Juego de Tronos: el precio de la fama mal gestionada

A estas alturas todo el mundo hemos  oído hablar de la ya prestigiosa y aclamada serie “Juego de tronos”. Tras 8 temporadas y 75 capítulos, los personajes y actores se han convertido en un miembro más de la familia.

Nombres como Kit Harington (John Snow), Emilia Clarke (Daenerys Targaryen) o Sophie Turner (Sansa Stark) han llegado a todos los rincones del planeta.

El éxito de esta serie ha sido tan abrumador que incluso podemos decir que ha generado un impacto cultural en las nuevas generaciones.

Tal nivel de exigencia, éxito y falta de intimidad; prolongado durante un gran periodo de tiempo, ha tenido en ciertos actores y actrices un efecto negativo en sus vidas.  La inmadurez, la presión social y personal, las dificultades para gestionar los problemas se ven amplificados con el paso del tiempo y con la necesidad de mantenerse “al pie del cañón”.

Recientemente ha salido a la luz que el actor Kit Harington, a quién reconocemos mejor por el pseudónimo de “John Snow”. El actor se encuentra en una unidad de salud mental de los Estados Unidos debido a problemas continuados con la gestión del estrés y el alcohol tras finalizar el rodaje de la serie.

Unos meses antes, el joven Kit confesó en una entrevista que diversos problemas le habían llevado a pedir ayuda a profesionales de la salud mental.

“Sentí que tenía que ser persona más afortunada del mundo, cuando en realidad me sentía muy vulnerable. Pasé un mal momento en mi vida, como creo que mucha gente le puede pasar a los 20 años. Empecé la terapia y comencé a hablar con la gente. Me había sentido muy inseguro y no hablaba con nadie. Tuve que sentirme muy agradecido por lo que tengo, pero me sentí increiblemente preocupado acerca de si podía siquiera actuar.»

El joven, tras más de 9 años interpretando a John Snow, ha contado en diversas ocasiones cómo empezó a hundirse bajo el estrés cuando su personaje pasó a ser el protagonista de la serie. Sin embargo, no ha sido la única persona del reparto que ha sufrido los devastadores efectos de la presión continuada.

Por otro lado, también salió recientemente información acerca de la actriz Sophie Turner, quién encarna a Sansa Stark. Hace escasas semanas la actriz revelaba que había sufrido ansiedad y depresión mientras trabajaba en la famosa serie Juego de Tronos.

Los niveles de popularidad alcanzados por la serie abocó a sus personajes a un juicio constante. Las críticas por su personaje le llovían, y aunque en realidad no tenían nada que ver con su persona, Sophie no pudo gestionarlo correctamente. 

“Simplemente me lo creía. Yo decía “sí, tengo pecas, estoy gorda y soy una mala actriz. Me volví muy maníatica conmigo misma”. “Llevo 5 o 6 años sufriendo depresión. El mayor reto para mi es salir de la cama y salir de mi casa. Aprender a quererse a uno mismo es el mayor de los retos”.

Alberto Manero. Psicólogo de IVANE SALUD

Dr. Miguel Ángel Harto. Psiquiatra de IVANE SALUD

Unidad de Salud Mental y Psiquiatría Hospitalaria en Vithas Hospital Nisa Valencia al Mar.

Clínica de Desintoxicación y Patología Dual en Vithas Hospital Nisa Aguas Vivas.