Las 10 fobias más comunes

Las 10 fobias más comunes

Las fobias son un trastorno de ansiedad que se caracteriza por un miedo intenso, desproporcionado e irracional ante objetos o situaciones concretas como, por ejemplo, a los insectos o a los lugares cerrados. También se suele catalogar como fobia un sentimiento de odio o rechazo hacia algo que, si bien no es un trastorno de salud emocional, sí genera muchos problemas emocionales y sociales (ej la xenofobia -odio a los extranjeros o extraños- o la homofobia -odio a los homosexuales-). No obstante, en este post vamos a hacer referencia al primer concepto de fobia.

El miedo y la fobia van estrechamente relacionados, tanto es así que el concepto de fobia no es sino una consideración clínica del miedo. Los fóbicos pueden experimentar pánico, taquicardia, falta de aire, temblores y un fuerte deseo de huir.

El miedo es algo totalmente normal siempre que las circunstancias lo justifiquen, por ejemplo, ante una amenaza real.

Pero puede darse el caso que este miedo se convierta en un miedo desadaptativo, extremadamente intenso y muy molesto, esto es lo que denominamos fobia.

En general, las fobias comienzan en la niñez o en la adolescencia y continúan durante la edad adulta. Las causas de las fobias no se comprenden bien todavía pero sí se sabe que a veces pueden ser hereditarias.

El tratamiento (farmacológico y psicológico) ayuda a la mayoría de las personas con fobias: “Lo primero de todo es que el paciente conozca bien en qué consiste su fobia para ayudarle a interpretar su realidad de otra manera, que aprenda a relajarse y por tanto afronte mejor sus miedos”. Un alto porcentaje de pacientes supera sus fobias con tratamiento.

TIPOS DE FOBIAS

Actualmente se conocen más de 470 fobias. La persona que sufre una fobia hace todo lo posible por evitar ese estimulo que le provoca malestar y esa conducta evitativa puede llegar a interferir en el funcionamiento normal de su vida diaria.

Las fobias se pueden agrupar en dos grandes grupos: fobias simples o específicas. Las fobias simples o específicas se centran en cosas concretas como un objeto, un animal, o una situación.

Tener una fobia específica a algo significa padecer una reacción de miedo y pánico exagerado ante el estímulo que tanto nos atormenta.

Fobias específicas más comunes

  • Arañas
  • Serpenteos
  • Perros
  • Trueno
  • Espacios cerrados
  • Vuelos…

Una de las fobias simples más frecuentes también es el miedo a la sangre o a intervenciones médicas tales como inyecciones (en este caso el miedo es a sufrir daño). Las personas que lo sufren pueden desmayarse en presencia de la sangre o del daño, presentando una reducción de su ritmo cardíaco y de la presión arterial. Esto se llama una reacción vasovagal, que lleva al desfallecimiento. Esto no ocurre normalmente en otros trastornos de ansiedad ni en otras fobias.

Al día de hoy, son muchas las personas que padecen de algún tipo de fobia específica, de hecho, son uno de los principales motivos de consulta en terapia.

Fobias complejas

Fobias sociales

Miedo a una o más situaciones sociales por temor a sufrir vergüenza, a hacer el ridículo, a cometer errores y en general a ser criticados por los demás.

Agorafobia

La agorafobia es el temor a espacios abiertos o lugares públicos de donde resulte difícil escapar. La agorafobia se suele acompañar de depresión y de disonancia marital o familiar.

Tanto la fobia social como la agorafobia pueden llevar al arresto del paciente dentro de sus hogares.

Las diez fobias más comunes

Aerofobia

Es una de las más frecuentes. El miedo a volar causa trastornos a muchísimas personas en todo el mundo. En algunos casos extremos, los aerofóbicos desarrollan problemas de ansiedad y nerviosismo que les incapacitan viajar.

El tratamiento para la aerofobia suele ser la terapia cognitiva para tratar directamente con la creencia y el miedo. Sin embargo, para estos casos, exponerse directamente al estímulo puede terminar siendo una terapia bastante efectiva.

Claustrofobia

Se estima que entre un 2 y un 5% de la población padece miedo a los sitios cerrados. Estas personas suelen evitar los ascensores, el metro, los túneles, las habitaciones pequeñas y hasta las puertas giratorias les pueden presentar dificultades.

La claustrofobia, al igual que muchas fobias, tiene distintos niveles de gravedad: desde cierta ansiedad al entrar en una habitación pequeña hasta un pánico terrible que impide a la persona en cuestión entrar en un recinto cerrado.

