Síndrome de Tourette: Síntomas, diagnóstico y tratamiento - IVANE SALUD BLOG

Síndrome de Tourette: Síntomas, diagnóstico y tratamiento

Índice de contenidos

¿Qué es el Síndrome de Tourette?

El Síndrome de Tourette es una afección del sistema nervioso que se caracteriza por la producción de movimientos y sonidos repetidos (también conocidos como tics motores y vocales), muy dificiles de controlar.

Se trata de un tipo de trastorno de tics. Los tics pueden ser movimientos o sonidos de tipo involuntario que pueden manifestarse brevemente,  de forma rapida y repentina y/o aparecer en grupos. También pueden variar en cantidad, frecuencia, tipo, intensidad o duración. Incluso pueden desaparecer durante semanas o meses a la vez.

¿Por qué se llama síndrome de Tourette?

Tourette es simplemente el apellido de un médico francés a quien se le atribuye el descubrimiento de la afección.

En 1885, Gilles de la Tourette informó que nueve pacientes presentaban los síntomas clásicos de este trastorno. Es por ello que esta afección recibe el nombre de su descubridor.

¿Cuáles son las causas del Síndrome o Trastorno de Tourette?

Aunque la causa exacta del síndrome de Tourette aún no se conoce por completo, se cree que hay varios factores que pueden contribuir a su aparición. Estos factores incluyen:

  1. Factores genéticos: Existe evidencia de que el Síndrome de Tourette puede tener una base genética. Se ha observado que hay una tendencia familiar en algunos casos, lo que sugiere una predisposición hereditaria. Sin embargo, no se ha identificado un gen específico responsable del síndrome. Familiares de primer grado suelen presentar tics con facilidad.
  2. Anomalías en el cerebro: Algunas investigaciones han encontrado diferencias estructurales y funcionales en ciertas regiones del cerebro de las personas con Síndrome de Tourette. Estas diferencias podrían afectar la comunicación entre las diferentes áreas del cerebro que están involucradas en el control de los movimientos y la supresión de los impulsos.
  3. Desequilibrio químico en el cerebro: Se cree que el síndrome de Tourette puede estar asociado con alteraciones en algunos neurotransmisores como la dopamina, la serotonina y la noradrenalina. También se ha relacionado con otros trastornos como el TDAH o los trastornos de ansiedad, siendo el más característico el TOC.
  4. Factores ambientales: Aunque no se ha identificado un factor ambiental específico que cause el Síndrome de Tourette, algunos estudios sugieren que ciertos factores, como las infecciones estreptocócicas, pueden desencadenar o empeorar los síntomas en algunas personas que ya tienen una predisposición genética.

Síntomas del Síndrome de Tourette

Los tics, los movimientos o sonidos repentinos, breves e intermitentes son el signo distintivo del Síndrome de Tourette. Los síntomas pueden variar de leves a graves.

Los síntomas graves pueden interferir significativamente con la comunicación, el funcionamiento cotidiano y la calidad de vida.

Tipos de tics y clasificación

Algunos tipos de tics y su clasificación serían:

  • Tics motores: Son movimientos involuntarios y repentinos de los músculos o grupos musculares. Algunos ejemplos de tics motores comunes son parpadear repetidamente, encogerse de hombros, hacer muecas faciales, sacudir la cabeza, dar golpecitos o golpes.
  • Tics vocales: Son sonidos o vocalizaciones involuntarias que se producen sin un propósito específico. Pueden manifestarse como carraspeo, gruñidos, chasquidos, tos, palabras o frases repetitivas. Estos tics vocales a menudo se llaman «tics fonéticos».

Los tics pueden clasificarse además en:

  • Tics simples: Son movimientos o sonidos breves y sencillos. Pueden ser motores (por ejemplo, parpadear) o vocales (por ejemplo, carraspear).
  • Tics complejos: Son movimientos o sonidos más elaborados y coordinados, que involucran una serie de movimientos y pueden parecer más intencionales. Los tics complejos pueden ser motores (por ejemplo, saltar mientras golpean el pecho) o vocales (por ejemplo, repetir palabras o frases).

