Estrés, adicción y trastorno bipolar

El trastorno bipolar es una de las enfermedades psiquiátricas que más se ha relacionado con problemas de adicción a sustancias. Se ha visto cómo la población que padece alguna enfermedad psiquiátrica a lo largo de su vida tiene un mayor riesgo de presentar abuso o dependencia de sustancias. Existen diversas teorías y explicaciones al respecto, sin embargo no todas las enfermedades están relacionadas del mismo modo ni en general cuentan con las mismas probabilidades de manifestarse en un momento dado en forma de patología dual.

El trastorno bipolar aparece en muchos estudios como la enfermedad que más se relaciona con consumo problemático de sustancias. En la práctica clínica, esto acarrea una serie de complicaciones en cuanto al pronóstico, a nivel clínico, funcional y terapéutico.

El alcohol es la sustancia que más se ha relacionado con la enfermedad, hallándose en algunos estudios una comorbilidad de hasta el 50-60% de los pacientes.

Por otra parte, es de destacar también que en el grupo de pacientes con adicción a sustancias, la prevalencia de trastorno bipolar es más alta que entre la población general.

Diversas explicaciones parecen justificar dichas asociaciones, entendiéndose que todas son válidas y que pueden estar interrelacionadas en grado variable.

  • Algunos estudios han hallado solapamiento entre genes que favorecerían una vulnerabilidad.
  • Comparten mecanismos fisiopatológicos comunes. Alteraciones en sistemas de neurotransmisores sobre todo en las vías dopaminergicas, como los procesos de adaptación en las vías de señalización postreceptorial pueden estar implicados en la etiología de ambos.
  • Algunos rasgos de personalidad que suelen encontrarse más en pacientes bipolares como la impulsividad y la búsqueda de experiencias pueden favorecer también un mayor riesgo de abuso.
  • La hipótesis de la automedicación, en la cual los pacientes tienden a consumir sustancias con el objetivo de aliviar o tratar alguno de los síntomas de la enfermedad o a veces de los efectos secundarios de la medicación. Si bien parece que en el trastorno bipolar, hay una mayor tendencia a consumir sustancias estimulantes en las fases maníacas, por lo que esta hipótesis parece cobrar menos fuerza que en otros trastornos.

El estrés, la ansiedad y la vivencia de situaciones adversas derivan en este tipo de pacientes en un incremento considerable del riesgo de abuso por diversos motivos, entre los cuales influyen en mayor o menor medida algunas de las hipótesis presentadas. Son pacientes que pueden presentar una mayor disfunción psicosocial con la problemática y el estrés que ello genera; estas situaciones, gestionadas de forma errónea pueden o bien favorecer el abuso de sustancias y derivar en una descompensación clínica, bien sea un episodio depresivo o bien maníaco,  o por otro lado, favorecer en primera instancia el viraje a alguno de los dos polos generando así una mayor probabilidad de consumir  sustancias.

En todos estos casos estamos hablando de un trastorno bipolar más complejo, más difícil de tratar y con un peor pronóstico.

Es preciso un abordaje que abarque ambos trastornos, un conocimiento farmacológico y psicoterapéutico que integre  las particularidades de ambos.

Dr. Fernando Andrés España. Psiquiatra de IVANE SALUD.

Jose Maria Marco. Psicólogo de IVANE SALUD.

Unidad de Salud Mental y Psiquiatría Hospitalaria en Vithas Hospital Nisa Valencia al Mar.
Centro de desintoxicación Valencia. Clínica de Desintoxicación y Patología Dual en Vithas Hospital Nisa Aguas Vivas.