamina B3; moderado para las vitaminas B3 y B6; y bajo para las vitaminas B2, ácido pantoténico y B12.
  • Asimismo, al contener altas dosis de cafeína pueden producir dependencia y otros efectos adversos.

Las bebidas energéticas sobre estimulan a los menores, les restan potencia, no les hidratan y afectan a su sistema nervioso y cardiovascular. 

Además, en los niños y los adolescentes se presentan con más frecuencia efectos adversos inmediatos por consumo de bebidas energéticas. Estos incluyen:

  • Dolor de cabeza.
  • Palpitaciones.
  • Náuseas.
  • Vómitos.
  • Diarrea.
  • Problemas para dormir.
  • Convulsiones.

En términos generales, los síntomas más evidentes de consumir bebidas energéticas suelen ser la alteración de los patrones del sueño y, de forma paradójica, un aumento de la sensación de fatiga.

Debido a que las bebidas energéticas tienen un alto contenido de azúcar, su consumo en niños solo está contribuyendo a las altas tasas de obesidad y al riesgo de presentar otras enfermedades crónicas no transmisibles, como es la resistencia a la insulina y posteriormente la diabetes.

Definitivamente hay maneras más sanas de mejorar la atención, la concentración, la memoria, recargar baterías y mejorar el rendimiento físico e intelectual sin poner en juego la salud.

Compártelo en las redes

Deja un comentario

Últimas entradas

oniomnia-ivane-salud-blog

La Oniomanía: Obsesión por comprar compulsivamente

neurosis-sintomas-y-tratamientos-ivane

Neurosis: Síntomas y Tratamiento

Cleptomanía: la enfermedad de robar. IVANE SALUD Blog

Cleptomanía: La enfermedad de robar

También te puede interesar...

Abrir chat
Hola ¿En qué te podemos ayudar?
Whatsapp Ivane Salud
Hola 👋
¿En qué te podemos ayudar?