Además de los tics, algunas personas con síndrome de Tourette pueden presentar síntomas asociados, como:

  • Tics premonitores: Son sensaciones o impulsos incómodos que preceden a la aparición de un tic y que algunas personas pueden experimentar antes de realizar el tic.
  • Supresión temporal de los tics: Algunas personas con síndrome de Tourette pueden ser capaces de suprimir temporalmente sus tics, pero esto a menudo resulta en una acumulación de tensión y luego la liberación de los tics.

Además, los tics pueden:

  • Variar en tipo, frecuencia y gravedad.
  • Empeorar si estás enfermo, estresado, ansioso, cansado o emocionado
  • Ocurrir durante el sueño
  • Cambiar con el tiempo
  • Empeorar en la adolescencia temprana y mejorar durante la transición a la edad adulta

¿Cómo se diagnostica?

El diagnóstico del Síndrome de Tourette se basa en una evaluación clínica exhaustiva realizada por un profesional de la salud, generalmente un neurólogo o un psiquiatra especializado en trastornos neuropsiquiátricos. No existen pruebas específicas o pruebas de laboratorio que puedan diagnosticar el Síndrome de Tourette de forma definitiva, pero el médico utilizará diferentes criterios y herramientas para realizar el diagnóstico. Estos son los pasos comunes en el proceso de diagnóstico:

PROTEGEMOS LA SALUD MENTAL DE LOS TUYOS DESDE HACE 9 AÑOS

SESIONES PRESENCIALES Y TAMBIÉN ONLINE

  1. Evaluación médica y revisión de antecedentes: Se recopilará información sobre los síntomas actuales y anteriores del paciente, así como sobre su historial médico y familiar. También se puede preguntar acerca de la aparición de los tics y otros posibles trastornos asociados.
  2. Examen físico y neurológico: Se realizará un examen físico para descartar otras causas de los síntomas. También un examen neurológico para evaluar la presencia y la naturaleza de los tics.
  3. Criterios diagnósticos: Se utilizarán los criterios diagnósticos establecidos en los manuales de referencia, como el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-5), que describen los síntomas necesarios para el diagnóstico del síndrome de Tourette.
  4. Exclusión de otras condiciones: Es importante descartar otras condiciones médicas o trastornos que puedan estar causando los síntomas similares a los del síndrome de Tourette. Estas condiciones pueden incluir trastornos del movimiento, trastornos neurológicos u otros trastornos psiquiátricos.

El diagnóstico del Síndrome de Tourette se basa principalmente en la observación de los síntomas característicos de tics motores y vocales, su duración y la aparición antes de los 18 años. No hay pruebas de laboratorio específicas para el diagnóstico, pero en algunos casos, se pueden realizar pruebas adicionales, como imágenes cerebrales (como resonancia magnética) u otros análisis, para descartar otras condiciones.

Tratamiento del Síndrome de Tourette

El Síndrome de Tourette no tiene cura. El tratamiento  se enfoca en reducir la frecuencia e intensidad de los tics, mejorar la calidad de vida y abordar cualquier condición o dificultad asociada.

Los tratamientos comunes para el síndrome de Tourette incluyen:

