Trastorno esquizoafectivo o esquizofrenia afectiva

Trastorno esquizoafectivo o esquizofrenia afectiva

La esquizofrenia afectiva o trastorno esquizoafectivo es un trastorno de la salud mental que se caracteriza por una combinación de síntomas que incluyen casos sinónimos de esquizofrenia, como alucinaciones o delirios, y síntomas de trastornos del estado de ánimo, como depresión, manía o bipolaridad.

La Esquizofrenia Afectiva o Trastorno Esquizoafectivo se caracteriza por psicosis, dando indicios de delirios, alucinaciones, pensamiento y lenguaje desorganizado, así como de un comportamiento motor extraño e inapropiado, en el que existe una pérdida de la realidad.

¿A qué edad suele presentarse el trastorno de la esquizofrenia afectiva o trastorno esquizoafectivo?

Generalmente, esta enfermedad suele tener sus inicios en la edad adulta, entre los 20 y 30 años, aunque también suele aparecer en la adolescencia y tiende a permanecer al menos por 6 meses.

De forma general, los síntomas psicóticos suelen presentarse durante los primeros 2 meses y en los 3 siguientes meses, los síntomas afectivos se conjugan con los psicóticos, para que finalmente, en el último mes se presenten únicamente los síntomas psicóticos.

Cuando una persona padece de Trastorno Esquizoafectivo o de Esquizofrenia Afectiva, es probable que esto afecte su funcionamiento académico u ocupacional, así como su capacidad para interactuar socialmente.

Además, las personas que sufren esta enfermedad mental suelen tener dificultades para cuidar de si mismos y experimentan problemas de la sensopercepción.

Incluso las actividades aparentemente comunes, tales como ir a comprar al supermercado o de cumplir con las responsabilidades del hogar, pueden parecer abrumadores y frecuentemente difíciles de realizar.

Por fortuna, existen tratamientos viables para las personas que padecen de los síntomas de Trastorno Esquizoafectivo o Esquizofrenia Afectiva, para que puedan lidiar y crear las herramientas necesarias y poder vivir una vida plena y productiva.

Síntomas de una persona con Esquizofrenia Afectiva o Trastorno Esquizoafectivo

Existen dos tipos de Esquizofrenia Afectiva o Trastorno Esquizoafectivo que incluyen algunos síntomas de esquizofrenia y son los siguientes:

  • De tipo bipolar, que incluyen episodios de manía y a veces depresión mayor.
  • De tipo depresivo, que incluyen solo episodios depresivos mayores.
  • Los síntomas pueden incluir, entre otros, lo siguientes:
  • Delirios y creencias falsas, fijas e innamovibles a pesar de la evidencia de lo contrario.
  • Alucinaciones, como escuchar voces o ver cosas que no existen.
  • Dificultades para comunicarse y para hablar, con presencia de un discurso incoherente.
  • Conducta extraña o inusual.
  • Síntomas de depresión, sentimientos de vacío, tristeza o inutilidad.
  • Períodos de estado de ánimo expansivo o maniforme, con un aumento de energía y una disminución de la necesidad de dormir durante varios días, junto con comportamientos que no son típicas en la historia vital de la persona.
  • Deterioro funcional en el desempeño ocupacional, académico y social.
  • Problemas con el manejo del autocuidado personal, incluido la higiene y la apariencia física.
  • Las personas con trastorno esquizoafectivo tienen un mayor riesgo de padecer lo siguiente:
  • Suicidio, intentos de suicidio o pensamientos suicidas.
  • Aislamiento social.
  • Conflictos familiares e interpersonales.
  • Desempleo.
  • Trastornos de ansiedad.
  • Problemas de abuso de alcohol u otras drogas o sustancias.
  • Problemas de salud significativos.
  • Pobreza y falta de hogar.

Existen algunos casos de personas que sufren de Trastorno Esquizoafectivo o Esquizofrenia Afectiva y presentan síntomas parecidos que pueden estar presentes en otros padecimientos de trastorno mentales tales como:

  • Trastornos de estrés postraumático.
  • Trastornos de ansiedad.
  • Trastornos de usos de sustancias nocivas.
  • Causas de la esquizofrenia afectiva o trastorno esquizoafectivo.

Aunque la causa particular directamente responsable de la Trastorno Esquizoafectivo o Esquizofrenia Afectiva aún está siendo investigada, la comunidad científica especializada considera que existen factores multidimensionales en la precipitación y el mantenimiento de esta enfermedad mental.

Factores genéticos

Cabe destacar, que las investigaciones de estos especialistas dan una alta probabilidad de que la genética y lo hereditario sea un factor de causa determinante, hasta un 80% de los individuos pueden responder a este factor genético.

Los individuos que tienen un pariente cercano de primer grado con esquizofrenia, trastorno bipolar o trastorno esquizoafectivo, enfrentan un mayor riesgo de enfrentar síntomas de la enfermedad, a diferencia de los que no tienen.

Factores físicos

Los estudios de neuro-imágenes han demostrado que el volumen cerebral de las personas con esquizofrenia afectiva, es menor que aquel de los individuos que no sufren este padecimiento.

