Al hablar sobre la Esquizofrenia normalmente se suele hacer referencia la presencia de los síntomas “positivos” como son la presencia de alucinaciones, ideas delirantes, comportamientos extraños, etc.

Estos síntomas no son los únicos que suelen aparecer en el curso de la enfermedad pues también existen los llamados “síntomas negativos” que afectaría de forma más o menos precoz a quienes padecen la enfermedad y que marcaría el pronóstico y el funcionamiento futuro del paciente.

Los síntomas deficitarios de la esquizofrenia Incluiría:

  • la anhedonia o la incapacidad para experimentar placer por cosas que antes le gustaba realiza.
  • la abulia o  falta de energía o desinterés o falta de impulso vital.
  • Apatía o falta de iniciativa.
  • el empobrecimiento del pensamiento y la cognición, manteniendo dificultades para mantener la atención o presentar fallos de memoria.
  • el embotamiento afectivo, mostrando dificultad para expresar lo que siente, puede desaparecer los sentimientos de calor y afecto hacia los demás y tener problemas para poder comunicarse. Tendrían diminuidas las emociones en el rostro y el tono de voz sería más monótono y llano.

Estos síntomas como vemos suponen una pérdida de capacidades del paciente para mantener una vida lo mas adaptativa posible, pudiendo afectar al ámbito laboral, social, familiar y de pareja. Estos pacientes muchas veces precisan de ayuda para poder hacer tareas diarias básicas como puede ser mantener una adecuada higiene personal y un adecuado aspecto físico.

Estos últimos años ha crecido el interés por la sintomatología negativa y cognitiva de la esquizofrenia. En el comienzo de la era antipsicótica, el primer objetivo era controlar al paciente, primero de forma conductual, mediante la sedación, y segundo, en sus síntomas mas floridos y productivos, es decir, la clínica delirante-alucinatoria.

Una vez alcanzado ese objetivo, al menos en la mayoría de pacientes, surgieron las corrientes que trataban de buscar la total integración del paciente en la sociedad, pero se enfrentan con un escollo a menudo más difícil de salvar que los síntomas psicóticos positivos: el defecto esquizofrénico. Los últimos 30 años, el objetivo ha sido intentar evitar la defectualidad esquizofrénica, o enlentecer su progresión una vez establecido, tanto mediante técnicas psicológicas, rehabilitadoras o farmacológicas.

Por lo tanto, puede que los síntomas negativos sean menos llamativos o tengan una aparente menor repercusión comparados con los síntomas positivos pero sus efectos son igual o más perjudiciales. Además se añade la dificultad de que estos síntomas son mucho más difíciles de reconocer como parte de la enfermedad, y muchas veces son confundidos con un cuadro depresivo, con abuso de sustancias o efectos secundarios de la medicación.

La creencia común es que los síntomas negativos tienden a empeorar dando lugar a un deterioro progresivo en el funcionamiento del paciente. Sin embargo, algunos estudios observacionales sugieren que estos síntomas son relativamente estables, mientras que los estudios más recientes reconocen que su curso es muy heterogéneo. En un intento por explicar esta heterogeneidad, se ha propuesto una distinción entre los síntomas negativos atribuibles a factores externos como la hospitalización o los efectos secundarios de la medicación, que tienden a mejorar relativamente rápido cuando se eliminan las causas externas, y los síntomas negativos primarios (o nucleares) que pueden persistir durante largos periodos de tiempo.

Las intervenciones deberán estar centradas en mejorar la calidad de vida de estos pacientes junto con la de sus familiares. La importancia de un tratamiento multidisciplinar que incluyera profesionales del área de la psiquiatría, psicología o de los servicios sociales entre otros es fundamental.

Dr. Miguel Ángel Harto. Psiquiatra de IVANE SALUD.

Dr. Augusto Zafra. Director Psiquiatra de IVANE SALUD.

Unidad de Salud Mental y Psiquiatría Hospitalaria en Vithas Hospital Nisa Valencia al Mar.

Clínica de Desintoxicación y Patología Dual en Vithas Hospital Nisa Aguas Vivas.