Trastornos mentales y del sueño

Los trastornos del sueño y los trastornos mentales están muy relacionados, ya que en muchos de ellos las alteraciones de sueño aparecen como criterios necesarios a la hora de realizar un diagnóstico. Los trastornos del sueño influyen en el ritmo de vida, pudiendo alterarlo. Cuando existen estas alteraciones en el sueño, pueden aparecer síntomas como desorientación, pensamiento enlentecido, irritabilidad, alteraciones en las emociones, etc.

Estos síntomas también aparecen en algunos trastornos mentales como la ansiedad o la depresión. Si una persona presenta un trastorno mental y, además el sueño está alterado, los síntomas pueden agravarse y ser más difícil aplicar un tratamiento. Por ello es necesario, garantizar una conciliación del sueño y un descanso correcto que ayude a tratar los síntomas de los otros trastornos.

Trastornos del sueño y depresión

Según el Instituto del Sueño, alrededor del 80% de pacientes que tienen depresión, presentan un deterioro en la cantidad y calidad del sueño. La alteración que más se asocia a un episodio depresivo mayor es el insomnio, con dificultades para iniciar y mantener el sueño. No obstante, también existen pacientes depresivos que presentan un exceso de sueño o hipersomnia, manifestado durante la noche con un sueño prolongado o un aumento de sueño durante el día.  En algunas ocasiones, el trastorno del sueño es el motivo por el cual el paciente depresivo acude a consulta persiguiendo la búsqueda de un tratamiento.

Trastornos del sueño y ansiedad

La ansiedad y el estrés son los principales disparadores del insomnio, habiendo un numero elevado de despertares y dificultad para dormirse en mitad de la noche. Los pacientes que presentan ansiedad tienen una mayor activación fisiológica y cognitiva, por lo que les resulta más difícil relajarse y, por consiguiente, dormirse. Presentan un sueño superficial, con una menor sensación de recuperación y descanso.

Tratamiento

En la vida nos enfrentamos a situaciones que nos producen ansiedad o estrés, a cambios, dificultades, crisis, etc. Es necesario aprender a gestionar las emociones para que no nos dominen y acabar cronificando el problema. El abordaje terapéutico ha de ir enfocado hacia los síntomas más frecuentes, como pensamientos, respuestas físicas y motoras. Así como aprender estrategias de afrontamiento que ayuden a manejar las situaciones difíciles.

A la hora de establecer un tratamiento, es de gran relevancia conocer si un trastorno de sueño produce un trastorno mental o, por el contrario, si un trastorno mental está produciendo un trastorno del sueño. De este modo, se abordaría el trastorno principal, entendiendo que el otro trastorno formaría parte de los síntomas.

Las principales patologías en las que aparecen las alteraciones de sueño como criterios diagnósticos son: episodio depresivo mayor, trastorno de estrés postraumático, trastorno de ansiedad generalizada, trastorno por uso de sustancias y trastorno de pánico.

Clara Díez. Psicóloga de IVANE SALUD.

Humberto Ortiz. Psiquiatra de IVANE SALUD.

Unidad de Salud Mental y Psiquiatría Hospitalaria en Vithas Hospital Nisa Valencia al Mar.
Centro de desintoxicación Valencia. Clínica de Desintoxicación y Patología Dual en Vithas Hospital Nisa Aguas Vivas.