  1. Terapia conductual: La terapia conductual, como la terapia cognitivo-conductual (TCC) y la terapia de reestructuración cognitiva, puede ayudar a las personas a aprender a reconocer los tics, controlar los impulsos y manejar el estrés asociado con los tics. También puede proporcionar estrategias para mejorar el funcionamiento social y académico.
  2. Medicación: En algunos casos, se pueden recetar medicamentos para reducir la frecuencia e intensidad de los tics. Los medicamentos comúnmente utilizados incluyen antipsicóticos atípicos, como la risperidona o la aripiprazol, antidepresivos o antiepilépticos. Sin embargo, los medicamentos tienen efectos secundarios potenciales y su uso debe ser evaluado y supervisado por un médico.
  3. Educación y apoyo: La educación sobre el síndrome de Tourette, tanto para la persona afectada como para sus familiares y entorno cercano, puede ser muy útil. Entender el trastorno, sus síntomas y cómo manejarlos puede ayudar a reducir el estrés y mejorar la aceptación. Además, los grupos de apoyo y las organizaciones especializadas pueden brindar información, recursos y un entorno de apoyo para las personas con síndrome de Tourette y sus familias.
  4. Tratamiento de condiciones asociadas: Si se presentan condiciones adicionales, como el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) o trastornos del estado de ánimo, se pueden emplear tratamientos específicos para abordar esas condiciones.
  5. Estimulación cerebral profunda (DBS): Para los tics graves que no responden a otro tratamiento, la estimulación cerebral profunda podría ayudar. La estimulación cerebral profunda consiste en implantar en el cerebro un dispositivo médico que funciona a pila para proporcionar estimulación eléctrica a zonas específicas que controlan el movimiento. Sin embargo, este tratamiento todavía se encuentra en las etapas iniciales de investigación y es necesario realizar más investigaciones para determinar si es un tratamiento seguro y eficaz para el síndrome de Tourette.

Es importante tener en cuenta que el tratamiento debe ser individualizado, ya que las necesidades y respuestas de cada persona pueden variar. Es recomendable trabajar en estrecha colaboración con un equipo médico especializado que pueda brindar una evaluación y un plan de tratamiento personalizado.

Aspectos a aclarar sobre el Síndrome de Tourette

Las personas con el síndrome de Tourette no siempre emiten obscenidades de manera involuntaria:

La realidad es que la mayoría de las personas con el síndrome de Tourette no usa lenguaje inapropiado de manera excesiva o descontrolada. Conocido como coprolalia, esto afecta solamente a aproximadamente 1 de cada 10 personas con el síndrome de Tourette.

El hecho de presentar un tic no significa que usted tenga Tourette:

Los tics, como producir sonidos (tics vocales) o hacer movimientos motores (tics motores), son parte del síndrome de Tourette, pero no se trata solo de eso. Tener un tic es complicado.

Las personas pueden tener tics que van de simples y temporales que duran unas pocas semanas o unos pocos meses, hasta muchos tics complejos y de larga duración.

Las personas con el Síndrome de Tourette no pueden controlar sus tics (movimientos o sonidos) aunque quieran hacerlo:

Tener un tic es difícil de controlar. Los tics motores y vocales del síndrome de Tourette son involuntarios, lo cual significa que las personas no los hacen a propósito.

Aunque la causa exacta de los tics todavía no se conoce, muchas personas comparan la sensación de tener un tic con tener picazón o tener que estornudar.

Las personas que presentan este síndrome, con frecuencia llevan vidas prósperas y plenas:

Es cierto que algunas personas con el síndrome de Tourette tienen dificultades a lo largo de sus vidas. Pero también es cierto que muchas personas con este síndrome tienen mucho éxito.

Hay personas con el síndrome de Tourette que tienen éxito en todas las áreas de la vida y que trabajan en muchos campos, incluidos los deportes, las artes, la medicina y otras profesiones.

Compártelo en las redes

Deja un comentario

Últimas entradas

ortorexia-ivane-salud-blog

Ortorexia: La obsesión por comer sano

que-es-la-discalculia-ivane-blog

¿Qué es la Discalculia y cómo detectarla?

que-es-el-chemsex-ivane-salud-blog

¿Qué es el Chemsex y qué riesgos implica?

También te puede interesar...

Abrir chat
Hola ¿En qué te podemos ayudar?
Whatsapp Ivane Salud
Hola 👋
¿En qué te podemos ayudar?