También se piensa que hay diferencias estructurales reales en los cerebros de las personas que padecen del trastorno.

Factores ambientales

Al igual que ocurre con el desarrollo de la esquizofrenia, los investigadores han descubierto que la exposición a toxinas o virus dentro del útero, puede conllevar potencialmente a la aparición del trastorno.

Además, las evidencias han de mostrado que cuando ocurren complicaciones durante el parto, el daño que potencialmente puede sufrir el cerebro puede conducir a que sea causa del padecimiento de la Esquizofrenia Afectiva.

Algunos especialistas consideran que la presencia de otros factores ambientales tales como el abuso y abandono crónicos, juegan un papel importante en la aparición del trastorno esquizoafectivo.

Factores de riesgo

  • Antecedentes familiares de una enfermedad mental (especialmente antecedentes de trastornos esquizoafectivos, esquizofrenia y/o trastorno bipolar).
  • Antecedentes personales de una enfermedad mental preexistente.
  • Uso y abuso de drogas y/o alcohol.
  • Ser víctima de abuso y/o abandono.
  • Haber experimentado un trauma.
  • La exposición prenatal a toxinas o virus, incluyendo la exposición a las drogas y/o el alcohol.
  • La presencia de complicaciones durante el parto.
  • Importancia del diagnóstico de la Esquizofrenia Afectiva

Una adecuada exploración clínica psiquiátrica fundamenta el diagnostico, la cual se basa en los síntomas presentes, su duración y las consecuencias de esos síntomas en la vida cotidiana del paciente.

Se realizan estudios complementarios (imágenes cerebrales, análisis de sangre, análisis de orina, etc.) para descartar otras enfermedades que puedan explicar el cuadro clínico.

Detallemos este diagnostico de la siguiente manera:

Exploración física

Esto se puede hacer para descartar otros problemas que podrían estar causando síntomas y para revisar cualquier complicación relacionada.

Prueba y exámenes de detección

Estos pueden incluir exámenes que ayuden a descartar afecciones con síntomas similares y exámenes de detección de alcohol y drogas. Incluye una resonancia magnética o tomografía computarizada.

Evaluación psiquiátrica

Un medico o profesional de salud mental comprueba el estado mental; para ello, observa la apariencia y el comportamiento y pregunta sobre pensamientos, estados de ánimo, delirios, alucinaciones e ideas suicidas.

La enfermedad se manifiesta con síntomas afectivos (manía, hipomanía, depresión) junto con síntomas psicóticos generalmente en forma de episodios; inician progresivamente y mediante el tratamiento culminan.

Tratamiento de la Esquizofrenia Afectiva

Las personas con Esquizofrenia Afectiva o trastorno esquizoafectivo generalmente responden mejor a una combinación de medicamentos, psicoterapia y entrenamiento en habilidades para la vida.

El tratamiento varía en función del tipo y gravedad de los síntomas y de si el trastorno es depresivo o bipolar.

En algunos casos, puede ser necesaria la hospitalización. El tratamiento a largo plazo puede ayudar a controlar los síntomas.

¿Qué medicamentos se emplean para tratar la Esquizofrenia Afectiva?

En general, los médicos recetan medicamentos para el trastorno esquizoafectivo a fin de aliviar los síntomas psicóticos, estabilizar el estado de ánimo y tratar la depresión.

Entre estos medicamentos se incluyen los siguientes:

Antipsicóticos

Los más empleados son los de segunda generación, los que tienen menor riesgo de producir síntomas extrapiramidales (rigidez, temblor, síndrome parkinsoniano).

La paliperidona, antipsicótico de liberación prolongada, es el único tratamiento que ha sido estudiado específicamente en pacientes con trastorno esquizoafectivo, demostrando buena respuesta.

Por ello es el primer y único antipsicótico hasta el momento que ha sido aprobado para el tratamiento del trastorno esquizoafectivo, tanto en monoterapia como junto a estabilizadores del ánimo y/o antidepresivos.

Es un medicamento bien tolerado siendo insomnio, parkinsonismo, acatisia, sedación/somnolencia y cefalea algunos efectos adversos frecuentes, aunque los tratamientos pueden presentar además otros.

La risperidona ha sido estudiada tanto en su efecto a corto como a largo plazo, con buenos resultados.

En general es bien tolerada, aunque puede inducir aumento leve de peso y elevación de prolactina.

La olanzapina también ha demostrado buenos resultados en el corto y largo plazo. Su eficacia parece ser similar a la de la risperidona y su principal efecto secundario es el aumento de peso y los problemas metabólicos.

La ziprasidona también ha sido estudiada a corto y largo plazo en pacientes con esquizofrenia y trastorno esquizoafectivo, demostrando un efecto positivo. Tiene la ventaja de inducir menor aumento de peso.

La quetiapina es un antipsicótico ampliamente estudiado en pacientes bipolares. Ha demostrado ser eficaz especialmente en el control de los síntomas depresivos.

El aripiprazol es un antipsicótico de segunda generación con un mecanismo de acción diferente al resto. Ha demostrado ser eficaz en el tratamiento de pacientes con Esquizofrenia Afectiva.

