Hipocondría: ansiedad por una enfermedad que imaginamos

¿Qué es la Hipocondría?

La hipocondría es un trastorno psiquiátrico que se caracteriza esencialmente por la creencia de padecer alguna enfermedad seria y potencialmente letal, o el miedo a contraer alguna enfermedad grave.

El término “hipocondría” procede del griego hypocondros que significa “debajo del cartílago”, haciendo referencia a un lugar específico bajo las costillas y el esternón.

Fue ya utilizado por Hipócrates aludiendo a esta región anatómica a la que muchos enfermos hacían referencia al describir sus molestias; se creía que allí se acumulaban los vapores causantes del mal.

El término ha sido muy empleado en la cultura popular para describir ese miedo a enfermar o para describir a personas aprensivas, sin embargo, abarca mucho más, afectando tremendamente al funcionamiento diario.

Se podría decir que, a grandes rasgos, la hipocondría es en realidad la actitud que la persona toma frente a las enfermedades en general, convirtiéndose en una especie de obsesión y creyendo que cualquier conducta puede llevarlos a contraer de manera segura una dolencia o enfermedad.

La característica más destacada es el miedo irracional y la preocupación por padecer una enfermedad grave a través de una incorrecta interpretación de sensaciones corporales. Por ejemplo, ante una mínima taquicardia o aumento del ritmo cardíaco los hipocondríacos suelen creer que sufren de una insuficiencia del corazón.

Es característico que este tipo de pacientes suelan seguir con su convicción de sufrir de una grave dolencia aún después de que se haya despejado esta preocupación.  Por un lado, pueden hacer un uso constante de los servicios sanitarios, pero por otro, no quedar nunca satisfechos con los resultados. La preocupación y el análisis exhaustivo puede provocar, en ocasiones, incluso problemas físicos reales.

Cabe decir que, a diferencia de otros trastornos psiquiátricos, en este caso la persona no inventa los síntomas, sino que realmente los siente y los magnifica y no puede controlarlos. Este trastorno afecta por igual a hombres y a mujeres.

¿Cómo saber si tengo Hipocondría?

Algunos de los síntomas que alertan de que estás sufriendo este problema psicológico son:

  • Vives constantemente con miedo a sufrir y pasarlo mal por culpa de una enfermedad
  • Tienes constante miedo a morirte por una patología.
  • Necesitas consultar muy a menudo a médicos y realizarte pruebas frecuentes para verificar que no tienes ninguna enfermedad.
  • Te da miedo ir a cualquier profesional de la salud por si te encuentran una patología grave.
  • Te preocupan constantemente las señales de tu propio cuerpo. Cuando notas alguna variación que consideras anormal, no puedes dejar de pensar en la idea de que puede ser algo grave.
  • Cuando sientes una variación en tu cuerpo, rápidamente te asustas y te aumenta la ansiedad con la duda de que podría ser algo que te pueda conducir a la muerte de forma fulminante.
  • No paras de leer y buscar por internet datos relacionados con posibles enfermedades. O justo lo contrario, no puedes leer nada en relación a ciertos temas de salud ni apenas nombrar las enfermedades que crean mucho sufrimiento y pueden llevarte a la muerte.

Es habitual que la persona tenga pensamientos de tipo catastrofista (por ejemplo, ante un dolor de cabeza, cree tener un tumor cerebral), y que experimente un intenso temor relacionado con la muerte.

El hipocondriaco siente que siempre está en riesgo, amenazado por la enfermedad, lo que le provoca una profunda angustia.

Es por ello que la hipocondriasis afecta gravemente a la persona que la sufre y provoca gran malestar e interferencia en su vida cotidiana. Puede afectar por la cantidad de tiempo que uno puede pasar ocupándose de sus preocupaciones y miedos, así como tratando de buscar soluciones o averiguando que le pasa. Esto lleva a una afectación de las relaciones, así como de otros campos a nivel social, laboral o familiar.

