La hipocondría en personas de edad avanzada

La hipocondría es un Trastorno mental cuya característica principal es el miedo o la convicción de padecer algún tipo de patología grave por lo que adoptan la conducta de acudir periódicamente a exploraciones médicas incluso cuando las pruebas realizadas descartan la enfermedad. Como consecuencia de ello, la persona experimenta malestar significativo expresado en forma de sintomatología ansiosa y/o depresiva y que interfiere de manera funcional en su vida diaria y la de su entorno.

En cuanto a su origen, muchos autores afirman que las personas que padecen de Hipocondría podrían haber vivido experiencias durante la infancia relacionadas con algún tipo de enfermedad crónica en un familiar y la preocupación del entorno ante el estado de salud de este. De hecho, suelen ser familias especialmente sensibles ante la patología, al igual que la interpretación errónea de signos corporales como enfermedad.

Entre los síntomas cognitivos de la Hipocondría se destaca la Sobrepreocupación, que se refiere a la atención corporal excesiva y constante ante cualquier cambio. La atención implica también una hipervigilancia hacia los cambios normativos que ser producen en nuestro cuerpo son percibidos e interpretados de forma errónea.

La Sobrepreocupación adquiere un matiz particular en los pacientes que padecen de hipocondría y que pertenecen a la tercera edad, el motivo es que los cambios corporales que se producen en este periodo conducen al empeoramiento físico normativo y con ello, la preocupación de padecer alguna enfermedad se hace más patente, además de ciertas peculiaridades que acompañan a la edad avanzada como:

  • Aumento de la frecuencia de las visitas médicas a causa de los “achaques de la edad”.
  • Sentimientos de vulnerabilidad ante el fallecimiento de personas de su misma edad.
  • Disminución de la actividad y ocio.
  • Pensamiento rígido e inflexible, y les cuesta mucho cambiar de opinión.

La aparición de un trastorno de Hipocondria suele venir acompañado de un gran malestar psicológico y de una afectación en la vida diaria pero en el caso los pacientes que pertenecen a la tercera edad, el agravio es todavía mayor que si se compara con pacientes en otro segmento de edad. Por ello es fundamental la prevención y el diagnóstico precoz para poder recibir un tratamiento adecuado.

Marta Escobedo. Psicóloga de IVANE SALUD.

Dra. Elisa Ibáñez. Psiquiatra de IVANE SALUD.

Unidad de Salud Mental y Psiquiatría Hospitalaria en Vithas Hospital Nisa Valencia al Mar.
Centro de desintoxicación Valencia. Clínica de Desintoxicación y Patología Dual en Vithas Hospital Nisa Aguas Vivas.