El amplio mundo de los personajes famosos y las celebrities del mundo de la televisión, el cine, la música o los deportes ofrece una imagen de alegría y diversión que para muchos de ellos se convierte en una verdadera trampa de la que resulta complicado salir.

El amplio mundo de los personajes famosos y las celebrities del mundo de la televisión, el cine, la música o los deportes ofrece una imagen de alegría y diversión que para muchos de ellos se convierte en una verdadera trampa de la que resulta complicado salir. No en vano, ese mundillo se encuentra particularmente expuesto a peligros como el abuso de drogas, y muchas personalidades que no parten de una situación personal y emocional sólida pueden dejarse arrastrar hasta lo más profundo de la adicción.

En todos los ámbitos podemos encontrar numerosos ejemplos de personajes conocidos que han sido golpeados por los problemas de adicción. Quizás la labor más importante sea poder resumirlos.

Quizás el mundo del cine es el que nos deja ver casos más notables, especialmente en actores o actrices. Los casos más recientes y conocidos puede que sean los del actor y director Ben Affleck (protagonista de “Batman vs Superman”, “La Liga de la Justicia”), quien ha confesado haber recaído en su adicción al alcohol, después de haber conseguido dejarlo tras varios años de duros intentos.

Johnny Depp (protagonista de la saga de “Piratas del Caribe”) es otro de los famosos, y de él han surgido numerosas quejas en su último rodaje a causa de sus problemas con el consumo de alcohol y sus problemas de alcoholismo desde hace años.

Robert Downey jr, afamado por sus recientes éxitos como Iron Man, tuvo que superar también una larga etapa de lucha contra las drogas, en la que tuvo que dejar su carrera como actor durante años y estuvo al borde de la ruina no solo económica, sino también personal, familiar y social. Los éxitos de los que disfruta en la actualidad en la gran pantalla,  son el resultado de un éxito en el abandono de todas las adicciones y en la capacidad de mantener un compromiso y un proceso de recuperación en la fase de prevención de recaídas.

Un caso no menos reciente, pero muy conocido, es el del actor Charlie Sheen, adicto a la cocaína entre otras sustancias, que ha sido protagonista de numerosos escándalos debido a sus alteraciones de comportamiento durante los estados de intoxicación aguda.

En su infancia, la actriz Drew Barrymore fue una de las protagonistas de la exitosa “E.T. el extraterrestre”, pero la fama a tan prematura edad le superó y, como ella misma ha confesado, a los 9 años ya era alcohólica, a los 10 empezó a fumar marihuana y a los 12 era adicta a la cocaína.

El oscarizado actor Matthew McConaughey tuvo que superar también problemas de alcoholismo para poder relanzar su carrera.  Mickey Rourke, que en la década de los 80 era un conocido galán, vio hundida su carrera también por el alcoholismo, que consiguió superar al cabo de muchos años, viendo por ello resurgir su carrera en el cine. Kirsten Dunst también vio interrumpida su carrera debido a su adicción a las drogas producto de una larga depresión, y también logró volver al cine después de poder superarlas. Macaulay Culkin, la estrella de los 90, vivió el divorcio de sus padres, el fracaso de su matrimonio a los 18 años y el abuso del alcohol y las drogas. Hoy está consumido por el uso de las drogas y ha estado al borde de la muerte por su adicción a la heroína y abuso de medicamentos.

Ese mundillo se encuentra particularmente expuesto a peligros como el abuso de drogas, y muchas personalidades que no parten de una situación personal y emocional sólida pueden dejarse arrastrar hasta lo más profundo de la adicción.

En el ámbito de la música, los ejemplos son muy numerosos. Nos bastará señalar algunos de los más significativos, como el de Elton John, quien reconoce que estuvo luchando con su adicción a la cocaína hasta que lo consiguió en 1990.

Otro inglés, Robbie Williams, también confesó su adicción a las drogas, en particular el éxtasis, que también consiguió dejar atrás con éxito.

Axel Rose, polémico cantante y líder de la banda Guns n’ Roses, no pudo esconder sus problemas de adicción al alcohol y la cocaína, que le llegaron a causar problemas psiquiátricos serios por los que requirió internamiento.

Aunque quizás los casos más sonados fuesen los de Whitney Houston y Amy Winehouse, grandes artistas y cantantes que no pudieron superar sus problemas de adicción como consecuencia de sus consumos.

En el mundo del deporte, el caso reciente más sonado sería el del campeón del golf Tiger Woods, quien ve como su carrera cae en picado debido a sus excesos con las drogas.

En el fútbol no han sido pocos los que han llegado a tener problemas, pero quizás uno de los más famosos ha sido el inglés Paul Gascoigne, quien pasó de la fama y el éxito a una vida dominada por una terrible adicción al alcohol, en cuya lucha, todavía se encuentra inmerso.

Michael Phelps, el campeón mundial de natación, también tuvo sus problemas con las drogas, fundamentalmente con el cannabis contextualizado  al padecimiento de una patologia psiconeurológica de la infancia (trastorno por déficit de atención e hiperactividad) pero fue capaz de superarlo y poder mantener su carrera jalonada de éxitos.

La lista podría seguir, pero cabe mencionar que incluso los hijos de personajes famosos llegan a tener problemas con las drogas por culpa de la fama de sus padres. Son los casos de, por ejemplo, Romina Carrisi Power, la hija pequeña de los cantantes Romina y Albano, que ahora tiene 29 años, que ha confesado que cuando solo tenía 20 cayó en un abismo de drogas y alcohol después de participar junto a su padre en el reality italiano “La isla de los famosos”.

Indio Downey, hijo de Robert Downey Jr, fue arrestado por posesión de cocaína en 2014 y tuvo que seguir un programa de rehabilitación para dejar limpio su historial. Chester, hijo del actor Tom Hanks, también desapareció en 2015 durante un mes para curarse de su consumo de drogas. Lo mismo ocurrió con Stephanie, ahora ya recuperada, hija del cantante Jon Bon Jovi, que en 2012 sufrió una sobredosis de heroína y fue arrestada por posesión de droga. O con Tullulah Willy, la hija pequeña de Bruce Willis y Demi Moore que también siguió un proceso de desintoxicación a los 20 años.

Todos estos son una muestra, ejemplos de un conjunto muy amplio que corresponde al mundo de la fama. No todos los que se encuentran allí tienen por qué llegar a tener problemas, pero es evidente que cuanto más potentes son las luces, más sombras provocan. Y el éxito y el dinero son factores de riesgo muy fuertes, que mal gestionados y sin la ayuda de un entorno cercano protector, puede ser un factor de aparición de un trastorno adictivo grave.

Dr. Alejandra González. Directora Terapéutica. Psiquiatra de IVANE SALUD

Unidad de Salud Mental y Psiquiatría Hospitalaria en Vithas Hospital Nisa Valencia al Mar.

Clínica de Desintoxicación y Patología Dual en Vithas Hospital Nisa Aguas Vivas.