Características principales de una persona Hipocondríaca

  • Es común observar en una persona con hipocondría múltiples quejas acerca de su salud y la mayoría de sus temas de conversación son al respecto.
  • Cuando detecta un bultito, mancha o cualquier alteración física, comprobará continuamente esa zona, congestionándola o enrojeciéndola con lo cual aumentará más su miedo.
  • Cuando tiene una sensación determinada se centra en ella y las otras desaparecen, o al menos no les da tanta importancia.
  • Suelen creer que van a padecer o tienen cualquier enfermedad (sida, cáncer, Alzheimer, etc.)
  • No tienen ilusión por nada ya que se pasan la mayor parte del tiempo preocupados por su salud.
  • Como se suelen aislar, les cuesta entablar relaciones de pareja o sociales.
  • Presentan altas dosis de escepticismo con respecto a padecer de hipocondría, ya que consideran que su problema no es psicológico sino físico.
  • Buscan continuamente información acerca de su enfermedad, tienen la necesidad de explicar con detalles sus síntomas.
  • Tienen problemas para dormir y también en sus relaciones sexuales.
  • Emplean comportamientos preventivos, como dietas estrictas.
  • Son personas muy aprensivas ante cualquier situación que consideran perjudicial o peligrosa para su salud.
  • El hipocondríaco deja de lado otras actividades, sobre todo aquellas que tienen que ver con la salud y el ejercicio. Incluso muchos pierden de vista sus responsabilidades laborales y pueden llegar a verse perjudicados económicamente como consecuencia de su trastorno.

La característica esencial de la hipocondría es la preocupación, o incluso convicción, y el miedo a padecer una enfermedad grave a partir de la interpretación personal de alguna sensación corporal u otro signo que aparezca en el cuerpo.

A día de hoy, el diagnóstico clínico de hipocondría ha cambiado, ya que el manual DSM V actualiza el trastorno y queda englobado en dos nuevos: el trastorno de síntomas somáticos y el trastorno de ansiedad por enfermedad. En el primer caso, existen claramente uno o más síntomas somáticos que causan un malestar significativo y los pensamientos y comportamientos giran alrededor de ellos.  En el segundo caso, se incluyen aquellos que se preocupan por padecer o contraer una enfermedad, pero sin existencia de síntomas somáticos o, si los hay, son muy leves.

La distinción diagnóstica queda a cargo del profesional tratante ya que puede resultar algo compleja de entender. Únicamente se remarca este hecho con objeto de conocer la situación actual del término a nivel clínico psiquiátrico.

Test para saber si padezco de Hipocondría

Existen muchos test que pueden ofrecer una guía para determinar si padeces de Hipocondría, pero son solo orientativos y carecen de valor diagnóstico.

Por ejemplo, la página web Psicoactiva.com, presenta este sencillo test:

El siguiente test te ayudará a valorar si eres una persona con carácter hipocondríaco o no. No es diagnóstico, es orientativo. Si la respuesta al test es positiva de forma destacada, aconsejaría solicitar valoración profesional, teniendo en cuenta también la repercusión en la vida diaria.

Raras veces me preocupo por mi salud.
Verdadero. Falso.

Padezco acidez y dolores estomacales con relativa frecuencia.
Verdadero. Falso.

La mayor parte del tiempo parece dolerme la cabeza.
Verdadero. Falso.

Me fijo mucho en las sensaciones de mi propio cuerpo.
Verdadero. Falso.

Con frecuencia siento ardor, punzadas, hormigueo o adormecimiento en distintas partes de mi cuerpo.
Verdadero. Falso.

Es obvio que estoy perfectamente de salud.
Verdadero. Falso.

PROTEGEMOS LA SALUD MENTAL DE LOS TUYOS DESDE HACE 9 AÑOS

SESIONES PRESENCIALES Y TAMBIÉN ONLINE

Padezco espasmos o contracciones musculares.
Verdadero. Falso.

Voy con frecuencia al médico y me molesta cuando me dice que no tengo motivos para preocuparme por mi salud.
Verdadero. Falso.

Creo que me preocupa mi salud más que a la mayoría de la gente.
Verdadero. Falso.

Parece que mi cabeza o mi nariz están congestionadas la mayor parte del tiempo.
Verdadero. Falso.

No me preocupa contraer enfermedades.
Verdadero. Falso.

Los demás no se toman en serio mis enfermedades.
Verdadero. Falso.

Durante los últimos años he gozado de buena salud la mayor parte del tiempo.
Verdadero. Falso.

Creo que los síntomas y dolores que tengo son causados por una enfermedad grave.
Verdadero. Falso.

Rara vez o nunca he tenido mareos.
Verdadero. Falso.

