Factores de riesgo que favorecen el consumo de drogas en las mujeres

Existen múltiples factores que aumentan el riesgo de que una persona se inicie en el consumo de drogas. Aunque algunos son generales en los hombres y en las mujeres, existen diferencias específicas en cada género.

Factores de primer orden que predisponen a que las mujeres al abuso o consumo perjudicial de sustancias son los relacionados con el aspectos emocionales y afectivos.

El consumo de drogas femenino se caracteriza por: tener una respuesta inapropiada ante estados emocionales de diferente índole y por la necesidad de sociabilizarse con otras mujeres en espacios públicos.  Por lo que existe una falsa creencia de poder afrontar o evitar las dificultades cuando se consume una sustancia.

Dentro de los factores individuales que pueden llevar al abuso de sustancias por parte de las mujeres se encuentran: los trastornos afectivos de tipo depresivo, tener una baja autoestima, sufrir estrés y ansiedad, sentir emociones o sentimientos de tristeza, frustración o soledad, aislamiento, sentir una necesidad de superar la timidez o el miedo, haber sufrido abusos sexuales, presentar trastornos alimentarios, sentir insatisfacción en las relaciones afectivas y sexuales o insatisfacción personal.

En los factores familiares se encuentra las enfermedades mentales que puede haber en la familia, miembros de la familia consumidores de drogas, desintegración familiar, perdida de familiares, distanciamiento familiar, conflictos de pareja, separación o divorcio, relaciones sexuales insatisfactorias, violencia de género, estilo educativo autoritario, etc.

En referencia a los factores sociales se encuentran las relaciones con personas que consumen drogas, autoexigencia en el entorno laboral, escaso desarrollo personal por falta de espacio, ausencia de participación social, temor al rechazo, necesidad de imitar la conducta masculina, etc.

Como se ha comentado, los factores de riesgo en el consumo de drogas en mujeres difieren de los hombres en algunos aspectos, motivo por el cual también requiere un método de tratamiento distinto. En primer lugar, es primordial trabajar la prevención, con tal de evitar el consumo de drogas. Para ello se puede buscar asesoramiento profesional, buscar grupos de autoayuda, aprender a disminuir el estrés y la ansiedad o evitar relacionarse con personas consumidoras de drogas, entre otras. 

No obstante, en el caso de que la conducta de consumo se haya implantado, se deberá buscar la figura de un profesional que ayude a superar la problemática mediante un abordaje ajustado a la persona e integral que aborde la patología dual que con frecuencia existe en este tipo de enfermedades.

La patologia dual supone el tener en cuenta que tanto síntomas psiquiátricos como la enfermedad adictiva están presentes dentro de la persona y que multiplica la gravedad del cuadro y el sufrimiento del paciente.  El abordaje de la patologia dual debe ser integral y por el mismo equipo de profesionales, para obtener los mejores resultados terapéuticos y el menor riesgo de recaídas.

Clara Díez. Psicóloga de IVANE SALUD.

Dr. Augusto Zafra. Psiquiatra. Director de IVANE SALUD.

Unidad de Salud Mental y Psiquiatría Hospitalaria en Vithas Hospital Nisa Valencia al Mar.
Centro de desintoxicación Valencia. Clínica de Desintoxicación y Patología Dual en Vithas Hospital Nisa Aguas Vivas.