El suicidio y el trastorno bipolar. La silenciada posibilidad

El trastorno bipolar está caracterizado por presentar altibajos en el estado de ánimo (identificados como episodios depresivos,  episodios maníacos o mixtos) y por ser una enfermedad persistente que puede cursar con un deterioro funcional y puede suponer un importante nivel de sufrimiento asociado.

Existe actualmente evidencia que nos indica que padecer un trastorno bipolar  puede ser  un factor de riesgo destacado que puede incrementar la ideación de autolisis o pensamientos de ésta índole.

Recientes estudios han objetivado que las probabilidades a lo largo de la vida pueden multiplicarse hasta por 30 en comparación a la población general. Estos datos precisan ser manejados de forma cauta y tener en cuenta, que evidentemente, padecer un trastorno bipolar no implica de por sí tener tan altas estas posibilidades, siendo necesario individualizar cada caso.

El riesgo de suicidio es aún mayor en personas con trastorno bipolar que tienen episodios frecuentes de depresión, episodios mixtos, una historia de abuso de alcohol o drogas, antecedentes familiares de suicidio o un inicio precoz de la enfermedad. Es necesario señalar, que la existencia de estos factores no son determinantes, sino que juegan un papel a tener en cuenta junto con otra multitud de factores individualizados de cada persona.

Existen algunos factores que suelen asociarse a la enfermedad y que agravan el pronóstico. Factores identificados que agravan el pronóstico del curso del trastorno bipolar son los siguientes:

  • El síndrome metabólico y la obesidad.
  • Factores sociodemográficos como, estar soltero o divorciado, la pérdida de trabajo y/o ser mayor de 50 años, tener pocos recursos económicos y un bajo nivel educativo, sufrir violencia de género, la inmigración con desarraigo, o tener poco apoyo social y aislamiento social.
  • Clínicos (intensidad y tipo de síntomas, ya que la presencia de sintomatología depresiva es más influyente),  al igual que las comorbilidades asociadas.
  • Factores psicológicos y ambientales, que pueden actuar como desencadenantes de episodios o hacer que los síntomas empeoren. Un conocimiento importante de los mismos permite un mayor control y un mejor pronóstico. Algunos son:
    • El estrés. Los eventos estresantes pueden facilitar recaídas, como cambios de domicilio, pérdida de un ser querido, ser despedido…
    • El abuso de sustancias  puede empeorar el curso de la enfermedad. Drogas como la cocaína, el éxtasis y las anfetaminas pueden desencadenar manía, mientras que el alcohol y los tranquilizantes pueden desencadenar la depresión.
    • Algunos medicamentos, sobre todo antidepresivos, pueden desencadenar manía. Por otro lado parece existir evidencia de que el litio diminuye la tendencia suicida, y en general, los datos existentes indican que con estabilizadores del ánimo la tendencia suicida es menor. Otros medicamentos que pueden causar manía incluyen medicamentos para el resfriado, supresores del apetito, la cafeína, los corticosteroides, y medicamentos para la tiroides.
    • Los cambios estacionales – episodios de manía y depresión a menudo siguen un patrón estacional. Los episodios maníacos son más comunes durante el verano, y los episodios depresivos más comunes durante el otoño, invierno y primavera.
    • La falta de sueño  (incluso saltarse un par de horas de descanso) puede desencadenar un episodio de manía.

Todos estos datos deben ser tenidos en cuenta a la hora de planificar el tratamiento de los pacientes con trastorno bipolar, así como identificar a tiempo los riesgos y el peligro para facilitar la atención psicológica adecuada.

“El suicidio puede presentarse como una solución permanente ante un intenso dolor que parece interminable, sin embargo en la mayoría de los casos no se piensa en morir sin más,  sino en escapar del sufrimiento que se cree perdurará para siempre, sin embargo la desesperanza, el dolor y el vacío son estados temporales, no permanentes”.

Dr. Fernando Andrés. Psiquiatra de IVANE SALUD.

Josep María Marco. Psicólogo de IVANE SALUD. 

Unidad de Salud Mental y Psiquiatría Hospitalaria en Vithas Hospital Nisa Valencia al Mar.

Centro de desintoxiación Valencia. Clínica de Desintoxicación y Patología Dual en Vithas Hospital Nisa Aguas Vivas.