Intoxicación Etílica y Pericia Psiquiátrica

Intoxicación Etílica y Pericia Psiquiátrica

La intoxicación etílica es una de las principales causas de ejercicio de la pericia psiquiátrica en los procesos judiciales.

La pericia psiquiátrica se encarga de determinar qué responsabilidad tiene una persona en el contexto de sus actos y el entendimiento de los mismos. Se intenta determinar la capacidad o la incapacidad para responder ante la Ley de las conductas que pueden ser punibles por el Sistema Judicial.

En este sentido, psiquiatras y psicólogos trabajan de manera estrecha con el fin de brindar al juzgado de manera amplia y completa un informe pericial donde se respondan los puntos de pericia que el mismo solicite.

Intoxicación aguda con Alcohol

La Intoxicación Etílica Aguda (IEA) es un trastorno orgánico inducido por alcohol, siendo la intoxicación etílica aguda la más frecuente a nivel mundial.

Existen diferentes niveles de curso en la Intoxicación aguda con alcohol, desde una leve desinhibición del individuo, hasta un coma etílico, depresión respiratoria y finalmente la muerte.

La Intoxicación Etílica Aguda (IEA) provoca un un estado de embriaguez derivado de los efectos del etanol sobre el conjunto del organismo que pueden revestir distintos grados de gravedad.

El término “agudo” puede significar desde “breve” por la duración a “grave” por las repercusiones. Conlleva una constelación sintomática tanto al Sistema Nervioso Central como al resto del organismo, que puede generar consecuencias médicas y comportamentales diversas.

Las estadísticas hablan de que la Intoxicación Etílica Aguda (IEA) puede afectar a toda la población, en su mayoría adulta, siendo los varones de entre 19-30 años los más afectados en comparación con las mujeres. Es un síndrome que se produce por el consumo excesivo de bebidas alcohólicas de forma brusca y en una cantidad superior a la tolerancia individual de la persona.

Además, diferentes estudios hacen referencia a que entre el 2% al 7% de la población mundial, se encuentra dentro del grupo de consumistas excesivos  (con un consumo superior a 80 gr/día). Siendo el perfil del bebedor excesivo, individuos, en su mayoría hombres, de entre 19 y 50 años de edad, de clase media baja y población pequeña.

Por otra parte, algunas investigaciones revelan que España es el quinto país con mayor consumo de alcohol. Y el 17-70% de los casos atendidos en urgencias médicas por violencia, corresponden a individuos con intoxicación etílica por alcohol.

Absorción del alcohol en el organismo

El etanol ingresa al torrente sanguíneo alrededor de 30-90 minutos después de  su ingesta. El 90% del mismo es metabolizado por el hígado, en su mayoría por la enzima alcohol deshidrogenasa (ADH). Y una pequeña proporción del 2-10% se elimina en el sudor, orina y pulmón.

El alcohol atraviesa con gran facilidad la barrera hematoencefálica y también es excretada por la leche materna en un 95% de las veces. Esa facilidad de traspasar esta barrera fisiológica en el Sistema Nervioso Central provoca una rapidez en la aparición de la sintomatología de embriaguez y en la progresión de la misma.

Clínica de la Intoxicación Etílica Aguda

Existe una gran variedad de manifestaciones clínicas por el consumo de alcohol, más específicamente cuando ocurre una intoxicación etílica.

De manera inicial, el consumo de alcohol, al tener la capacidad de atravesar la barrera hematoencefálica, es capaz de disminuir la actividad de las neuronas cerebrales y de producir alteraciones en el comportamiento tal como lo hacen los depresores cerebrales, o los tranquilizantes.

Sin embargo, existen ciertas manifestaciones clínicas encontradas en intoxicaciones etílicas, dentro de las cuales se detallan:

  • Pupilas dilatadas.
  • Vómitos
  • Confusión.
  • Respiración lenta (Bradipnea) o irregular.
  • Piel azulada (cianosis)
  • Temperatura baja (Hipotermia).
  • Pérdida del conocimiento o desmayos.

Las manifestaciones clínicas de la embriaguez aparecen en un orden secuencial, que puede diferenciarse en 4 fases, como resultado de la impregnación sucesiva de los centros nerviosos.

