Somatización: Cuando la mente influye en el cuerpo

En primer lugar cabe explicar que de forma general, estos síntomas físicos que ocasionan malestar y no son justificados por una causa médica, se engloban dentro del término SOMATIZACIÓN O TRASTORNOS FUNCIONALES.

En la práctica médica habitual, frecuentemente se visitan pacientes que consultan por síntomas físicos. En estos casos el medico les valora, explora y realiza las pruebas complementarias oportunas para llegar a un diagnóstico.

En muchos casos, al final el médico concluye diciendo al paciente “usted no tiene nada…debería ir al psiquiatra o al psicólogo”. La reacción general y esperable de los pacientes ante esto es sentirse ofendidos, e insisten en afirmar que “no estoy mintiendo…a mi me duele… yo lo noto…”.

Este texto tiene la finalidad de otorgar un sentido a todo esto, que los pacientes no se sientan ofendidos y orientar hacia la búsqueda de un tratamiento adecuado.

El término SOMATIZACIÓN abarca un amplio abanico de síntomas:

  • Síntomas generales: cansancio y falta de energía.
  • Musculosqueléticos: cervicalgias y dolores generalizados.
  • Gastrointestinales: dolor y distensión abdominal, gases, diarrea y estreñimiento.
  • Cardiorrespiratorios: palpitaciones, taquicardia, dolor torácico y sensación de falta de aire.
  • Neurológicos: cefalea, mareos, debilidad muscular, alteraciones de la visión y de la marcha.
  • Dermatologicos: picor y lesiones de rascado
  • Genitourinarios: disuria, prurito y dispareunia.
  • Estos síntomas tienen un origen psicológico, lo cual NO significa que el paciente se los invente. Sí los sufre. Simplemente no pueden ser justificados por un daño en la estructura del cuerpo justificable en las pruebas complementarias realizadas.

¿Qué tipo de personas puede sufrir una somatización?

Realmente cualquier persona que esté sometida a una situación de estrés psicosocial puede presentar en algún momento de su vida este tipo de síntomas.

No obstante, las somatizaciones crónicas suelen darse en pacientes con un nivel de adaptación previo insatisfactorio y con rasgos disfuncionales o trastorno de la personalidad.

Pero cuidado, porque los procesos de somatización puntuales si no se tratan correctamente también pueden cronificarse.

¿Qué debe hacer si comienza a presentar alguno de estos síntomas?

Inicialmente hay que hacer lo que ya se hace habitualmente: consultar al médico general. Será este profesional quien interrogue, explore y realice las pruebas complementarias necesarias para descartar las causas médicas más probables de su dolencia física.

Si después de toda esta evaluación su médico le explica que no halla causa médica y le recomienda que visite un profesional de la salud mental para complementar el estudio de su dolencia, consulte y dé la oportunidad a un estudio de su salud mental que no le compromete a nada y que puede encontrar una importante mejoría.

Mediante una entrevista clínica y un pequeño seguimiento con un psiquiatra o con un psicólogo será la manera de estudiar un origen psicológico de ese síntoma somático tan molesto y orientarle  hacia un tratamiento integral y más completo

Dra. Amparo Espinosa. Psiquiatra de IVANE SALUD.

Marta Escobedo. Psicóloga de IVANE SALUD.

Unidad de Salud Mental y Psiquiatría Hospitalaria en Hospital Vithas Valencia al Mar.

Clínica de Desintoxicación y Patología Dual en Hospital Vithas Aguas Vivas.