Mindfulness y su utilidad en la esquizofrenia

En el marco budista de la meditación vipassana se desarrolla la terapia Mindfulness o “Conciencia Plena”. Esta terapia psicológica tiene como objetivo la disminución del malestar asociados a pensamientos negativos y  aliviar el sufrimiento innecesario de nuestro día a día, mejorando nuestras relaciones con nosotros mismos y con el entorno.

Esta técnica psicológica se sustenta sobre dos premisas fundamentales que deben cumplirse para que pueda considerarse Mindfulness. La primera premisa reza que seamos conscientes de lo que está sucediendo en este preciso instante, o lo que es lo mismo, que podamos centrarnos en el aquí y en el ahora. La segunda premisa pretende que tengamos la habilidad de identificar aquellas experiencias (pensamientos, emociones y sentimientos) que están ocurriendo en ese momento y ser capaces de percibir la manera en que las experimentamos. La actitud para llegar a un estado de mindfulness requiere de al menos tres condiciones:

  • NO-ENJUICIAMIENTO: Evitar etiquetar las experiencias que estamos viviendo como positivas o negativas, simplemente hay que limitarse a observar sin hacer juicios de valor.
  • ACEPTACIÓN: No es lo mismo aceptar unas determinadas circunstancias que resignarse a ellas. El proceso de aceptación requiere de una postura activa de reconocimiento de la situación. La resistencia a aceptar la realidad es una causa de sufrimiento y nos requiere un gran gasto de energía. La aceptación no implica que estemos de acuerdo con las circunstancias pero asumiendo un determinado punto de partida podemos modificar nuestro actitud ante ellas.
  • COMPASIÓN o “CONCIENCIA AMABLE”, la terapia Mindfulness, trata de inculcar que la manera en la que nos relacionamos con nosotros mismos sea afable en basándose en el respeto y en la paciencia.

La práctica continuada de Mindfulness ha demostrado beneficios en el desarrollo de la Inteligencia Emocional. Siendo conscientes de nuestras propias emociones y sentimientos podemos identificarlos más fácilmente en las personas que nos rodean. Como consecuencia de ello, mejoran las relaciones interpersonales y aumenta el bienestar psicológico.  Por otro lado, reduce las emociones negativas como la ansiedad y el estrés, repercutiendo positivamente en las funciones cognitivas como la concentración, la flexibilidad mental y el aprendizaje.

Esta técnica ha mostrado su eficacia en el tratamiento de múltiples trastornos mentales relacionados con la ansiedad, depresión, estrés,…Pero Mindfulness como herramienta de abordaje terapeútico en el caso de la esquizofrenia es un nuevo campo a explorar, aunque recientes estudios apuntan a que puede resultar eficaz complementando al tratamiento tradicional.

Estos estudios se basan en que, como ya hemos mencionado anteriormente, la terapia Mindfulness tiene como objetivo la autoobservación de aquellos sucesos que estén ocurriendo a nivel mental (emociones, sentimientos y pensamientos) en el momento presente, manteniendo una actitud de no juicio acerca del contenido de los mismos.

En el caso concreto de los síntomas psicóticos, el malestar no se debe tanto a los síntomas sino a la reacción que se tiene ante estos síntomas, es decir, el juicio de los mismos. Por medio de esta terapia se educa al paciente en el mantenimiento de una actitud específica (no-enjuiciamiento, aceptación y compasión) frente a estos eventos.

Estudios plantean que el uso del Mindfulness en pacientes esquizofrénicos con síntomatología psicótica persistente, podría mejorar su calidad de vida y funcionamiento social,  incluso hay resultados que muestra reducción de la propia sintomatología. Además, se investiga los beneficios que esta terapia aporta a la mejora de las funciones cognitivas atencionales que ser ven gravemente afectadas en la Esquizofrenia influyendo en el bienestar subjetivo del paciente.

En conclusión, la terapia Mindfulness es una herramienta al alcance de todos, resulta beneficiosa para todo tipo de personas independientemente del trastorno que puedan padecer, y en el caso de la Esquizofrenia parece ser incluso más útil de lo que se esperaba y plantea un nuevo campo de abordaje complementario y que puede beneficiar al pacinete con esquizofrenia.

Marta Escobedo. Psicóloga de IVANE SALUD

Dr. Augusto Zafra. Psiquiatra Director de IVANE SALUD

Unidad de Salud Mental y Psiquiatría Hospitalaria en Vithas Hospital Nisa Valencia al Mar.

Centro de desintoxiación Valencia. Clínica de Desintoxicación y Patología Dual en Vithas Hospital Nisa Aguas Vivas.