Agorafobia

Se trata del miedo a los espacios abiertos. El miedo que se percibe es el de estar en un lugar donde, pese a estar rodeado de gente, no se pueda recibir ayuda en caso de peligro. Habitualmente, la acumulación de personas también acusa nerviosismo.

Las personas que padecen esta fobia suelen sufrir temor a salir a la calle.

PROTEGEMOS LA SALUD MENTAL DE LOS TUYOS DESDE HACE 9 AÑOS

SESIONES PRESENCIALES Y TAMBIÉN ONLINE

Zoofobia

Ejemplos de zoofobias específicas podrían ser entomofobias (miedo a los insectos), apifobia (miedo a las abejas), aracnofobia (miedo a las arañas) o mirmecofobia (miedo a las hormigas).

También existe el miedo a los reptiles (herpetofobia), o a las serpientes en particular (ofidiofobia).

Incluso hay personas que temen a los animales domésticos e inofensivos, como el perro (cainofobia), el gato (ailurofobia), las palomas (colombofobia), gallinas (alektorofobia) o los peces (ictiofobia).

Hematofobia

Esta es una de las fobias también relacionadas con la visita al médico. La visión de la sangre, así como de las heridas, jeringuillas o inyecciones también se percibe como algo a evitar.

Son muchas las personas que giran la cabeza cuando se someten a una extracción de sangre para no ver cómo actúa el profesional sanitario.

Una de las limitaciones de las personas con hematofobia es que tienen muchas dificultades para ayudar a alguien que ha sufrido un accidente puesto que se marean al ver sangre y eso no les permite estar pendientes de dicha persona.

Acrofobia

Se trata del miedo a las alturas. La fobia suele manifestarse cuando nos asomamos a un balcón, estamos en un mirador elevado o junto a un precipicio. “Que no haya barandillas o sean bajas intensifica el miedo”.

Son personas que suelen padecer de vértigo y a las que asomarse a un balcón o ventana de altura extrema les produce una sensación de nervios, incluso a pesar de que se sientan seguros en la zona que pisan.

Esto es debido a que es un miedo adaptativo. Es decir, a nivel evolutivo es normal tener miedo a las alturas dado que son situaciones potencialmente peligrosas para nuestra integridad física.

Dentofobia

Consiste en un miedo extremo y persistente a asistir a las consultas odontológicas. Incluso pensar o escuchar sobre ir al dentista podrá marcar un estrés psicológico.

Es uno de los miedos que con más frecuencia suele darse en los niños. Visitar al dentista se convierte para muchos de ellos en una pequeña ´tortura´ que sobrellevan con paciencia.

Sin embargo, este miedo también está muy extendido entre las personas adultas.

Brontofobia

Suele iniciarse en la infancia. Los miedos a situaciones relacionadas con la naturaleza y los fenómenos atmosféricos o meteorológicos como tormentas con truenos y rayos, precipicios o aguas profundas son los más comunes.

Muchos niños se esconden debajo de la cama hasta que cesen.

Enoclofobia

Se define como un persistente, anormal e injustificado miedo a las avalanchas, multitudes o a encontrarse entre mucha gente. “Las fobias a veces se aprenden por una situación que se considera peligrosa”.

Por ejemplo, después de la avalancha del festival ‘Love Parade’ en Berlín en el que murieron una veintena de personas, pensar en aglomeraciones nos puede producir ansiedad.

Necrofobia

El miedo a la muerte es algo natural e instintivo en el hombre, posiblemente porque la muerte representa lo desconocido. Además, se asocia la muerte con los padecimientos que conlleva como el dolor y el sufrimiento. Algunas personas sufren una verdadera fobia a la muerte y a los muertos.

La necrofobia también está ligada a la hipocondría y debe ser tratada si observamos que nos impide tener una vida tranquila.

Existe una fobia que es importante señalarla puesto que es muy sorprendente, que se define como la fobia a tener una fobia, se denomina Fobofobia. Aunque no está entre las 10 fobias más comunes, es una de las más incapacitantes, pues las personas con fobofobia pueden sentir una fuerte angustia y ansiedad ante el menor peligro o posibilidad de esto.

Compártelo en las redes

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email

Deja un comentario

Últimas entradas

Disfunción Erectil

Disfunción eréctil psicológica ¿qué diferencias hay con la orgánica?

parafilia

10 Parafilias o excitaciones sexuales más extrañas

como averiguar si tengo depresion

¿Cómo saber si tengo depresión?

También te puede interesar...

Abrir chat
Hola ¿En qué te podemos ayudar?
Whatsapp Ivane Salud
Hola 👋
¿En qué te podemos ayudar?