Para tu tranquilidad, queremos que sepas que el Delirium Tremens pasa solo en el 5% de las personas que mantienen un consumo de alcohol y abandonan la ingesta de forma brusca. También, puede producirse cuando existe una intoxicación con benzodiacepinas o barbitúricos. Aunque, en estos casos, no es necesario estar tomándolos durante mucho tiempo, como en el caso del alcoholismo.

Concretamente, el Delirium Tremens se produce después de haber estado un largo periodo de tiempo consumiendo alcohol y, tras una interrupción drástica, sufrir el llamado síndrome de abstinencia, cuyo extremo más grave es el cuadro de Delirium Tremens.

Síntomas del Delirium Tremens

En la mayoría de los casos, los síntomas se presentan pasadas las 48 hasta las 96 horas después de la última bebida alcohólica. Sin embargo, pueden aparecer incluso de 7 a 10 días después de la última toma. Por lo que es importante no bajar la guardia, ya que durante las 1ª semanas puede desencadenarse este cuadro médico tan grave.

Aunque dependerá de cada persona, y existen acreditados factores intrínsecos que puede predisponer a su aparición del Delirium Tremens, como son: largo periodo de consumo y altas cantidades de alcohol; edad mayor de 55-65 años; antecedente de haber sufrido Delirium Tremens previamente; pluripatología; existencia de deterioro cognitivo o deprivación sensorial comórbido; polifarmacia; antecedente de otras toxicomanías.

Cuando se instaura el cuadro de Delirium Tremens, los síntomas se instauran rápidamente y el cuadro típico conlleva la presencia de la siguiente sintomatología:

  • palpitaciones fuertes, sudoración, excitación y agitación psicomotriz.
  • somnolencia o estupor
  • escalofríos y distermia.
  • temblores, calambres y convulsiones.
  • desorientación, confusión e incoherencias.
  • hipotensión o hipertensión
  • alucinaciones (generalmente visuales) y delirios

El sistema nervioso sufre cambios bruscos que pueden incluso acabar de forma trágica. La tasa de mortalidad es alta, del 10 al 15% en personas que se tratan y aumenta en el caso de no recibir asistencia. Por ello, es tan importante conseguir ayuda de personal médico especializado para contener el estado y resolver la situación. En numerosas ocasiones requiere ingreso en Unidad de Cuidados Intensivos.

Tratamiento del Delirium Tremens

El mejor tratamiento del Delirium Tremens es la prevención y contemplar la posibilidad del mismo según las características individuales de cada paciente y su historia toxicológica previa. Una adecuada entrevista clínica y anamnesis, junto con una evaluación médica de las patologías físicas, enfermedades padecidas y el tratamiento que el paciente esté tomando en ese momento es indispensable. Por tanto, asegurar que la desintoxicación de alcohol se realiza en un entorno controlado y de máximas garantías asistenciales junto con el personal sanitario especializado suele ser indispensable para evitar que una persona que realiza una desintoxicación de alcohol pueda sufrir complicaciones médicas evitables que deriven en un Delirium Tremens.

Cuando se ingresa en un centro de desintoxicación, para realizar una deshabituación de alcohol es necesario amortiguar el síndrome de abstinencia con fármacos benzodiazepínicos (lorazepam, clorazepato, clonazepam o diazepam), junto con complejos vitamínicos tipo B1B6B12 y coadyuvante a medicaciones fiables y testadas en cuanto a efectividad y tolerancia como el tiapride o clometiazol.

Asimismo, se exige una valoración diaria por parte del médico psiquiatra y una supervisión por el médico internista (disponible 24 horas) para evaluar y paliar cualquier eventualidad que pudiera surgir. Tras esta fase inicial que suele durar entre 7-12 días, cuando el paciente ya está libre de los molestos síntomas de abstinencia es recomendable proceder a la evaluación psicológica y la detección precoz de la patología dual, ya que en caso de existir requiere un abordaje específico dependiendo de cada caso.

Contacto: IVANE
Twitter: @IVANEadicciones
Facebook: IVANE

Foto. pixabay.com. Creative commons