Trastorno bipolar y sus tipos

El Trastorno bipolar o llamadas también enfermedades del espectro bipolar son un conjunto heterogéneo de enfermedades que se caracterizan por alteraciones del estado de ánimo acompañadas de un importante sufrimiento subjetivo y un deterioro psicosocial.

Está entre las enfermedades con mayor grado de morbimortalidad, causando no solo un gran impacto a nivel ocupacional y social, sino que se acompaña de un alto grado de sufrimiento personal y familiar.

El trastorno como sabemos, se caracteriza fundamentalmente por alteraciones en el estado de ánimo en las cuales se aprecian fases alternantes con cambios en el nivel de energía, actividad y habilidad para realizar tareas.

En las clasificaciones actuales se describen los trastornos en función del tipo de sintomatología, de la intensidad de la frecuencia y duración.

Existen dos tipos principales, estos son el trastorno bipolar tipo I (TBI) y el tipo II (TBII). El tipo I está caracterizado por episodios de manía y depresión, y el tipo II presenta episodios de hipomanía y depresión. La distinción principal entre ambos es la severidad de los síntomas maníacos. La hipomanía no es lo suficientemente severa como para causar deterioro significativo en la funcionalidad laboral y social; y no es necesaria la hospitalización en estos pacientes, en contraste con la manía.

Otro Trastorno bipolar descrito es el trastorno ciclotímico, el cual implica episodios recurrentes de hipomanía y depresión subclínica.

Se han propuesto durante décadas (Akiskal 1980), clasificaciones alternativas que amplíen el espectro de bipolaridad y tengan en cuenta otras formas de expresión, antecedentes y temperamento.

Se trata de diferenciar trastornos “leves o atenuados” que se observa en la practica clínica diaria y que pueden ser difíciles de clasificar en los  esquemas actuales.

La revisión que hace Akiskal, sobre el espectro bipolar incluye:

  • Bipolar ½: trastorno esquizoafectivo tipo bipolar
  • Bipolar I: al menos un episodio de manía o mixto
  • Bipolar I ½: depresiones con hipomanías prolongadas
  • Bipolar II: hipomanía y depresión
  • Bipolar II ½: depresiones con inestabilidad anímica
  • Bipolar III: depresiones con hipomanía inducida por fármacos
  • Bipolar III ½: cambios anímicos por abuso de sustancias / alcohol
  • Bipolar IV : depresión tardía en temperamento hipertímico
  • Tipo V: depresiones cíclicas recurrentes (>5) con síntomas hipomaníacos, antecedentes familiares de bipolaridad y respuesta + a estabilizante
  • Tipo VI: inestabilidad anímica y/o hipomanías en pacientes con demencia temprana.

Entre las ventajas que se han descrito del espectro bipolar están el reconocimiento de la importancia del temperamento, de los síntomas tempranos para la prevención, de los síntomas maníacos subumbrales y el hecho de diferenciar la ciclotimia del trastorno Borderline o de la personalidad antisocial.

Entre las desventajas del espectro se incluye la excesiva expansión del diagnóstico de bipolaridad, la disminución del real significado del trastorno afectivo, la delimitación de bordes indefinidos entre los síntomas y el síndrome, y la facilitación de medicar situaciones no patológicas.

En el DSM V (Manual de psiquiatría de la asociación americana), se clasifican los trastornos teniendo en cuenta la ciclotimia, se tiene en cuenta la intensidad de los episodios leve/moderado/grave, con o sin síntomas psicóticos, si hay remisión parcial o total, síntomas mixtos, síntomas catatónicos, inicio postparto o con patrón estacional.

  • Trastorno bipolar I.
  • Trastorno bipolar II.
  • Trastorno ciclotímico.
  • Trastorno bipolar y trastorno relacionado inducido por sustancias/medicamentos.
  • Trastorno bipolar y trastorno relacionado debido a otra afección médica.
  • Otro trastorno bipolar y trastorno relacionado especificado.
  • Trastorno bipolar y trastorno relacionado no especificado.

Independientemente de las clasificaciones más o menos amplias, de la sistemática que para su confección se emplee y del debate que todo ello genera, en el caso en concreto del Trastorno bipolar la importancia de un diagnóstico precoz y un trabajo eficiente a nivel psicoeducacional individual y familiar mejora mucho el pronóstico.

En este sentido, existen predictores de peor pronóstico en los trastornos bipolares que son convenientes conocer:

  • Primer episodio depresivo o mixto.
  • Último episodio mixto.
  • Disfunción cognitivas.
  • Mayor proximidad del último episodio.
  • Mayor número de episodios previos.
  • Ciclado rápido.
  • Abuso de sustancias.
  • Enfermedad orgánica.
  • Síntomas psicóticos.
  • Antecedentes familiares positivos.
  • Mayor número de acontecimientos vitales negativos.
  • Personalidad anormal.
  • Bajo apoyo social.
  • Disfunción laboral.

Dr. Fernando Andrés España. Psiquiatra de IVANE SALUD.

José María Marco. Psicólogo de IVANE SALUD.

Unidad de Salud Mental y Psiquiatría Hospitalaria en Hospital Vithas Valencia al Mar.

Clínica de Desintoxicación y Patología Dual en Hospital Vithas Aguas Vivas.