Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) en adultos.

TDAH, Definición

El trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) es un trastorno mental que comprende una combinación de problemas persistentes, como dificultad para prestar atención, hiperactividad y impulsividad.

Aunque se llama TDAH en adultos, los síntomas comienzan en la primera infancia y continúan en la vida adulta. En algunos casos, el TDAH no se reconoce ni se diagnostica hasta que la persona es un adulto.

Los síntomas del TDAH en adultos pueden no ser tan claros como los síntomas del TDAH en niños. En los adultos, la hiperactividad puede disminuir, pero los problemas de impulsividad, la inquietud y la dificultad para prestar atención pueden permanecer.

La prevalencia en adultos se sitúa en torno al 4,4%. Se considera que aproximadamente 2/3 de los niños diagnosticados de TDAH en la infancia, continúan con síntomas en la edad adulta.

El TDAH puede evolucionar de varias formas en la vida adulta:

  • Presentarse sólo con síntomas residuales.
  • Persistir con limitación funcional pero bien adaptado.
  • Presencia de otros trastornos mentales o problemas añadidos como: alteraciones de conducta, fracaso laboral, consumo de sustancias…

La evolución del TDAH está influenciada por diversos factores:

  • Existencia o no de hiperactividad.
  • Síntomas asociados: agresividad, labilidad emocional.
  • I. (cociente intelectual).
  • Comorbilidad: trastornos de conducta, ansiedad, depresión.
  • Patología familiar.
  • Nivel socioeconómico.

Síntomas de una persona adulta con TDAH

Algunas personas con TDAH tienen menos síntomas a medida que envejecen, pero algunos adultos siguen teniendo síntomas importantes que interfieren en su vida diaria.

Los adultos con TDAH pueden tener dificultades para concentrarse, en las funciones ejecutivas superiores y en la planificación y organización,  lo que suele ocasionar que no cumplan con plazos de entrega, se olviden de reuniones sociales, y les cueste priorizar tareas.

Según el Instituto Nacional de Salud Mental, algunos síntomas del trastorno por déficit de atención e hiperactividad incluyen:

  • Falta de atención, que ocurre cuando una persona tiene dificultad para concentrarse y se distrae fácilmente.
  • Hiperactividad o inquietud, que ocurre cuando una persona habla o se mueve excesivamente.
  • Impulsividad, que ocurre cuando una persona carece de inhibición o hace algo sin pensar en las consecuencias a largo plazo.

Otros síntomas que pueden presentar los adultos con trastorno por déficit de atención e hiperactividad son:

  • Alta distraibilidad.
  • Perder objetos.
  • Dificultad para mantener la calma.
  • Irritabilidad e impaciencia.
  • Dificultad para respetar turnos de palabra.
  • Más cambios de humor.
  • No cumplen con los plazos.
  • Son incapaces de permanecer sentados o quietos.

Otras causas que presentan síntomas parecidos al trastorno por déficit de atención/hiperactividad

Algunas patologías o tratamientos pueden causar signos y síntomas similares a los del trastorno por déficit de atención e hiperactividad. Por ejemplo:

  • Trastornos de salud mental, como depresión, ansiedad, trastornos del comportamiento, déficit de aprendizaje y del lenguaje, u otros trastornos psiquiátricos.
  • Problemas de salud que pueden afectar el razonamiento o el comportamiento, como trastornos del desarrollo, trastornos convulsivos, problemas de tiroides, trastornos del sueño, lesión cerebral o nivel bajo de azúcar en sangre (hipoglucemia).
  • Consumo de tóxicos, como el abuso de alcohol u otras sustancias y ciertos fármacos.

Causas del TDAH

El TDAH es multifactorial. En los diferentes estudios realizados al respecto, se han evidenciado diferentes factores que pueden estar involucrados en el desarrollo del trastorno por déficit de atención/hiperactividad:

  • La genética. El trastorno por déficit de atención/hiperactividad tienen un componente hereditario, y los estudios indican que las personas con trastorno por déficit de atención e hiperactividad tienen más probabilidades de tener hijos con los mismos síntomas. De hecho, 3 de cada 4 niños con trastorno por déficit de atención e hiperactividad tienen un pariente con la misma enfermedad.
  • El entorno. Algunos factores del entorno también pueden aumentar el riesgo, como la exposición al plomo durante la infancia.
  • Problemas durante el desarrollo. Los problemas en el sistema nervioso central en momentos fundamentales del desarrollo pueden tener influencia en el trastorno.

Factores de riesgo

El riesgo de TDAH puede aumentar si:

  • Antecedentes familiares: padres o hermanos, con TDAH u otro trastorno de salud mental.
  • Consumo de tóxicos: tabaco, alcohol u otras drogas, durante el embarazo.
  • Factores medioambientales, como el plomo, que principalmente se encuentra en la pintura y las cañerías de los edificios antiguos.
  • Prematuridad o bajo peso al nacimiento.

Consecuencias del TDAH en los adultos

Los síntomas antes mencionados hacen que la productividad en el trabajo disminuya por lo que el adulto con trastorno del déficit de atención cambia de trabajo constantemente y tiene historia de no haber sido un buen alumno en la escuela o la universidad.

No es raro también que el adulto afectado tenga historia de varias rupturas sentimentales y múltiples accidentes de tráfico.

