Cuando hablamos del síndrome de Hubris debemos comenzar por aclarar que este trastorno ha sido bautizado de tal manera en virtud de los términos “hibris” o “hybris” de origen griego y que podrían traducirse al español como “desmesura”. Como se imaginarán, este síndrome está vinculado con aquellas personas que cuentan con una autoconfianza o un orgullo propio exagerado, sobre todo cuando se trata de personas de poder.

Aunque no es oficialmente una enfermedad reconocida por la medicina, el síndrome de Hubris puede asociarse más a términos sociológicos y psicológicos del comportamiento humano.

Se ha vuelto extremadamente popular en los últimos años, ya que ha comenzado a utilizarse para hacer referencia a líderes políticos mundiales que ostentan delirios de grandeza en virtud de sus puestos. Nombres como Hitler o Margaret Tatcher son algunos de los nombres que se suelen relacionar habitualmente.

En el artículo de hoy revisaremos algunas cuestiones básicas de este síndrome, sus síntomas y cómo actúa en quienes lo padecen.

Cómo funciona el también llamado “síndrome del poder”

Como les contamos en párrafos anteriores, el síndrome de Hubris obtiene su nombre a partir del término griego “hibris” que se traduce como “desmesura” al español, siendo este trastorno el típico de aquellas personas que en virtud de sus puestos de poder tienen una confianza propia exagerada y casi rozan el orgullo ciego.

Qué opinan los expertos

Según los expertos  sólo se desarrolla plenamente cuando la persona ya ha mantenido su situación de poder por un determinado periodo de tiempo, por lo que la aparición de esta enfermedad no tiene una edad concreta ni tiene preferencias en cuanto al sexo de la persona. Como principal evidencia de que el síndrome de Hibris ha hecho su aparición tenemos al cambio de personalidad que suele caracterizar a las personas que se encuentran bajo su influencia y que sigue un patrón muy típico de las patologías psicológicas.

Este síndrome suele afectar a pocas personas y la ciencia todavía tiene mucho que estudiar para encontrar más evidencias científicas y explicaciones de este tipo de enfermedad psicológica, por lo que existen estadísticas muy poco concretas con respecto a este trastorno, pero sí se han podido definir algunos de los síntomas más típicos que se pueden aparecer junto con el síndrome de Hibris en quienes lo padecen:

  • Estas personas creen que el mundo es un lugar destinado a su propia glorificación a través de sus elementos de poder.
  • Suelen estar bastante obsesionados con mejorar su imagen personal y constantemente toman acciones para lograrlo.
  • Relacionado un poco con el punto anterior, quienes padecen el síndrome de Hibris suelen mostrar una preocupación exagerada y desproporcionada tanto de la imagen como de la opinión de terceros sobre ellos.
  • Al hablar, estos sujetos pueden tener un tónico bastante exaltado y entusiasta.
  • Es muy frecuente al oírlo hablar escuchar que vincula y relaciona a su persona con la organización o la nación que dirige.
  • Es muy común que los sujetos con esta enfermedad usen el plural mayestático en todas sus conversaciones con cualquier persona.
  • El desprecio por los demás es muy normal en estos individuos y lo expresan externamente sin problemas. Creen que son superiores por distintas características que los enaltecen, incluyendo la posesión de poder, despreciando los consejos de los demás.
  • Como se imaginarán y como consecuencia de todo lo mencionado anteriormente, las personas con este problema pierden el contacto con la realidad y pueden resultar bastante delirantes en sus aspiraciones y acciones con respecto a las personas que dirigen.