El Síndrome de Rapunzel o tricofagia es un trastorno psicológico compulsivo relacionado con la tricotilomanía y hace referencia a la ingesta del propio pelo de la cabeza, cejas y pestañas después de habérselo arrancado, con la finalidad de calmar la angustia y la ansiedad. Con el tiempo se puede acumular el pelo en el tracto gastrointestinal, debido a que este no digiere la queratina que se encuentra en el cabello, por lo que se va acumulando formando una masa que ha de ser eliminada quirúrgicamente. Esta masa normalmente causa malestar en la persona como indigestión o dolor de estómago.

En Estados Unidos afecta al 4% de la población, afectando mayoritariamente a las mujeres jóvenes menores de 20 años

Se calcula que en Estados Unidos el Síndrome de Rapunzel afecta al 4% de la población, afectando mayoritariamente a las mujeres jóvenes menores de 20 años con una relación 4 a 1 respecto a los hombres. La mayoría de estas personas presentan sentimientos de tristeza, depresión, ansiedad y una baja autoestima.

Los pacientes que sufren este trastorno retuercen el cabello hasta que se desprende y son incapaces de detener esta conducta. Se calcula que de las personas que sufren tricotilomanía, un 30% deriva en tricofagia, es decir, de las personas que sufren esta enfermedad en la que se arrancan el cabello, solamente una tercera parte de las personas se lo comen. Habitualmente cuando existe tricotilomanía, se relaciona con otro trastorno psiquiátrico como depresión o ansiedad. En niños se relacionan con abusos sexuales, maltrato psicológico o retraso mental.  Asimismo, la tricotilomanía también se ha relacionado con personalidades obsesivo-compulsivas o con dificultades en el control de la impulsividad, siendo ambas dimensiones presentes en mayor o menor proporción en los pacientes que padecen este tipo de trastorno.

¿Cuáles son los síntomas del Síndrome de Rapunzel?

Los síntomas de alerta de un posible Síndrome de Rapunzel son dolor abdominal, náuseas, pérdida del apetito, tensión abdominal, vómitos, pérdida de peso, sangrado o perforación intestinal.

Al ingerir cabello, se forma una bola de pelo llamado tricobezoar que obstruye las paredes del intestino y se acumula junto con restos de comida y fluidos corporales formando una pelota. Se puede detectar mediante un escáner o ultrasonido abdominal.

La tricofagia desencadena otras consecuencias para la salud como inflamación en las encías, diarrea o mala absorción de nutrientes.

¿Cuál es el tratamiento para la tricofagia?

Con la finalidad de solucionar el problema que presenta el paciente, se ha de realizar una intervención quirúrgica y extraer los tricobezoares mediante una laparoscopia o endoscopia. Es recomendable acudir a un profesional para realizar un tratamiento psicológico para modificar la conducta y ayudar a eliminar la conducta compulsiva.

A su vez, tener una alimentación rica en proteínas y pobre en grasas puede ayudar a suplir las carencias alimentarias.

Clara Díez. Psicóloga de IVANE SALUD.

Dra. Amparo Espinosa. Psiquiatra de IVANE SALUD.

Unidad de Salud Mental y Psiquiatría Hospitalaria en Vithas Hospital Nisa Valencia al Mar.

Clínica de Desintoxicación y Patología Dual en Vithas Hospital Nisa Aguas Vivas.