Trastorno bipolar, psicosis maniaco depresiva y ciclotimia

Trastorno Bipolar, Psicosis Maníaco-Depresiva y Ciclotimia

El trastorno bipolar es una patología psiquiátrica en la que existen fluctuaciones significativas del estado de ánimo. Antiguamente, recibía el nombre de psicosis maníaco-depresiva, en la que alternaban episodios depresivos o melancolía junto con síntomas de hiperactividad, euforia o manía. Es decir, la persona sufre fluctuaciones intensas y marcadas en su estado de ánimo.

El espectro bipolar afecta al 1.6 % de la población, aunque si se incluyeran las formas atenuadas nos situaríamos en torno al 3,5 %. Afecta a hombres y mujeres 1:1, y generalmente presenta un inicio en la adolescencia o en la edad adulta. Si aparece por primera vez a partir de los 50 años habrá que pensar en una causa orgánica subyacente.

Una vez que la enfermedad aparece existe el riesgo, ya para toda la vida, de tener recaídas. Las personas que cursan con al menos 4 episodios anuales se les denomina «cicladores rápidos». Al menos un 15 % de personas diagnosticadas de trastorno bipolar y que han precisado ingresos en Unidades de psiquiatría, presentan un curso tendente a la malignización.

Estos episodios tienen una duración considerable. Afectan al estado mental, al comportamiento y al funcionamiento personal, social, laboral o académico de la persona que lo padece.

En ocasiones se tiende a catalogar de forma ligera a una persona como bipolar por el simple hecho de que tiene cambios de humor de un día para otro, o incluso en cuestiones de horas. Sin embargo, cuando se habla de este trastorno, debe coexistir en la persona una constelación de síntomas y signos objetivos. Este conjunto de manifestaciones clínicas precisa de la evaluación por un profesional de salud mental para llegar a un diagnóstico correcto.

Es de suma importancia que se pueda definir correctamente la presencia de un trastorno bipolar o psicosis maniaco depresiva en el paciente. Más aun, cuando existen diferentes tipos y matices que marcan el abordaje terapéutico más eficaz, el curso de la enfermedad y el pronóstico previsible.

Estos distintos y diferentes tipos vienen fundamentalmente definidos por dos parámetros: el tiempo de duración de los episodios y la presencia de síntomas más característicos, tanto en calidad como en cualidad. Ana C. García-Blanco, Pilar Sierra, Lorenzo Livianos. Nosología, epidemiología y etiopatogenia del trastorno bipolar: Últimas aproximaciones, Psiquiatría Biológica, Volume 21, Issue 3, 2014, Pages 89-94, ISSN 1134-5934

¿Qué es el trastorno bipolar?

En términos generales el Trastorno bipolar es una enfermedad psíquica caracterizada por cambios en el estado de ánimo. Constantes y notorios. Tanto como para la persona, como para el entorno familiar y social donde la persona se desenvuelve a diario.

Síntomas característicos del trastorno bipolar son niveles anormalmente elevados de euforia, irritabilidad y energía para realizar actividades. Junto la presencia de una clara disminución de la necesidad de dormir y descansar para sentirse bien y activo.

Esta alteración del patrón del sueño es típica de los episodios maniformes y sorprendentemente se acompaña de una exaltación del pensamiento y del comportamiento. McIntyre, R. S., Berk, M., Brietzke, E., Goldstein, B. I., López-Jaramillo, C., Kessing, L. V., Malhi, G. S., Nierenberg, A. A., Rosenblat, J. D., Majeed, A., Vieta, E., Vinberg, M., Young, A. H., & Mansur, R. B. (2020). Bipolar disorders. Lancet (London, England), 396(10265), 1841–1856.

La duración de los episodios puede ser de días, semanas o meses. Si bien los episodios maniformes suelen durar pocas semanas o escasos meses. los episodios depresivos pueden superar los seis meses. Se considera que un episodio alcanza intensidad grave cuando se suman síntomas delirantes y/o alucinatorios, de temática megalómana en los episodios maníacos y de temática de ruina, catástrofe y culpa en los episodios depresivos.

