Un 6,5% de las mujeres mayores de 40 años presentan alucinación olfativa

La fantosmia o alucinación olfativa es un trastorno puntual o reiterado según el cual se percibe un olor “fantasma” que resulta habitualmente desagradable y que no está presente en el entorno. Las personas que lo padecen son conscientes de que su percepción no es real, puesto que si miran alrededor no existe lo que están percibiendo. El olor desagradable, olor a podrido, productos químicos o humo, en la mayoría de los casos se puede percibir en un orificio o en ambos y el olor puede estar presente siempre o puede ir y venir.

La incidencia del trastorno es de 6,5% de los adultos mayores de 40 años, siendo más común en las mujeres y aumenta con la vejez, al contrario que el olfato, el cual disminuye con la edad.

Factores de riesgo de la fantosmia

Pese a que no se sabe con exactitud los motivos por los cuales aparece este trastorno, existen dos tipos de fantosmia; la periférica, relacionada con las fosas nasales, donde las células hiperactivas no detectan correctamente el olor en la nariz; y la central, cuando existe un error en los receptores cerebrales y un funcionamiento deficiente del procesamiento de los estímulos olfativos en el cerebro, según la Sociedad Española de Neurología (SEN). Con tal de diferenciar los dos tipos, se tiene en cuenta la frecuencia de los episodios, puesto que son más reiterados cuando se trata de la fantosmia central.

Uno de los factores relacionados con la aparición de este trastorno es tener una salud deficiente. A su vez, se relaciona tener un nivel socioeconómico bajo, debido a la exposición a la contaminación y al empeoramiento de la salud por ello; por otro lado, tener xerostomía o sequedad en la boca aumenta tres veces la posibilidad de tener fantosmia; para finalizar, los pacientes con lesiones neurológicas también presentan un aumento a la hora de sufrir este trastorno.

¿Qué problemas de salud derivan de la fantosmia?

Como consecuencia de sufrir este trastorno e intentar deshacerse del aroma imaginario, pueden aparecer irritación, ansiedad, depresión y desesperación. Al aparecer durante las comidas hace que resulten desagradables.

En algunas ocasiones, el olor irreal puede ser un síntoma de una enfermedad importante; por lo que es necesario acudir al médico lo antes posible para realizar un chequeo. Las enfermedades más destacadas son: rinitis alérgica y no alérgica, sinusitis, pólipos o tumores nasales. También se puede relacionar con Parkinson, esquizofrenia, ictus, migrañas y epilepsia. El abordaje se ha de realizar desde una perspectiva multidisciplinar; para conocer el origen del olor fantasma y establecer un tratamiento adecuado.

Clara Díez, psicóloga de IVANE SALUD.

Dra. Elisa Ibáñez, psiquiatra de IVANE SALUD.

Unidad de Salud Mental y Psiquiatría Hospitalaria en Vithas Hospital Nisa Valencia al Mar.

Clínica de Desintoxicación y Patología Dual en Vithas Hospital Nisa Aguas Vivas.