Perito de Parte y Forense de Juzgado: Diferencias

Perito de Parte y Forense de Juzgado: Diferencias

Perito de parte y Forense de juzgado: ¿Qué los diferencia?, ¿es más fiable uno que otro? En este texto analizaremos las diferencias entre estas dos figuras para que no haya dudas a la hora de contar con uno u otro.

Introducción

Un Perito puede ser la pieza clave de la que puede depender ganar un juicio o perderlo, con las importantes consecuencias  que esto puede conllevar.

El Perito judicial, Perito forense o Perito independiente es un profesional dotado de conocimientos especializados y reconocidos. A través de sus estudios superiores suministra información objetiva basada en datos u opinión fundada en esos datos a los tribunales de justicia sobre los puntos litigiosos que son materia de su dictamen.

La prueba pericial se hace necesaria en los litigios que requieren conocimientos científicos o técnicos específicos.

Cuanto más compleja o importante es la materia, más crucial es la elaboración de un peritaje psiquiátrico, y más difícil es encontrar alguien con experiencia, que proporcione unas conclusiones periciales fiables y objetivas.

Cualquier perito forense actúa en base a 4 principios. Estos cuatro principios son inviolables y dan garantía de fiabilidad en las conclusiones periciales emitidas:

  1. Independencia e imparcialidad. Como la actuación de cualquier otro auxiliar de justicia, la labor pericial está sometido únicamente al imperio de la Ley, gozando de total libertad para realizar su labor, lejos de intereses personales o partidistas.
  2. Su testimonio debe estar sustentado en pruebas o datos objetivos y contrastados.
  3. El Perito tiene el deber de decir la verdad. La verdad debe prevalecer por encima de las partes en conflicto e independientemente de que sea contratado por una de las partes.
  4. La magnitud de las acciones dentro de la labor pericial debe ser afrontada de forma consciente y asumiendo las consecuencias de las decisiones tomadas sobre el informe pericial y las conclusiones emitidas.

Actuar incumpliendo cualquiera de los requisitos anteriores, puede conllevar la invalidez del testimonio del Perito, pero además puede acarrear consecuencias judiciales.

¿Qué es un Perito de Parte?

En un proceso judicial las partes pueden aportar pruebas periciales para fundamentar sus alegatos.

Un perito a petición de unas de las partes del litigio puede resultar muy útil, incluso decisivo, a la hora de respaldar la defensa del abogado e inclinar el veredicto del magistrado a su favor.

Sin embargo, muy a menudo las figuras de perito de parte y forense de juzgado se confunden. El forense de juzgado es designado por la autoridad judicial. Es decir, es el de oficio y a requerimiento del Juez.

En este artículo te vamos a explicar en qué se diferencian el perito de parte y el forense de juzgado y qué puede hacer un perito de parte por quién lo designa.

Un perito es un profesional que pone a disposición de uno de los litigantes sus conocimientos científicos, artísticos, técnicos o prácticos para valorar hechos o circunstancias relevantes en el asunto o adquirir certeza sobre ellos.

Por extensión, los peritos judiciales son expertos que aportan sus conocimientos por medio de informes realizados. Parten de una investigación sobre los asuntos y cuestiones que son de extrema importancia en el proceso judicial.

El perito de parte, es elegido y designado libremente por cualquiera de las partes en el proceso. Es decir, un perito contratado por la parte denunciante o por la defensa en un juicio.

El perito de parte puede tener participación oral en la vista, y ha de ser capaz de explicar su peritaje y las conclusiones emitidas, de modo que se entienda de forma clara cómo llegó a las conclusiones de su peritaje.

¿Qué es un Forense de Juzgado?

La pericial forense es una herramienta muy útil desde el punto de vista técnico del ordenamiento jurídico.

El perito forense se encarga de los casos litigiosos que se someten a estudio y a petición del Juez. Debe informar a los mismos del resultado de su investigación de manera objetiva.

La pericia forense y la contratación de un profesional en este ámbito es de gran importancia en los procedimientos en los que exista un litigio penal o una disputa de cuantificar una cantidad económica.

La función de un perito forense es la de servir de apoyo en los procesos judiciales en los que se le requiere.

Está considerado un experto en un área concreta, lo cual le capacita para que su opinión sobre un determinado tema que afecta al procedimiento judicial sea de importancia en el desarrollo del propio proceso.

De este modo, un perito forense se encarga de auxiliar al sistema judicial en el ámbito concreto en el que se le requiere.

La principal herramienta de trabajo del forense es el estudio pericial que queda plasmado en un informe. Dicho informe se expone el día de juicio para ser explicado y sometido a preguntas.

Como podemos apreciar, ambos peritos son judiciales y tienen las mismas funciones.

Ambos aportan la información y opinión en los procedimientos judiciales. Es decir, aportan información vital para que un proceso tenga una sentencia justa y razonable, siempre basándose en las pruebas que hayan sido aportadas al perito y a su estudio. Han de basar su informe en su conocimiento científico amparado en los principios de objetividad, transparencia y veracidad en que se sustenta su labor.

¿Son necesarios los Peritos en un Juicio?

Su función principal es la de ofrecer un análisis técnico e independiente sobre los hechos y las pruebas reunidas para ayudar a arribar a un veredicto, dentro de los plazos que se determinan.