Esos episodios de manía o hipomanía, suelen ir acompañados de periodos depresivos. Es decir, el paciente pasa de un polo emocional de subidón (manía) a un polo de humo bajo (depresión). La fase depresiva en el trastorno bipolar es indistinguible de los episodios de depresión monopolar, es decir, la persona tiene: apatía, ánimo triste, falta de energía, pérdida de interés y de la búsqueda de actividades placenteras (anhedonia), pérdida de apetito, alteraciones cognitivas y pensamientos de ruina, desesperanza y minusvalía que hace que la persona pueda llegar a querer quitarse la vida.

Estos cambios o altibajos emocionales deterioran progresivamente el bienestar mental. Pueden llegar incluso a una alteración grave cognitiva donde la persona pierda el sentido de la realidad. En estos casos graves, de perdida de realidad o psicosis, son especialmente graves y por norma general aparecen en el trastorno bipolar tipo 1.

La presencia de estos dos polos o extremos en el humor de la persona hace especialmente difícil el diagnóstico de esta enfermedad, existiendo por norma general una demora importante en el diagnóstico. Requiere de un análisis exhaustivo de los antecedentes personales y la búsqueda de información, no sólo en el propio paciente sino también en su entorno más cercano.

Diagnóstico trastorno bipolar

El Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales (DSM-5) y la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE-11) recogen los criterios operativos y clínicos que ayudan al profesional en salud mental al diagnóstico del trastorno bipolar. La CIE-11 empieza de forma oficial su utilización a partir de febrero de 2022.

Como datos relevantes, ambas clasificaciones proponen la utilización de criterios dimensionales para detectar la sintomatología más relevante en el trastorno bipolar, define la importancia de objetivar estados subumbrales, da importancia a nuevas especificaciones para la definición de los estados mixtos y otorga datos para mejorar la especificación al definir la manía y la hipomanía. Consuelo de Dios, José Manuel Goikolea, Francesc Colom, Carmen Moreno, Eduard Vieta, Bipolar disorders in the new DSM-5 and ICD-11 classifications, Revista de Psiquiatría y Salud Mental (English Edition), Volume 7, Issue 4,2014, Pages 179-185, ISSN 2173-5050.

En términos globales, lar que una persona sea diagnosticada de trastorno bipolar, debe cumplirse los siguientes criterios:

  1. Los síntomas no deben estar relacionados por el consumo de sustancias ilícitas o psicotrópicas que afecten el funcionamiento.
  2. La aparición de los episodios de manía o depresión no se deben a otros trastornos de índole delirante o como esquizofrenia.
  3. El tiempo de duración de cada uno de los episodios maníacos, hipomaníacos y depresivos pueden ser mínimo de cuatro días o una semana y prolongarse hasta unos seis meses o más.

Características de un episodio del trastorno bipolar

  1. Estado de ánimo elevado persistentemente y de forma anormal. El aumento de la energía que va direccionada a un objetivo o una situación que dura como mínimo una semana y persiste durante todo el día casi todos los días.
  2. Existe un aumento de la autoestima (o en un nivel grave, delirios de grandeza).
  3. La persona siente que los pensamientos tienen una alta velocidad y no puede pensar claramente.
  4. Se le imposibilita concentrarse, se distrae fácil.
  5. No siente necesidad de dormir o no siente el cansancio aun cuando puede haber dormido solo 3 horas.
  6. Existen síntomas psicóticos, donde la persona alucina, tiene delirios o escucha cosas que lo hacen irse de la realidad y tienen que ver con el estado de manía.
  7. La alteración del estado de ánimo es tan grave que altera el funcionamiento cotidiano de la persona.

Es importante resaltar que se puede diagnosticar si cumple al menos con 3 o 4 síntomas de los mencionados.

