El ajedrez ha dejado de considerarse enteramente como un juego y se ha transformado en una nueva herramienta para el tratamiento de determinadas adicciones y trastornos cognitivos, y España ha sido el país pionero en este tipo de prácticas.

Terapeutas y psiquiatras han incorporado este juego de lógica como una nueva manera de tratar y aliviar diferentes trastornos mentales, adicciones a sustancias peligrosas e incluso se ha comenzado a utilizar como método frecuente en los niños que padecen de TDAH o déficit de atención.

La función del ajedrez en las terapias

El ajedrez ha dejado de ser un simple juego de mesa en algunos lugares y se ha transformado en una actividad con un valor social y curativo increíble. Como bien dijimos al comienzo de este articulo, esta práctica se está aplicando a todo tipo de pacientes con problemas mentales, adictos a sustancias y niños que padecen del síndrome de déficit de atención.
A través de este sencillo juego de lógica, se ayuda a los adictos a desarrollar el pensamiento estratégico. A través de éste, no sólo aprenden a establecer planes y objetivos en base a la observación de la realidad y de los acontecimientos potencialmente futuros, sino que además intensifican su capacidad para controlar los impulsos y a pensar en los actos que se realizan, una aptitud muy necesaria para pacientes que sufren de dependencia a distintas sustancias.
El ajedrez terapéutico, como se lo ha bautizado recientemente, cuenta con objetivos bastante concretos y específicos que vale la pena conocer:
• Por un lado, aplicar el pensamiento estratégico que se desarrolla en el ajedrez para la toma de decisiones en la vida cotidiana.
• Aprender a usar estrategias que nos ayuden a manejar nuestra vida social y laboral.
• Aplicar la planificación para todas las situaciones de la vida.
• Controlar los impulsos y pensar las veces que sea necesario antes de realizar cualquier tipo de acción.

Beneficios en la lucha contra las adicciones

El objetivo principal de estos programas de ajedrez terapéutico está vinculado con que los adictos no solo mejoren su aspecto general cognitivo sino además evitar todo tipo de recaídas en sus malos hábitos. Además, teniendo en cuenta que el ajedrez es una actividad proactiva, ayuda a combatir la típica postergación y la costumbre de evadir las responsabilidades que tanto caracteriza a las personas que sufren de cierta dependencia.
Además de lo ya mencionado y de cómo el ajedrez puede ayudar a los adictos a sobrellevar su enfermedad, existen otros beneficios generales que también vale la pena conocer: el ajedrez es muy útil para incentivar a la creatividad y al pensamiento abstracto, además mejora y potencia considerablemente la memoria, y aumenta nuestro coeficiente intelectual. Facilita nuestra concentración, y nos permite cultivar herramientas personales para la resolución de conflictos y el pensamiento estratégico.