La dramaterapia, un proceso de psicoterapia en el que se hace uso del teatro con fines terapéuticos; con el objetivo de lograr la integración física y emocional. Desde su inicio, el teatro se ha entendido como un espacio de construcción social; permite la creación del vínculo entre los actores y con el público al mismo tiempo.  Se han contado historias de las distintas civilizaciones formando parte de la memoria colectiva; ocupando un papel fundamental en la evolución del ser humano.

El desarrollo de la personalidad de los participantes, a través de ejercicios, improvisaciones y representaciones de obras de teatro. La temática principal sobre la que se basan guiones de trabajo son problemas o conflictos humanos; dificultades a las que nos enfrentamos día a día, pero también las alegrías que ocurren en nuestras vidas y a nuestro alrededor. Desde el escenario, el paciente tiene la posibilidad de adentrarse en las situaciones planteadas interiorizando y tomando como referencia su propia vida; pero desde la particular perspectiva que el teatro ofrece.

En dramaterapia se hace uso de los dilemas internos de los propios actores para aumentar el conocimiento y la profundización en uno mismo; con el objetivo es comprender como soy “yo” y como me relaciono con el “mundo”.

Desde el contexto de la enfermedad mental, se pretende ayudar al paciente a que explore sus propias percepciones; analizando las emociones que le provoca y como se maneja en el medio social. Se trabaja destacando y reforzando aquellos aspectos positivos presentes en todos nosotros como la  intuición, la espontaneidad y la imaginación del individuo. Dándoles importancia como factores en el proceso de recuperación.

Se hace uso del drama conceptualizado como un espacio de contención emocional. En pacientes como enfermedad mental grave es muy frecuente que los pensamientos y emociones se distorsionen y provoquen un desbordamiento emocional. En dramaterapia se ofrece un mundo del drama separado del mundo personal de los pacientes, creándose un grado de regulación ambiental que compensa la falta de autorregulación. Todo ello permite el trabajo con aspectos delicados como sería la pérdida, la patología, el miedo. Se trabajan temas delicados como la muerte, o fantasías como asesinatos, pérdidas, persecuciones, etc. Con la red de seguridad que ofrece el que sea un escenario ficticio.

Siempre acompañado de un profesional, el paciente logra “ensayar” aquellas situaciones cotidianas o habilidades que le ayudarán a relacionarse consigo mismo y con el mundo que le rodea de una forma lúdica.

Marta Escobedo. Psicóloga de IVANE SALUD.

Dra. Elisa Ibáñez. Psiquiatra de IVANE SALUD.

Unidad de Salud Mental y Psiquiatría Hospitalaria en Vithas Hospital Nisa Valencia al Mar.

Clínica de Desintoxicación y Patología Dual en Vithas Hospital Nisa Aguas Vivas.