Características de un episodio hipomaníaco en el trastorno bipolar

  1. Es un estado de ánimo anormalmente elevado, persistente durante un mínimo de 4 días. Donde se presenta un nivel alto de energía y euforia o irritabilidad, durante la mayor parte del día, casi todos los días.
  2. Se presentan los mismos síntomas que en un episodio maníaco con la diferencia de que no es tan elevado el grado de gravedad y no se presentan alucinaciones.
  3. Las alteraciones en el humor son evidentes para otras personas.
  4. No es lo suficientemente grave para alterar el funcionamiento de las actividades diarias como laborales, sociales, por lo tanto, no requiere una hospitalización.

Características de un episodio de depresión mayor

  1. Sentimiento de tristeza, vacío o desesperanza la mayor parte del día, casi todos los días. Representa un cambio brusco en el estado de ánimo anterior, y se puede observar durante un mismo periodo de tiempo mínimo de unas dos semanas o en un caso graves 6 meses.
  2. Evidente pérdida de peso sin hacer dieta o aumento de peso.
  3. Insomnio o somnolencia excesiva casi todos los días.
  4. Fatiga, pérdida de la energía casi todos los días.
  5. Sentimiento de culpabilidad e inutilidad excesiva (que puede volverse una idea delirante, es decir, una psicosis).
  6. Pierde el interés y el placer por hacer actividades que antes hacía con frecuencia y naturalidad, como el trabajar, socializar, estudiar.
  7. Como consecuencia deteriora y abandona todas las áreas donde se desenvuelve.
  8. Pensamientos de muerte recurrente.

Criterios de un mal pronóstico en un paciente diagnosticado de trastorno bipolar, en primer lugar serían las características intrínsecas de la propia enfermedad en cada sujeto. Otras variables serían:

  • Aparición en edad temprana
  • Comorbilidad de consumo de sustancias
  • Persistencia de síntomas subsindrómicos durante los periodos de máxima estabilización
  • Deficiente conciencia de enfermedad
  • No asunción de pautas de vida saludables que minimicen el estrés de la persona
  • Falta de seguimiento con los profesionales tratantes, el escaso apoyo familiar y social
  • Pérdida de habilidades funcionales de la vida diaria

Tipos de trastorno bipolar

Trastorno Bipolar 1

Se trata del trastorno bipolar en el cual predomina al menos un episodio maníaco, seguido de episodios hipomaníacos o de depresiones mayores.

Este tipo tiene la particularidad de que se presentan síntomas psicóticos cuando los niveles de intensidad de manía o de depresión están altos y son los que duran más tiempo con los síntomas.

Esto significa que las personas con este tipo 1 tienden a padecer de un síntoma llamado psicosis bipolar, donde el sujeto tiene alucinaciones o delirios que no son reales, pero están convencidos de que sin lo son, con respecto al estado de ánimo que esté presente en ese momento.

Por ejemplo, en un episodio maníaco pueden surgir ideas delirantes de que tienen súper poderes, que son famosas o son multimillonarias.

Si la persona se encuentra en un episodio de depresión mayor pues esta puede llegar a creer que tiene una enfermedad mental incurable, o que deben mucho dinero, o se sienten tan inútiles que no le encuentran sentido a la vida ocasionando la desesperanza profunda. Miller T. H. (2016). Bipolar Disorder. Primary care, 43(2), 269–284.

PROTEGEMOS LA SALUD MENTAL DE LOS TUYOS DESDE HACE 9 AÑOS

SESIONES PRESENCIALES Y TAMBIÉN ONLINE

Trastorno bipolar 2

En este tipo se experimentan solo episodios de hipomanía. Por norma, los episodios de hipomanía son de intensidad más leve que los episodios de manía y más cortos.

También episodios de depresión mayor, siendo esta ultima la predominante con una duración de hasta seis meses. Este tipo ES uno de los más desgastantes por la depresión crónica que se presenta, sin embargo, la persona diagnosticada de Trastorno bipolar tipo 2 nunca ha sufrido un episodio maníaco.

