Menopausia y depresión

La menopausia, ese periodo de la vida de la mujer caracterizado por el cese de la menstruación, es una etapa en la vida de la mujer en la que tienen lugar ciertos cambios hormonales lo que acompaña un estado anímico de alta inestabilidad. Síntomas tales como cambios de humor, irritabilidad, llanto, ansiedad y sentimientos de desesperación o problemas de sueño, sofocos, sudores nocturnos y fatiga pueden afectar el estado de bienestar de la mujer. Por esta razón un gran número de mujeres puede experimentar síntomas depresivos y alteraciones del estado de ánimo, por lo que hay un riesgo mayor de sufrir depresión.

El entorno social influye en la mujer que se encuentra próxima al momento de la menopausia; mostrando dicha etapa de una forma perniciosa, lo que refuerza la valoración negativa que la mujer tenga de su propio proceso.

Ante cualquier situación de cambio, el hecho de sentirnos desanimados es la respuesta natural. Y cuando se añade el tener que enfrentar los que se producen en el propio cuerpo, las relaciones sociales se ven afectadas y la se plantea incertidumbre sobre el futuro.

Es probable que este hecho se deba a que existe cierta susceptibilidad a los cambios hormonales. El entorno social influye en la mujer que se encuentra próxima al momento de la menopausia; mostrando dicha etapa de una forma perniciosa, lo que refuerza la valoración negativa que la mujer tenga de su propio proceso. Considerar la menopausia como una etapa más de la vida, controlable y natural pese a sus inconvenientes. Los cuales pueden ser paliados gracias a la ayuda profesional.

La influencia del estado de ánimo en la menopausia

De igual manera, no conviene subestimar la influencia que el estilo de vida ejerce sobre el estado de ánimo y más en este momento vital:

  • Hacer ejercicio regularmente (Se recomienda al menos 30 minutos diarios) es imprescindible para bajar los niveles de estrés y aumentar el buen humor.
  • Buscar formas positivas para relajarse y aliviar el estrés diario. Actividades como yoga, meditación, sesiones de relajación o talleres de plena atención
  • Una dieta variada, rica en frutas, verduras y legumbres, ayuda a controlar buena parte de los síntomas. Evitar el alcohol, la cafeína y las comidas pesadas.
  • Prestar atención al sueño y el descanso, dormir 8 horas y tratar de mantener un mismo horario sueño/vigilia.
  • Dar importancia al mantenimiento de las relaciones sociales, mejorar la comunicación con el entorno como familia y/o pareja, ayuda a fortalecer la autoestima y la seguridad de la mujer para superar los síntomas.
  • Confiar en el profesional médico siguiendo de la terapia o tratamiento farmacológico indicado. En este caso, la terapia hormonal para la menopausia puede reducir los síntomas que podrían estar causando su mal humor, así como en ciertos casos los antidepresivos también pueden ayudar.

Por último, es recomendable que se aumente la conciencia de dichas alteraciones, de manera que se viva como un proceso fisiológico normal, y poder detectar y tratar precozmente, en el caso de que hubiera alguna alteración anómala.

Marta Escobedo. Psicóloga de IVANE SALUD.

Dra. Giovanna Legazpe. Psiquiatra de IVANE SALUD.

Unidad de Salud Mental y Psiquiatría Hospitalaria en Vithas Hospital Nisa Valencia al Mar.

Clínica de Desintoxicación y Patología Dual en Vithas Hospital Nisa Aguas Vivas.