El papel de la TEC en la depresión resistente

La terapia electroconvulsiva ( TEC ) consiste en provocar una crisis comicial generalizada mediante una estimulación eléctrica del sistema nervioso central. El tratamiento de la depresión supone uno de los grandes retos de la psiquiatría desde hace décadas.

A pesar de los importantes avances en los últimos años, las tasas de depresión resistente no se han modificado sustancialmente; resultando que un porcentaje alrededor del 30% de las depresiones tratadas no responden o lo hacen parcialmente en un primer ensayo. Por otra parte, la definición de depresión resistente ha ido modificándose con el tiempo, lo que podría haber influido en la interpretación de los hallazgos de diferentes estudios y por tanto en las recomendaciones según la evidencia.

Es en los últimos años cuando  guías como la NICE,  la canadiense o la de la Asociación Británica de Psicofarmacología coinciden en escalonar el tratamiento en función de la resistencia y no solo por el numero de fracasos previos.  El grado de intensidad de la resistencia debe orientar la estrategia a seguir. Esta  dependerá de factores como la respuesta al tratamiento tanto en episodios previos como en el actual, de la presencia de factores de riesgo, del perfil de síntomas y de la gravedad del cuadro.

Las diferentes estrategias se pueden dividir entre farmacológicas y no farmacológicas, siendo en este último grupo junto con la psicoterapia donde entraría la TEC, entre otras.

La terapia electroconvulsiva (TEC) consiste en provocar una crisis comicial generalizada mediante una estimulación eléctrica del sistema nervioso central. Diversos estudios han mostrado que la TEC es eficaz en episodios depresivos graves y en depresión resistente y podría considerarse un tratamiento de primera línea en situaciones agudas de riesgo de suicidio o en pacientes con grave deterioro orgánico.

A pesar de las evidencias arrojadas desde hace más de 70 años a favor, continua siendo un tratamiento controvertido tanto desde el punto de vista  de un sector médico como de una parte de los pacientes,  calificándolo de obsoleto y y potencialmente dañino.

La Guía de Práctica Clínica sobre el manejo de la depresión en el adulto revisa de forma actualizada  la eficacia y seguridad de la terapia electroconvulsiva en el tratamiento de la depresión.

En función de la evidencia disponible, según las guias indicadas y de manera resumida, se señala que:

  • La TEC es un tratamiento efectivo en la depresión mayor grave del adulto, siendo más efectiva que la simulada.
  • Los parámetros del estímulo eléctrico influyen en la eficacia, siendo la aplicación bilateral ligeramente más efectiva que la unilateral, aunque puede causar un mayor deterioro cognitivo.
  • Se considera una técnica segura y sus efectos secundarios a corto plazo sobre la memoria son habitualmente transitorios.
  • Es más efectiva que el tratamiento a corto plazo con algunos antidepresivos.
  • La combinación de TEC con farmacoterapia no ha mostrado tener mayor efecto a corto plazo que la TEC sola.
  • En pacientes que han respondido a la TEC, el tratamiento de continuación con antidepresivos tricíclicos y/o litio reduce la tasa de recaídas, en comparación con el placebo.
  • En el caso de pacientes embarazadas, la guía de NICE de salud mental antenatal y postnatal recomienda la terapia electroconvulsiva ante depresión grave y cuando la salud física de la madre o del feto se encuentren en riesgo.

Las recomendaciones finales que se facilitan en estas guías insisten en varios puntos:

  • La terapia electroconvulsiva debería considerarse una alternativa terapéutica en pacientes con depresión grave, fundamentalmente si existe necesidad de una rápida respuesta debido a alta intencionalidad suicida, deterioro físico grave o cuando han fallado otros tratamientos.
  • Se recomienda que la terapia electroconvulsiva sea administrada siempre por profesionales experimentados, tras una evaluación física y psiquiátrica y en un entorno hospitalario, siendo indispensable el consentimiento informado.
  • La decisión de utilizar terapia electroconvulsiva debería tomarse de forma conjunta con el paciente y/o la familia, teniendo en cuenta factores como el diagnóstico, tipo y gravedad de los síntomas, historia clínica, balance riesgo/beneficio, alternativas terapéuticas y preferencias del paciente.
  • En caso de ser necesaria la TEC, se recomienda hacer un especial énfasis en ofrecer toda la información necesaria, centrándose en la finalidad del procedimiento, los efectos secundarios y el plan de tratamiento.

Dr. Fernando Andrés España. Psiquiatra de IVANE SALUD.

Dr. Augusto Zafra. Psiquiatra. Director de IVANE SALUD.

Unidad de Salud Mental y Psiquiatría Hospitalaria en Vithas Hospital Nisa Valencia al Mar.

Clínica de Desintoxicación y Patología Dual en Vithas Hospital Nisa Aguas Vivas.