En consecuencia, hay algunas manifestaciones en la embriaguez que son específicas o que pueden ocurrir de acuerdo a la cantidad de alcohol consumido y metabolizado:

Niveles en sangre (g/L) – Efecto

0,2 – Desinhibición, sensación de alegría.

0,8 – Reducción en la capacidad motora y en el desarrollo de funciones de cálculo y pensamiento complejo.

2,0 – Dificultad para hablar, incoordinación motora, irritabilidad, escasa capacidad de juicio.

3,0 – Leve coma y depresión de los signos vitales.

4,0 – Muerte.

Desde un punto de vista médico legal, existen distintas formas de intoxicación etílica. Por un lado la intoxicación crónica por el alcohol y por otro la embriaguez aguda. Esta última se subdivide en fisiológica, normal ordenada y anormal patológica.

El alcoholismo crónico implica un estado de intoxicación permanente que se diferencia de la ebriedad habitual. El estado de intoxicación permanente requiere la presencia de una compleja sintomatología corporal, fisiológica, neurológica y psíquica diferenciada.

Trastorno por Uso de Alcohol

El Trastorno por uso de Alcohol, tanto durante la ingesta como en la derivación, puede originar diversos cuadros psicopatológicos. El delirium tremens, el síndrome alucinatorio, el amnésico (síndrome de Korsakow) y el síndrome paralítico o pseudo demencial (demencia alcohólica) son algunos.

La embriaguez aguda momentánea y transitoria es un trastorno psíquico más o menos profundo, consecuencia de la ingesta de bebidas alcohólicas.

La fisiológica o normal es la que se produce en sujetos normales de salud. La patológica, en cambio, se produce en sujetos con base anormal, física o psíquica.

La embriaguez aguda tiene sus etapas:

a) un primer grado de excitación, en que la ebriedad es relativa, parcial. Es la llamada embriaguez eufórica

b) un segundo grado de embriaguez, absoluta, plena, total

c) un tercer estado, el letárgico o coma alcohólico.

La Intoxicación Aguda de Alcohol también se puede categorizar de acuerdo a las fases de la embriaguez.

Fases de la Intoxicación Etílica

Fase 1:

En la primera fase se puede presenciar un estado de excitación y euforia, desinhibición y sensación de alegría. Esta fase es la precedida luego del consumo y una concentración 0,2 g/L en sangre.

Esta fase inicial se evidencia una pérdida del control o autocontrol e imprudencias por parte del individuo.

Fase 2:

Esta fase viene dada tras el consumo y concentración de 0,8 g/L. Durante la segunda fase ocurre un anulación de la acción inhibitoria de los centros superiores ocasionando una alteración de la conducta.

Por ende, ocurre una reducción de la capacidad motora y el desarrollo de funciones de cálculo o del pensamiento complejo. Por su parte, ocurre una liberación de impulsos primitivos y fases de irritabilidad y excitabilidad.

Fase 3:

Esta fase viene dada tras el consumo y concentración de 2,0 g/L. Durante esta fase se comienzan a reflejar los efectos narcóticos en el que las funciones sensitivas y motoras estas completamente afectadas.

La incoordinación motora es mucho más evidente. El individuo se vuelve mucho más irritable y no tiene buena capacidad de juicio.

PROTEGEMOS LA SALUD MENTAL DE LOS TUYOS DESDE HACE 9 AÑOS

SESIONES PRESENCIALES Y TAMBIÉN ONLINE

Fase 4:

La última fase viene dada tras un consumo 3,0 g/L. Se caracteriza por un estado de narcosis completa, que afecta y compromete en su totalidad al sistema nervioso causando coma y depresión de los signo vitales.

Es la última fase de intoxicación, cuando el consumo es mayor a 3,0 g/L o el cuadro clínico del individuo se complica, ocurre consecutivamente la muerte del mismo.

Influencia del Alcohol y la Pericia Psiquiátrica

El consumo de alcohol tiene una elevada prevalencia en la sociedad en general y afecta a todos los países, independientemente de su situación sociocultural o económica.

Las principales consecuencias del consumo de alcohol y de un bebedor abusivo, es que las intoxicaciones etílicas pueden causar comportamientos violentos.

Tales comportamientos pueden desencadenar accidentes y daños a otras personas a sí mismo y a la sociedad. Desde un punto de vista médico-legal estos comportamientos generan conflicto en los tribunales de justicia.

