Fototerapia o Terapia de Luz, un antidepresivo natural.

Como seres vivos, nos alimentamos y respiramos gracias a las plantas y a las transformaciones energéticas que se dan en la naturaleza. Esta fuente de energía proviene del sol, sin la cual sería imposible la vida en el planeta. Es por ello que la mayor parte de las civilizaciones antiguas, especialmente las que basaban su sustento en la agricultura, veneraban al astro. Pese a que los avances tecnológicos nos han permitido superar muchas limitaciones (Comunicación a distancia, medios de transporte, etc), en la base de todo ello seguimos dependiendo de la naturaleza y en definitiva de la energía que el sol produce.

 El sol facilita que se produzcan determinadas funciones y aporta beneficios a nuestra salud.

No hay que olvidar, la importancia que la luz solar tiene en nuestro organismo. El sol facilita que se produzcan determinadas funciones y aporta beneficios a nuestra salud. Un ejemplo de ello sería el aumento en la síntesis de la vitamina D gracias a la exposición solar, cuyos efectos se traducen en una mejoría del estado de ánimo y efecto relajante. La energía solar también interviene en el fortalecimiento del sistema inmunológico, hay estudios que afirman que mejora el desempeño de los glóbulos blancos. Además se ha demostrado que la luz solar influye en nuestro nivel de energía, sintiéndonos más activos y dinámicos con el aumento de liberación de hormonas como la Serotonina.

Pero no todas personas tenemos acceso a estos beneficios. Muchos estudios afirman que la falta de exposición al sol en algunos países nórdicos es una de las principales causas de la depresión en los habitantes. Durante los meses de invierno se recetan altas dosis de vitamina D como medida para contrarrestar los efectos físicos y psicológicos que produce la deficiencia de luz solar. Entre estos efectos se incluyen dolores musculares y óseos, deterioro en las funciones cognitivas o debilitamiento del sistema inmune.

Una alternativa a la vitamina D sintética es la FOTOTERAPIA O TERAPIA DE LUZ, una técnica que se basa en exponer al paciente a una luz intensa, durante cortos periodos de tiempo y bajo ciertas medidas de seguridad. Es una terapia de fácil administración, con bajo coste y sin efectos secundarios. Su administración requiere que el paciente permanezca frente a una fuente de luz con los ojos cerrados durante un periodo de entre 15 minutos y dos horas. Se recomienda una vez al día y preferiblemente a primera hora de la mañana.

Por tanto, la luz solar se entiende como un antidepresivo natural. Los profesionales sanitarios recomiendan ante los primeros síntomas de estado de ánimo depresivo exponerse algunas horas al sol o simplemente realizar más actividades al aire libre, y con ello mejorar el estado de salud tanto física como mental lo que favorece el bienestar psicológico. De hecho, en los países nórdicos, en los que las horas de luz solar es menor, la luminoterapia o la terapia de luz se recomienda de uso habitual en el domicilio como herramienta preventiva de malestares psicofísicos y se considera como alternativa terapéutica de primera elección en los trastornos depresivos leves de ritmo estacional.

Marta Escobedo. Psicóloga de IVANE SALUD

Dra. Alejandra González. Psiquiatra. Directora Terapéutica de IVANE SALUD

Unidad de Salud Mental y Psiquiatría Hospitalaria en Vithas Hospital Nisa Valencia al Mar

Centro de desintoxiación Valencia. Clínica de Desintoxicación y Patología Dual en Vithas Hospital Nisa Aguas Vivas