Ciclotimia

Las personas con este tipo tienen un estado de ánimo crónicamente inestable, porque, aunque la hipomanía y la depresión son más leves que en los otros, los episodios pueden perdurar en éste al menos dos años.

Es normal que una persona con ciclotimia puede permanecer en un estado de ánimo estable (periodo llamado Eutimia), pero esto solo suele durar unos 2 meses como máximo.

Es decir, en este tipo se pueden evidenciar periodos largos de episodios leves de depresión y de hipomanía y la persona pasa gran parte de sus años padeciéndolos. • Bielecki JE, Gupta V. Cyclothymic Disorder. [Updated 2021 Nov 20]. In: StatPearls [Internet]. Treasure Island (FL): StatPearls Publishing; 2022 Jan-.

Causas del trastorno bipolar

La genética puede ser una de las causas más estudiadas e identificadas, por la cual una persona puede padecer este trastorno. El trastorno bipolar es considerado una de las enfermedades mentales más hereditarias. Existen una amplia biografía y estudios que ha hecho llegar a la comunidad científica a esta conclusión.

Se ha comprobado que más de la mitad de las personas que presentan la enfermedad tienen un pariente de su círculo primario también con trastorno bipolar. Sin embargo, no necesariamente una persona debe haber tenido un familiar con esta afección para ser diagnosticado con dicho trastorno. Tampoco es una ley que todos los parientes padecerán del trastorno porque uno de ellos lo tenga.

El consumo abusivo de sustancias psicotrópicas puede ser también uno de los precipitantes y desestabilizadores iniciales en las alteraciones del estado de ánimo. Pueden tener también causas biológicas, afecciones en el sistema nervioso central, específicamente en el área límbica. Debido a que es la encargada de regular las emociones y es la principal afectada junto con el flujo de los neurotransmisores y causan los comportamientos fluctuantes en el ánimo.

Factores ambientales, como traumas en la infancia o padecimiento de estrés constante por situaciones externas como puede ser el duelo por la muerte de un familiar, problemas financieros, un divorcio, tienen un papel determinante para el desarrollo del trastorno. Jain A, Mitra P. Bipolar Affective Disorder. [Updated 2021 Nov 21]. In: StatPearls [Internet]. Treasure Island (FL): StatPearls Publishing; 2022 Jan-.

¿A quién afecta el trastorno bipolar?

Esta enfermedad puede afectar a personas de cualquier edad. Sin embargo, ocurre con mayor frecuencia en las edades más adultas. A partir de los 25 años aproximadamente puede comenzar a manifestarse los síntomas. En menor frecuencia los síntomas pueden aparecer a una temprana edad como en la primera infancia o ya en la adultez mayor en las edades entre los 40 y 50 años.

Es interesante también el mencionar que a pesar de que la psicosis maniaco depresiva afecta tanto a hombres como a mujeres, los signos y síntomas pueden evidenciarse de maneras distintas en ambos sexos.

En las mujeres los cambios de humor son más rápidos que en los hombres. De hecho, en las mujeres suele evidenciarse mayor número de periodos depresivos que en los hombres. Es por esto que suele indicarse mayor cantidad de antidepresivos en comparación a los hombres.

Tratamiento del trastorno bipolar

1. Con atención psicológica a manos de un profesional que pueda aplicar las diferentes herramientas de la psicoterapia:

  • Enseñar tanto al paciente como a los familiares sobre la enfermedad (psicoeducación).
  • Terapias interpersonales que ayudan a mejorar el hábito del tomar la medicación, poder controlar mejor los eventos estresantes de la vida y reducir el intercambio de comportamientos que se pueden presentar a diario.
  • Terapia familiar, para que los cuidadores también sean ayudados y estos brinden un mejor apoyo al paciente.