Dentro de los incidentes más comunes por intoxicación etílica se encuentran: agresiones sexuales, accidentes de auto, negligencia profesional, incapacidad laboral, lesiones y homicidios/asesinatos.

Por ende, el consumo de alcohol y las intoxicaciones etílicas pueden conducir a la toma de decisiones deliberadas y sin consciencia plena de las acciones y consecuencias.

Por otra parte, el 50% de las urgencias psiquiátricas son producidas por el consumo excesivo de alcohol.

De manera que, cuando un individuo se encuentra bajo un estado de embriaguez, y en tal condición comete algún delito, es indispensable determinar el estado de embriaguez en el que se encuentra y el estado de conciencia del mismo.

Esto se debe a que, en efecto, el consumo de alcohol tiene una importante influencia en cuanto a la ocurrencia de incidentes de esta índole.

Sin embargo, existen teorías y fundamentos que exoneran al individuo que haya causado un delito bajo las influencias del alcohol.

Atenuante por intoxicación etílica en la pericia psiquiátrica

El atenuante conocido coloquialmente,  “por embriaguez”, cuyo nombre técnico es “atenuante por encontrarse bajo la influencia de sustancias alcohólicas”, tiene su fundamento en que una persona bajo los efectos del alcohol no tiene la misma capacidad para regir sus propios actos que una persona sobria. Es lo denominado en el sistema judicial como que “esa persona bajo esa influencia de alcohol tiene mermadas las capacidades cognitivas y volitivas”.

El atenuante de intoxicación etílica o embriaguez viene recogido, curiosamente, entre las causas de exención de la responsabilidad criminal. Su ámbito de actuación se denomina «natural» y funciona como atenuante (exención incompleta de responsabilidad), más que como eximente (exención completa de responsabilidad).

Para una adecuada interpretación en la pericia psiquiátrica en cuanto al atenuante por embriaguez, es necesario considerar su fundamento.

Fundamento de la pericia psiquiátrica por intoxicación etílica

En muchos países se considera que la embriaguez representa un déficit de culpabilidad, puesto que el individuo al consumir alcohol se encuentra bajo un estado de perturbación mental.

Existe consenso, pues, en torno a que lo que le da sentido a la atenuación no es la ebriedad por sí sola, sino su incidencia en la motivación, la imputabilidad y la capacidad de conocimiento de la ilicitud.

Por tal motivo, es necesario conocer las circunstancias que permiten descartar que la intoxicación fue premeditada y con la finalidad de cometer un delito.

A su vez, se debe indagar en cuanto a la cantidad de alcohol que ha sido consumido. Para ello se toman en cuenta diferentes aspectos como: capacidad de movimiento, coherencia al habla y expresión oral y la estabilidad.

El consumo de bebidas alcohólicas sirve con frecuencia para rebajar la responsabilidad de los delitos y se establece que el estado de embriaguez no debería ser un atenuante en casos delictivos, lo cual es muy cuestionable.

Teniendo en cuenta que se considera como atenuantes a aquellas circunstancias que disminuyen la personalidad de un individuo.

Muchos artículos de código penal, declaran exento de responsabilidad criminal a todo aquel que haya cometido algún delito o infracción penal y se encuentre bajo un estado de intoxicación plena, pero que no tuviera la finalidad de cometer tal delito.

En ocasiones se ha planteado hasta qué punto es compatible condenar por un delito relacionado con el alcohol y al mismo tiempo rebajar la condena por encontrarse bajo la influencia de sustancias alcohólicas

Imputabilidad por intoxicación etílica en pericia psiquiátrica

La palabra imputabilidad es un término jurídico que se emplea para definir a la capacidad de una persona de comprender las consecuencias que traerán las acciones de un acto ilícito voluntario.

En Derecho Penal, imputable o imputar es atribuir el hecho al conocimiento y la libre voluntad del agente. Es decir, el concepto de imputabilidad hace referencia a relacionar a una persona con la comisión de un delito o hecho delictivo.

En tal sentido, la intoxicación etílica forma parte de los trastornos mentales relacionados al uso de sustancias psicotrópicas. Es decir, que afectan a la capacidad mental del individuo.

Por lo que se exime de responsabilidad penal a toda aquella persona que cometa un acto delictivo bajo una intoxicación etílica siendo, en resumen, que la persona es inimputable.