La clozapina es un antipsicótico de elevada potencia y que ha demostrado eficacia en cuadros resistentes a otros tratamientos.

Su principal limitación es que puede producir agranulocitosis (disminución de glóbulos blancos) en un bajo porcentaje de casos (0,04%), por lo que requiere el empleo de exámenes de sangre (hemogramas) periódicos por seguridad.

Medicamentos para estabilizar el estado de ánimo. Cuando el trastorno esquizoafectivo es del tipo bipolar, los estabilizadores del estado de ánimo pueden ayudar a nivelar el estado eufórico y la depresión.

El litio es probablemente uno de los fármacos más estudiados en el tratamiento del trastorno esquizoafectivo. Ha demostrado ser eficaz en la prevención de las fases afectivas, especialmente de las fases maníacas

La carbamazepina es un anticonvulsivante que ha demostrado ser eficaz en el tratamiento a corto y largo plazo del trastorno esquizoafectivo.

El ácido valproico es otro anticonvulsivante ampliamente utilizado en el tratamiento del trastorno bipolar y que parece ser eficaz en reducir la frecuencia e intensidad de las fases afectivas en el trastorno esquizoafectivo.

La lamotrigina también se emplea ampliamente en el tratamiento del trastorno bipolar y parece ser útil en el tratamiento del trastorno esquizoafectivo.

El topiramato es otro fármaco que puede ser útil en el tratamiento de los trastornos esquizoafectivos.

Otros anticonvulsivantes como gabapentina o fenitoína también han demostrado utilidad en algunos casos.

El clonazepam es una benzodiacepina de alta potencia con efecto anticonvulsivante que con frecuencia se emplea asociada a otros medicamentos como estabilizadores del ánimo o antipsicóticos.

Antidepresivos

Cuando la depresión es el trastorno anímico oculto, los antidepresivos pueden ayudar a controlar los sentimientos de tristeza, desesperanza o dificultad para dormir y concentrarse.

Ambivalencia Afectiva, Esquizofrenia

La ambivalencia afectiva consiste en la coexistencia simultánea de dos afectos contrarios en un mismo individuo (“queriendo y odiando al mismo tiempo”) sin que el uno desplace al otro.

La ambivalencia afectiva esta presente en todo ser humano, es constituyente, pero, eso no justifica ningún comportamiento. Cuando nos dejamos llevar por los sentimientos pueden comenzar los problemas.

Podemos llegar a odiar a las personas que más amamos y sin saber por qué. Cuando creamos que esto nos ocurre y antes de maltratar a un ser querido, consultemos con un psicoanalista.

Aunque puede encontrarse en personas sin alteraciones psicológicas, se trata de un síntoma que a veces se observa en cuadros obsesivos y depresivos.

Se da en trastornos mentales como en depresiones, neurosis obsesiva y esquizofrenia.

¿Cómo se diagnostica la Ambivalencia Afectiva?

Durante momentos de sentimientos de atracción y de repulsión por algún objeto o persona, o bien tiene tendencias a realizar actos contrapuestos al mismo tiempo, como querer hablar y no querer hacerlo.

Suele asociar a una extrañeza de sus propios sentimientos por parte del paciente. La Esquizofrenia es uno de sus trastornos.

El trastorno esquizofrénico en pacientes de Ambivalencia Afectiva, surge como la expresión de la división interior que experimentan estos pacientes.

En la persona esquizofrénica puede configurarse como exclusión de uno mismo de la vida afectiva, en un intento desesperado no solo de negar la realidad externa sino también la interna.

No obstante, resulta evidente que a pesar de la fuerte represión que el esquizofrénico ejerce sobre si mismo, no es en absoluto indiferente e insensible y que en cualquier caso no puede sustraerse a instintos y emociones.

De aquí sus paradojas afectivas, sus manifestaciones contradictorias, sus comportamientos no orientados a fin alguno, su ambivalencia entendida como coexistencia de dos actitudes y sentimientos opuestos.

El mundo de las relaciones se derrumba y las posibilidades de comunicación son muy escasas. Su emotividad, precisamente al ser producto de una afectividad limitada e impenetrable se muestra desmotivada.

Con frecuencia sus regresiones de comportamiento (alimentación irregular o rechazada, succión del pulgar, incontinencia, etc.) son expresión del desencadenamiento desordenado de las manifestaciones instintivas.

El esquizofrénico muestra una clara desintegración de la vida afectiva debido al poder casi igual de actitudes opuestas de reacción. Manifiesta al mismo tiempo y hacia el mismo objeto, sentimientos totalmente contrarios.

Compártelo en las redes

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Categorías
Archivos
Últimas entradas
Adicción al tabaco en adolescentes

Adicción al tabaco en adolescentes

¿Por qué existe el día mundial de la salud?

¿Por qué existe el día mundial de la salud?

Transtorno límite de la personalidad

Transtorno límite de la personalidad

Abrir chat
Hola ¿En qué te podemos ayudar?
Whatsapp Ivane Salud
Hola 👋
¿En qué te podemos ayudar?