2. Con la medicación recetada por el especialista, en este caso, el psiquiatra. Tales medicamentos son: Estabilizadores del estado de ánimo (litio, ácido valproato, lamotrigina, etc.), Antipsicóticos (cariprazina, quetiapina, lurasidona, etc) y Antidepresivos en casos concretos.

3. La terapia electroconvulsiva y la estimulación magnética transcraneal tiene la indicación en caso de mala respuesta al tratamiento psicofarmacológico y la persona padece un estado depresivo resistente o con componente catatónico.

4. Hospitalización de ser necesario. Cuando son casos donde las personas presentan episodios intensos de manía o depresión mayor y existen alteraciones comportamentales de riesgo que represente un peligro para sí mismas o para terceras personas.

Efectos secundarios de los medicamentos

Varían según el tratamiento, pero son comunes que aparezcan, sin embargo, porque éstos se presenten no se deben dejar de tomar los medicamentos, al menos de que el especialista así lo recomiende. La interrupción brusca del tratamiento puede causar efectos secundarios peores que los que se quieren evitar.

El abordaje del trastorno bipolar requiere un abordaje integral, que aúne un tratamiento farmacológico a base de estabilizantes del ánimo o eutimizantes junto con antipsicóticos de nueva generación y un uso juicioso de ansiolíticos y fármacos antidepresivos, valorando el riesgo/beneficio de cada caso en particular.

Respecto a dosificaciones y el tiempo de mantenimiento de la terapia farmacógena, depende de cada caso en particular y la fase del episodio, pues es distinto según se trate de una fase de crisis o de un periodo de estabilización/preventivo de recaídas. La Psicoterapia, en cualquier caso de persona que padezca un trastorno bipolar es fundamental, y está encaminada a una adecuada psicoeducación, conocimiento de la enfermedad y a afianzar el proceso de estabilización, con el objetico de minimizar las recaídas.

Recomendaciones para ayudar a personas con trastorno bipolar

  1. Mantener un horario de sueño estable es saludable, debido a que el sueño es uno de los síntomas que más frecuentemente tiene alteración en este trastorno.
  2. Hacer ejercicio, tener una rutina que ayude a liberar energía, poder bajar de peso porque los medicamentos recetados para el trastorno bipolar tienden a hacer aumentar de peso a la persona.
  3. Dejar de beber alcohol (principal depresor), no acercarse a ningún tipo de drogas, ya sea recreativas, ni al tabaco.
  4. Controlar el estrés diariamente, tratando de eliminar los factores o las situaciones que puedan generar ansiedad, cuando esto sea posible. La rutina sin estrés es el mejor consejo.
  5. Mejorar las relaciones interpersonales tanto como la de los familiares como con amigos. Esto ayuda a la persona a sentirse apoyada en su proceso de tratamiento y conduce a un camino de mejoría más rápida.

El trastorno bipolar es un trastorno crónico y actualmente los científicos no han conseguido desarrollar una cura definitiva.

Es posible que los episodios de manía y depresión pueden desaparecer por un tiempo, pero después vuelven a aparecer. Sin embargo, con el tratamiento y la orientación profesional específica es posible manejar los síntomas.

Cada persona que padece de este trastorno tiene su propia vivencia. Esto quiere decir que pueden existir casos en donde entre los episodios no se presente ningún cambio de humor. En otros casos, si se pueden llegar a presentar síntomas persistentes a lo largo del tiempo.
Puede volverse agotador el padecer la enfermedad, pero cumpliendo con las citas médicas y terapia se puede vivir una vida funcional y saludable.

Compártelo en las redes

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email

Deja un comentario

Últimas entradas

Disfunción Erectil

Disfunción eréctil psicológica ¿qué diferencias hay con la orgánica?

parafilia

10 Parafilias o excitaciones sexuales más extrañas

como averiguar si tengo depresion

¿Cómo saber si tengo depresión?

También te puede interesar...

Abrir chat
Hola ¿En qué te podemos ayudar?
Whatsapp Ivane Salud
Hola 👋
¿En qué te podemos ayudar?