A lo largo de la enfermedad, entre un 60-80% de los pacientes diagnosticados de esquizofrenia pueden presentar más de un episodio psicótico. A lo largo del seguimiento los estudios sugieren, que desde un punto de vista más clínico, la presencia de recaída influye en la aparición de un progresivo deterioro que con el paso del tiempo y la aparición de recaídas es cada vez más difícil de recuperar, lo que indicaría que sufrir más episodios psicóticos en el evolutivo de la enfermedad puede considerarse como un factor pronóstico más negativo.

Uno de los factores predictivos más importantes en la evolución de la enfermedad es el abandono total o parcial del tratamiento antipsicótico ya que se asocia con un riesgo de recaídas hasta 5 veces mayor en comparación con los pacientes que si cumplimentan el tratamiento prescrito.

El problema de la falta de cumplimentación no es nuevo ni exclusivo de los pacientes psicóticos, apareciendo con relativa frecuencia en el tratamiento de otros muchos trastornos médicos de características crónicas, sobre todo aquellos que no van asociados a dolor agudo o incapacidad inmediata (hipertensión arterial, diabetes, etc ).

La falta de conciencia de enfermedad que caracteriza a un elevado porcentaje de pacientes afectos de esquizofrenia añade algunos factores específicos sobre la adherencia al tratamiento.

La toma del 80% del tratamiento prescrito sería el umbral para considerar un cumplimiento adecuado para la mayor parte de los autores, por lo que toda cifra por debajo de esta se considera cumplimiento no satisfactorio o insuficiente. El interés en conseguir una determinación fiable del grado de adherencia al tratamiento deriva de la necesidad de ligar dicha información a la respuesta clínica, así como también poder evaluar de manera válida las intervenciones diseñadas para mejorarla.

Los métodos para poder evaluar se clasifican entre los subjetivos (información de paciente y familiares, impresión clínica del médico, aplicación de cuestionarios) y objetivos (contaje de pastillas, monitorización de recetas, determinación de niveles en sangra e orina) aunque ni un grupo ni otro puede aportar de forma clara y sencilla la información necesaria por diversos sesgos o suposiciones difícilmente confirmables.

A su vez existen múltiples factores que influyen en la adherencia al tratamiento, derivados del propio paciente (variables clínicas, demográficas, insight), del médico (relación médico-paciente, alianza terapéutica), del entorno del paciente (influencia de la familia) y los fármacos empleados (efectos secundarios, posología, vía de administración).

La forma de administración de los antipsicóticos a nivel intramuscular y con liberación prolongada se ha utilizado con frecuencia como forma de garantizar el cumplimiento terapéutico, sobre todo en aquellos pacientes reacios a la toma de medicación oral y cuyo abandono les condicionaba frecuentes recaídas y reingresos.

El esfuerzo por conseguir cada vez tratamientos farmacológicos y no farmacológicos más efectivos para un trastorno tan grave debe acompañarse de la búsqueda de medidas e intervenciones que favorezcan  y aumenten el grado de adherencia terapéutica, intentado así alcanzar los máximos beneficios en términos de remisión clínica de los síntomas, calidad de vida y recuperación funcional.

Dr. Fernando Andrés España. Psiquiatra de IVANE SALUD.

Dr. Augusto Zafra. Psiquiatra. Director de IVANE SALUD.

Unidad de Salud Mental y Psiquiatría Hospitalaria en Vithas Hospital Nisa Valencia al Mar.

Clínica de Desintoxicación y Patología Dual en Vithas Hospital Nisa Aguas Vivas.