Las habilidades sociales en Salud Mental

Como seres humanos y que viven en comunidad, tenemos la necesidad de relacionarnos con los que nos rodean, y para este fin hacemos uso de la comunicación interpersonal. La comunicación es un proceso recíproco en el que los papeles de emisor y receptor del mensaje se van intercambiando, pero con eso no basta para que se considere que la comunicación ha sido efectiva, el mensaje debe ser enviado y recibido de manera clara, en un marco de comprensión y entendimiento, pero sobre todo, es importante que la persona tenga las aptitudes para ello, lo que se conoce como las habilidades sociales.

Las habilidades sociales son las conductas que llevamos a cabo en situaciones de interacción social, hace referencia a la destreza con la que la persona se maneja en las relaciones sociales.

Son conductas aprendidas, no forman parte de nuestra personalidad sino que las vamos formando por medio de la educación y las relaciones. Por este este motivo, las habilidades pueden ser entrenadas y todas ellas mejoran con la práctica.

Pero existen casos en que por diferentes motivos la adquisición de estás habilidades no se ha llevado acabo de forma exitosa. Las consecuencias de esta falta de dominio social se traducen en una baja autoestima y al temor ante situaciones que impliquen la interacción con otros, lo que supone los sentimientos de ineficacia personal y de rechazo por parte de los iguales.

Existen evidencias que señalan el déficit en habilidades sociales como uno de los factores más influyentes en el desarrollo y evolución de la enfermedad mental, concretamente en el caso de la esquizofrenia, donde los síntomas propios del trastorno conducen al detrimento de estas habilidades. La incomunicación y el aislamiento social que deriva de ello predispone al malestar psicológico y alteraciones emocionales como ansiedad y depresión.

Es por ello que desde el marco de la salud Mental se apuesta por incluir el entrenamiento en Habilidades sociales dentro de los programas de rehabilitación psicosocial para trastornos mentales graves. En este entrenamiento se trabaja con los pacientes tratando de mejorar sus interacciones sociales con el uso de técnicas como el role playing, el modelado o el ensayo conductual, incluyendo además estrategias de resolución de problemas y reestructuración cognitiva. El objetivo final sería fomentar la inclusión de los pacientes en la comunidad social dotándoles de las herramientas necesarias y aumentando su autoconfianza, lo que influye enormemente en la recuperación de la propia enfermedad mental.

El hecho de poder comunicarnos con los demás, el poder compartir experiencias y pensamientos nos permite tener la sensación de unión y apoyo mutuo. Este sentimiento de amparo  nos aporta seguridad y mejora nuestro estado de ánimo al mismo tiempo que aumenta nuestra capacidad para manejar las adversidades a las que nos enfrentamos a diario.  La comunicación también nos permite disponer de un marco en el que a través del conocimiento del otro, llegamos a conocernos a nosotros y aceptar tanto nuestras debilidades como nuestras fortalezas.

Marta Escobedo. Psicóloga de IVANE SALUD.

Dra. Giovanna Legazpe. Psiquiatra de IVANE SALUD.

Unidad de Salud Mental y Psiquiatría Hospitalaria en Vithas Hospital Nisa Valencia al Mar.
Centro de desintoxicación Valencia. Clínica de Desintoxicación y Patología Dual en Vithas Hospital Nisa Aguas Vivas.