Para muchas personas la palabra “adicción” suele hacer referencia únicamente al consumo de drogas y al abuso de distintas sustancias. Sin embargo, cualquier conducta que resulte placentera para un sujeto es susceptible de convertirse en una adicción y de generar una fuerte dependencia. En el artículo de hoy nos centraremos en cuáles son las adicciones psicológicas más habituales, información que todos debemos conocer para estar alerta y poder prevenir este tipo de situaciones y actuar cuando sea necesario.

¿Cuáles son las adicciones psicológicas más habituales?

Como les contamos anteriormente, toda conducta que genere placer en el sujeto puede a su vez provocar una dependencia, pudiendo ser física o psicológica. Una adicción es aquella enfermedad que afecta al cerebro y modifica su estructura bioquímica. Veamos cuáles son las dependencias psicológicas más frecuentes:

Adicción al sexo

Cuando hablamos de esta adicción en particular hacemos referencia a un trastorno de tipo obsesivo compulsivo, el sujeto busca en el sexo una forma de dejar de lado sus problemas personales y por lo general suelen formar vínculos volátiles y relaciones pasajeras.

Adicción al trabajo

Si bien este tipo de dependencia suele estar aceptada a nivel social y se considera en muchas ocasiones como algo positivo, sin duda es una compulsión que se debe tener en cuenta como adicción. Como se imaginarán, se basa en la necesidad del sujeto de dedicarle más tiempo de lo normal al trabajo, deteriorando no solo sus relaciones familiares sino también sus propias capacidades.

Adicción al juego

A esta dependencia la conocemos popularmente como “ludopatía” y se caracteriza principalmente por la imposibilidad de la persona de contener el impulso y la conducta en relación a las actividades y juegos de azar.

Adictos al consumo.

Una adicción típica de la sociedad capitalista en la que vivimos hoy en día, aunque esta dependencia en particular suele ser la menos frecuente dentro de todas las que hemos mencionado. Esta enfermedad se basa en un fuerte impulso por comprar que el individuo no puede contener, por lo que termina adquiriendo cosas inútiles o que no necesita debido a su adicción.

Adicción a internet

Esta es la adicción más frecuente y puede encontrarse en distintas modalidades dependiendo de la conducta que la genere. Por un lado, podemos encontrarnos con la “adicción cibersexual”, una dependencia compulsiva de las personas a las páginas de internet con contenido pornográfico e incluso salas de chats eróticas. La “adicción a las ciber-relaciones” se produce cuando el sujeto se vuelve dependiente de la interacción social con otros individuos dentro de la virtualidad. En tercer lugar tenemos a los adictos a los juegos virtuales, muy similar a la ludopatía. Finalmente, los “vagabundos electrónicos” son aquellos con una fuerte dependencia a la navegación por internet y a la búsqueda de información en distintas páginas.