Consideraciones penales en Imputabilidad

Para determinar la imputabilidad o inimputabilidad por alcohol, la corte suprema toma en cuenta las siguientes condiciones:

  1. Solo puede considerarse como inimputabilidad los casos de intoxicación aguda de alcohol accidental, involuntaria o fortuita. El individuo debe encontrarse en un estado de ebriedad que no buscó, ni previó, y que además, resultase imprevisible por no depender de su negligencia ni de su imprudencia para ser inimputable
  2. En líneas generales, aquellas formas de intoxicación aguda de alcohol, sea cual sea su intensidad, que son voluntarias, son imputables con relación a la causa, lo cual hace referencia al acto de beber o de embriagarse. Y estas son merecedoras de pena, esto de acuerdo al delito que cometa el individuo.
  3. Los tipos de intoxicación aguda de alcohol voluntarias no comunes, no son consideradas causas de atenuación de la pena. Sin embargo, el trastorno por uso de alcohol o trastorno por consumo habitual, entiéndase, por quien se embriaga con frecuencia, sí es una causa de agravación de la pena.
  4. Para que un caso de intoxicación aguda de alcohol constituya una causa suficiente de imputabilidad en un delito cometido bajo estado de embriaguez, debe ser completa y no buscada previamente para cometer el acto por parte del individuo. Es decir, cuando se origina la embriaguez, se requiere que esta sea no buscada, fortuita e involuntaria. Más específicamente, accidental, producida por obra de propiedades de la bebida o de las sustancias ingeridas, ignoradas por dicho individuo, y consumidas por acción maligna de otro que le proporciona, engañándole
  1. La embriaguez como causa de inimputabilidad solo es posible cuando el individuo que ha cometido un delito, confiesa recordar que estuvo consumiendo alcohol de manera voluntaria y puede determinarse la existencia de la sustancia en organismo

Alcohol y conducción en la Pericia Psiquiátrica

El alcohol es otro de los factores de riesgo más frecuentemente implicados en los accidentes de tráfico.

Son muchas las muertes que se pueden evitar si todos hacemos un consumo responsable del alcohol y nunca conducimos bajo sus efectos.

Se ha llegado a calcular que de cada 100 accidentes mortales, el alcohol está implicado de un modo u otro, en entre 30 y 50 de ellos.

El alcohol es un claro factor de riesgo en la conducción, relacionado con un elevado número de accidentes de tráfico en carretera y en ciudad.

Para lograr mayor seguridad en las vías públicas, es fundamental que conozcas todos los aspectos del consumo de bebidas alcohólicas y su relación con la conducción de vehículos.

Conclusiones de la Intoxicación Aguda de Alcohol y el Peritaje en Psiquiatría

En resumen, la determinación de la responsabilidad jurídica penal de un sujeto ha sido siempre un reto para los jueces.

La imputación de un delito reviste importantes momentos para los operadores de justicia y supone un derroche de ciencia y razonamiento lógico. Impone, por tanto, al juzgador considerar de forma positiva o no del vínculo entre el sujeto que comete el delito.

El peritaje médico-psiquiátrico es en muchas ocasiones infravalorado, no confiriéndole por parte de los jueces, su verdadero valor.

Con la investigación se ha podido corroborar que, en los procesos judiciales de naturaleza penal, la pericia médico-psiquiátrica no es comúnmente considerada por los jueces.

Sin embargo, las herramientas y la cientificidad que ofrece dan argumentos para ser aplicadas con mayor habitualidad en muchos casos, permitiendo entender de mejor forma, el pensamiento del sujeto y su motivación para delinquir.

Comprender de mejor forma la conducta de un sujeto y los aspectos que, desde la medicina y la psiquiatría, podrían incidir sobre la imputación de un delito.

Compártelo en las redes

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email

Deja un comentario

Últimas entradas

Superar una ruptura

¿Cómo superar una ruptura?: Tipos de terapia

Perfil de maltratador

¿Cómo puedo saber si mi pareja tiene perfil de maltratador?

Trastorno de la Personalidad Histriónica

Trastorno de la Personalidad Histriónica

También te puede interesar...

Abrir chat
Hola ¿En qué te podemos ayudar?
Whatsapp Ivane Salud
Hola 👋
¿En qué te podemos ayudar?