Es posible que el diagnóstico de TDAH no se haya hecho durante la niñez porque el sistema escolar en el que estudió no reconoció el problema o porque los padres no buscaron ayuda, y simplemente catalogaron a su hijo o hija como “muy inquieto y distraído”.

La mayor parte de los adultos con este trastorno aprenden a funcionar en la sociedad y se adaptan a las labores de la vida diaria, pero se calcula que el 3% a 4% de ellos tienen un trastorno más severo que merece una evaluación exhaustiva, un diagnóstico certero y un plan de tratamiento por un psiquiatra.

PROTEGEMOS LA SALUD MENTAL DE LOS TUYOS DESDE HACE 9 AÑOS

SESIONES PRESENCIALES Y TAMBIÉN ONLINE

Diagnóstico del TDAH en adultos

Los signos y síntomas del trastorno por déficit de atención/hiperactividad en los adultos pueden ser difíciles de detectar.

No existe una prueba de laboratorio o imagen que permitan establecer la existencia de TDAH, el diagnóstico viene determinado por la clínica. Para confirmar el diagnóstico se debe realizar: una exploración física completa, para ayudar a descartar otras posibles causas de los síntomas y recoger datos de historia clínica personal recogiendo antecedentes desde la infancia hasta la vida adulta. Nos podemos ayudar en una batería de test neuropsicológicos con escalas de valoración de síntomas  por déficit de atención/hiperactividad, pero éstos no son diagnósticos, sino una medida de apoyo.

Tratamiento de TDAH en adultos

Identificar los síntomas y solicitar ayuda a un especialista, obteniendo un diagnóstico de TDAH, ayuda a un mejor control de los síntomas disminuyendo así la disfunción en diferentes ámbitos de la persona afectada.

Los tratamientos estándar del TDAH en adultos incluyen tanto intervención psicológica como la instauración de tratamiento farmacológico. A menudo, el tratamiento más eficaz comprende una combinación de ambos. Estos tratamientos pueden ayudar a controlar muchos síntomas del TDAH, pero no lo curan.

Fármacos

Para el TDAH se trabaja con dos tipos de fármacos bien diferenciados: estimulantes y no estimulantes.

  • Los fármacos estimulantes, suelen ser los medicamentos más comúnmente recetados para tratar el trastorno por déficit de atención e hiperactividad. Existen diferentes compuestos comercializados que varían en su vida media así como inicio de acción. Los efectos secundarios comunes a todos ellos más habituales son: dolor de cabeza, dolor abdominal, alteración del sueño, ansiedad y pérdida del apetito.
  • Otros de los fármacos usados para tratar el trastorno por déficit de atención e hiperactividad son la atomoxetina no estimulante y ciertos antidepresivos como bupropión.

Terapia psicológica

La psicoterapia puede ayudarte a:

  • Mejorar tu administración del tiempo y tus habilidades de organización.
  • Aprender a reducir la conducta impulsiva.
  • Desarrollar habilidades resolución de conflictos.
  • Afrontar fracasos académicos, laborales o sociales del pasado.
  • Mejorar tu autoestima.
  • Aprender maneras de mejorar la relación con tu familiares y amigos.

Si eres como muchos adultos con TDAH, es posible que seas impredecible y te olvides tus citas, no cumplas con fechas de entrega y tomes decisiones impulsivas o irracionales. Estas conductas pueden conllevar dificultades sobreañadidas en las relaciones laborales, familiares y amistades.

Una terapia que se concentre en estos problemas y en las formas de controlar mejor la conducta puede ser muy útil.

También pueden ser útiles las clases para mejorar la comunicación y desarrollar habilidades de resolución de conflictos y problemas. La terapia de pareja y las clases en las que los familiares aprenden sobre el TDAH pueden mejorar las relaciones en forma considerable.

Resumen

El trastorno por déficit de atención e hiperactividad es una patología  de salud mental que afecta el comportamiento de una persona. Suelen diagnosticarse durante la infancia, pero los síntomas también pueden persistir hasta la edad adulta.

Muchas personas no saben que tienen trastorno por déficit de atención e hiperactividad. Un médico puede sugerir diferentes planes de tratamiento o terapias conductuales que ayudan a controlar los síntomas.

Si una persona con trastorno por déficit de atención e hiperactividad no recibe ayuda, puede tener dificultades para mantener la atención, problemas de hiperactividad e impulsividad, incrementando los sentimientos de frustración, baja autoestima y ansiedad.

Vídeo sobre el trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) en adultos.

En un post anterior de 2019, nuestro psicólogo Alberto Manero, nos hablaba en un vídeo sobre el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) en adultos y en el nos comentaba que tradicionalmente el diagnóstico del Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) ha estado relacionado con la población infante-juvenil. Sin embargo, se ha podido demostrar el hecho de que también se manifiesta se puede diagnosticar éste trastorno en los adultos. Normalmente la sintomatología en los adultos suele estar relacionado más con la falta de control del impulso y el consumo de sustancias tóxicas.

> Conoce nuestro canal de YouTube.

 

Compártelo en las redes

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email

Deja un comentario

Últimas entradas

10 tipos de fobias raras

10 Tipos de Fobias Raras

Cleptomanía: La enfermedad de robar

Hipocondría: ansiedad por una enfermedad que imaginamos

También te puede interesar...

Abrir chat
Hola ¿En qué te podemos ayudar?
Whatsapp Ivane Salud
Hola 👋
¿En qué te podemos ayudar?