Nunca he tenido erupciones de piel que me hayan preocupado.
Verdadero. Falso.

Sufro poco o ninguna clase de dolor.
Verdadero. Falso.

 

Tratamiento de la Hipocondría

Los tratamientos que han demostrado una mayor eficacia en el tratamiento específico de la hipocondría son los tratamientos psicológicos basados en procedimientos cognitivo-conductuales.

En los tratamientos psicológicos se explica al paciente los factores de origen y de mantenimiento de la hipocondría, se le insta a que deje de hacer continuas visitas a médicos y especialistas y a que procure no hablar repetidamente de sus dolencias y síntomas. En general, a que deje de centrar su vida en la preocupación por padecer una grave enfermedad.

A las personas cercanas se las invita a que no recompensen las quejas ofreciendo algún tipo de beneficio o ganancia. Todo esto que se desaconseja, está relacionado con la solución que hasta ahora se ha intentado, y que, seguramente, no ha dado resultado.

He aquí una relación de aquellas técnicas consideradas más efectivas:

Técnicas de Reestructuración Cognitiva

Son un conjunto de técnicas que trabajan con los pensamientos, usando el diálogo y las pruebas para validar los pensamientos. Para la hipocondría se trabaja con los errores al atribuir los síntomas vagos, ambiguos y normales a enfermedad grave.
También se anima a cambiar el foco de atención, que parece estar atascado en las enfermedades y sus perniciosas consecuencias, ampliándolo a sensaciones saludables del propio cuerpo y se busca instaurar nuevas creencias más realistas sobre la salud y la enfermedad.

Técnicas de relajación

Recuérdese que la ansiedad puede provocar síntomas que se pueden atribuir a enfermedad grave o, incluso, generar enfermedades graves. Además, el generar estas nuevas sensaciones agradables y gratificantes, ayuda a cambiar el foco de atención y orienta hacia un pensamiento menos negativista, reduciendo en algo las preocupaciones existentes.

Inundación imaginaria ante la posibilidad de enfermedad grave o muerte

Consiste en intentar visualizar los pensamientos y presentimientos negativos sobre enfermedad y muerte, como si realmente hubieran ocurrido. Aunque pueda parecer muy angustiante, sirve para afrontar directamente el miedo a la muerte, el envejecimiento y el posible rechazo de los demás, de manera que la vida presente se hace mucho más llevadera.

Exposición interoceptiva

Técnica de las conocidas con el nombre de paradójicas, donde se pide al paciente que, mediante diversos procedimientos, se genere y se exponga voluntariamente a los síntomas y sensaciones temidas.  De esta manera el sujeto percibe que tiene un control sobre dichos síntomas.

Entrenamiento en Técnicas de Asertividad

Con la mejora de la asertividad y la autoestima, se desarrollan formas más efectivas de conseguir los objetivos y deseos (laborales y, sobre todo, sociales), sin tener que usar la queja y los síntomas como forma de comunicación.

Análisis y resolución de áreas conflictivas de la vida de la persona

Se tratan específicamente, y con tratamientos también específicos según el área, aspectos de la vida de la persona que han quedado seriamente dañados como consecuencia de la enfermedad, o bien han incidido de alguna manera en su aparición o mantenimiento.

Medicación

En la hipocondría, los medicamentos no tienen mucha efectividad, salvo para regular la sintomatología ansiosa o depresiva que suele acompañarla, o donde la obsesión es muy relevante. Normalmente se utilizan Ansiolíticos y/o Inhibidores Selectivos de la Recaptación de la Serotonina. En ocasiones, unas pocas sesiones de trabajo psicológico, pero de cierta intensidad pueden tener resultado, sin embargo, cada caso es preciso tratarlo de forma individualizada ya que en determinadas situaciones se requieren tratamientos más prolongados y el acompañamiento médico profesional.

Compártelo en las redes

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email

Deja un comentario

Últimas entradas

¿Qué es el síndrome de Peter Pan?

¿Qué es el Síndrome de Peter Pan?

Onicofagia, ¿cómo dejar de morderse las uñas?

Onicofagia, ¿cómo dejar de morderse las uñas?

10 tipos de fobias raras

10 Tipos de Fobias Raras

También te puede interesar...

Abrir chat
Hola ¿En qué te podemos ayudar?
Whatsapp Ivane Salud
Hola 👋
¿En qué te podemos ayudar?