El consumo de cannabis aumenta la intensidad de los síntomas de la manía

Investigaciones recientes realizadas por la Universidad de Warwick, en Inglaterra han encontrado que existe relación entre el consumo de cannabis y un deterioro por lo que respecta a los síntomas de la manía, una de las fases del trastorno bipolar.  Durante esta fase, el paciente experimenta sentimientos de euforia excesivos y desproporcionados, existe una gran autoestima acompañada de delirios de grandeza y cierta irritabilidad.

En referencia a los síntomas somáticos, aparecen alteraciones en el sueño (duermen pocas horas y no se sienten cansados), en el apetito, en la sexualidad (aumento del deseo y de la actividad sexual) y se produce un aumento de energía.

A su vez, aparecen alteraciones de comportamiento como la falta de percepción de riesgo y de las consecuencias de su conducta (gastan mucho dinero o abandonan el empleo), presentan un aspecto llamativo y una gran hiperactividad física (implicándose en muchas actividades a la vez) y mental (lenguaje rápido, fuga de ideas).

Si bien no existe una relación causa-efecto entre el consumo de cannabis y la fase de manía, los pacientes quienes ya padecen de esta fase, empeorarían los síntomas comentados tras el consumo de cannabis.

Muchos pacientes presentan cierto rechazo hacia los medicamentos estabilizadores del ánimo, ya que consideran que limitan sus sentidos y su creatividad. Huyen de ellos buscando en el consumo una sensación de relajación, de tranquilidad y de felicidad, sin percatarse de que el consumo puede repercutir en la salud mental. Por otra parte, hay otros pacientes que, a pesar de tomar el medicamento, consumen cannabis, el cual puede disminuir la potencia o eficacia de dichos fármacos.

Un consumo continuo de cannabis conlleva reacciones impredecibles o un empeoramiento del estado del paciente. Hay personas con mayor vulnerabilidad a experimentar efectos negativos después de una dosis alta de cannabis, si se tienen en cuenta los antecedentes personales o familiares de trastornos mentales, se agravaría aún más esta situación.

Aunque no existen suficientes estudios para conocer plenamente como afecta el consumo de cannabis a las personas con trastorno bipolar, sí que se puede concluir que los pacientes con este trastorno han de abstenerse completamente de consumir drogas y alcohol, ayudando de este modo a fomentar emociones y pensamientos saludables.

Clara Díez. Psicóloga de IVANE SALUD.

Dr. Humberto Ortiz . Psiquiatra de IVANE SALUD.

Unidad de Salud Mental y Psiquiatría Hospitalaria en Vithas Hospital Nisa Valencia al Mar.
Centro de desintoxicación Valencia. Clínica de Desintoxicación y Patología Dual en Vithas Hospital Nisa Aguas Vivas.