PROTEGEMOS LA SALUD MENTAL DE LOS TUYOS DESDE HACE 9 AÑOS

SESIONES PRESENCIALES Y TAMBIÉN ONLINE

Especialmente cuando se trata de una causa que en alguno de sus aspectos presenta dificultades y desconocimiento de la Justicia y necesita de una persona especializada que asesore y proporcione información técnica de soporte al Juez.

Las partes en conflicto o el fiscal del procedimiento pueden aportar informes realizados por un perito, que dará luz a cuestiones que normalmente una persona corriente desconoce.

¿Cuál es la diferencia entre un Perito de Parte y un Forense de Juzgado?

El Perito Judicial de Parte se trata de aquel profesional que ha sido seleccionado en un juicio por una de las partes del conflicto judicial con la finalidad de realizar un informe pericial como prueba del proceso judicial.

Si existe un conflicto de intereses entre la objetividad e imparcialidad que le exige la Ley al perito, el estudio pericial puede ir en contra de los intereses de la parte que le ha contratado.

En este contexto el peritado es informado de que las conclusiones emitidas pueden ser inesperadas o no ayudar a los intereses que quiere defender.

La legislación tiene procesos para retirar a un perito de un caso si se duda de su imparcialidad.

De manera análoga, el Perito Judicial Forense se trata de un profesional que ha sido designado por parte del Juez.

El perito de oficio o forense es elegido por un juez o tribunal. Todos los años, los diferentes colegios y asociaciones profesionales entregan una lista de peritos a los Juzgados y Tribunales. De ahí se eligen a los profesionales.

En principio, y según ha confirmado la jurisprudencia, no existe motivo alguno, a priori, para dudar de la imparcialidad de un perito.

No obstante, el informe pericial que lleven a cabo ambos peritos tiene el mismo valor de cara a un juicio y está sometido al escrutinio de dudas y preguntas el día de la comparecencia al juicio.

Entre el Perito de Parte y el Perito Forense, ¿es alguno profesional de primera y el otro de segunda?

En ocasiones, y según la envergadura del proceso judicial, puede ser que un Juez se encuentre con dos periciales realizadas por peritos cuyas conclusiones emitidas difieren.

Justamente esas conclusiones deben ser argumentadas por el perito o forense firmante y deben aclarar cualquier duda. Las conclusiones han de disipar los motivos que le han hecho emitir una valoración distinta (en mayor o menor extensión) respecto al otro profesional.

¿Qué pasa si el perito de parte y el perito judicial disienten?

En el careo entre dos profesionales peritos y cuando estos disienten en las conclusiones de un mismo encargo pericial nunca debe haber descalificación.

Lejos de ser una pelea de gallos cuyo instrumento arrojadizo es la retórica, debería asemejarse más a la complementariedad de una pareja de tango. No existen ganadores ni perdedores, sino una amplitud de conocimiento basado en el rigor científico, el criterio de veracidad y el criterio de neutralidad.

En el pasado, algunas corrientes doctrinales cuestionaron la imparcialidad del perito de parte. A fecha de hoy ese cuestionamiento ha quedado obsoleto, ya que un perito que se presta a la elaboración de un informe pericial, conoce sus deberes, obligaciones y sanciones judiciales.

No obstante, algunos ven en la designación del perito de parte, una treta para conseguir un dictamen pericial favorable a sus intereses.

Por supuesto, esta circunstancia negaría cualquier validez a la prueba pericial.

Conclusiones

La jurisprudencia ha reiterado en numerosas ocasiones que a priori no existe motivo para dudar de la imparcialidad del perito, aunque haya sido designado por una de las partes.

Los peritos realizan su peritaje bajo el juramento o promesa de decir la verdad. Además, deben ratificar en sede judicial, pudiendo cometer un delito en caso de incumplimiento.

De esto se deduce que el perito de parte y el forense de juzgado tienen la misma validez. Una vez el perito es aceptado, el informe judicial que realiza tiene la misma relevancia, sin entrar en quien lo ha convocado.

Su información, u opinión, siempre será tenida en cuenta por un juez. No obstante, algunos pensaran que el nombrado por el Juzgado es más imparcial e independiente.

Según Grossman (economía forense, auditoria & arbitraje), aparte de su independencia. hay otros valores que tienen un rango al menos igual o superior como son el saber del perito y conocimiento de éste en el tema.

La idea de que el perito judicialmente designado sea más imparcial que el aportado por las partes es errónea. Ambos peritos están sometidos a la obligación de decir verdad bajo sanción penal en caso de incumplimiento de sus deberes.

Así pues, la única diferencia entre un perito de parte y un forense de juzgado es la persona que lo designa para el procedimiento judicial. Por lo demás, sus informes tienen la misma validez en las consideraciones del juez, siempre que estén bien fundamentados y ajustados a derecho.

Compártelo en las redes

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email

Deja un comentario

Últimas entradas

Superar una ruptura

¿Cómo superar una ruptura?: Tipos de terapia

Perfil de maltratador

¿Cómo puedo saber si mi pareja tiene perfil de maltratador?

Trastorno de la Personalidad Histriónica

Trastorno de la Personalidad Histriónica

También te puede interesar...

Abrir chat
Hola ¿En qué te podemos ayudar?
Whatsapp Ivane Salud
Hola 👋
¿En qué te podemos ayudar?