Efectos de las drogas en mujeres y embarazadas

La drogas en mujeres presentan una mayor dificultad a la hora de iniciar un tratamiento, aunque en general consumen menos sustancias que los hombres, son más vulnerables a los efectos de las drogas. El patrón de adicción a drogas ha ido evolucionando a lo largo de los años. Mientras que antes el consumo formaba parte de la población masculina, con el tiempo las mujeres han ido incorporando hábitos de consumo de drogas en su vida.

Alcohol

Las mujeres presentan mayor desarrollo a la dependencia en un período mas corto que los hombres y pueden tener lesiones hepáticas más graves.
En relación con el embarazo, la ingesta de alcohol es perjudicial ya que la droga entra en contacto con la placenta y puede travesarla alcanzando la corriente sanguínea del feto. A su vez, puede haber otras dificultades como parto prematuro, bajo peso al nacer, malformaciones, abortos o, incluso, el Síndrome Alcohólico-Fetal.

Cocaína

El consumo de cocaína produce daños en el cerebro, en los órganos sexuales, en el sistema cardiovascular, en pulmones e hígado, entre otros. Las mujeres son más sensibles que los hombres a los efectos cardiovasculares de la cocaína.
En relación con el embarazo, la incidencia de placenta previa es elevada, así como abortos, partos prematuros o nacimiento de niños muertos.

Cannabis

El consumo de cannabis puede producir infertilidad tanto en hombres como en mujeres. En las mujeres se produce una alteración del ciclo menstrual normal y se puede inhibir la producción de óvulos en los ovarios. El cannabis tiene un efecto inmunodepresor, por lo que existe un mayor riesgo de contraer infecciones.

En relación con el embarazo, las mujeres consumidoras de cannabis tienen un mayor riesgo de sufrir fuertes vómitos crónicos, motivo que podría afectar a la nutrición del feto. Los hijos de madres que consumen cannabis nacen con menor tamaño y peso y con un menor tamaño de cabeza.

Psicofármacos

El consumo de psicofármacos es muy habitual cuando existen trastornos de ansiedad o depresión ocasionados por dificultades económicas o problemas familiares, entre otros. Así mismo, también toman estos medicamentos mujeres que padecen insomnio y prolongan el tratamiento sin prescripción médica. En otras ocasiones se toman para paliar estados emocionales, empeorando la situación sin tratar de resolverla.

Los programas de tratamiento de mujeres con problemas de alcoholismo y adicciones a drogas han de ir orientados a tener en cuenta aquellos elementos particulares con el objetivo de proporcionar el mejor abordaje individualizado posible. Aunque existen diversos tipos de intervención, una de las lineas de actuación prioritaria es la psicoterapia enfocada a la recuperación psicoafectiva y relacional.

Marta Escobedo. Psicóloga de IVANE SALUD
Dra. Elisa Ibáñez. Psiquiatra de IVANE SALUD.

Unidad de Salud Mental y Psiquiatría Hospitalaria en Vithas Hospital Nisa Valencia al Mar.
Centro de desintoxicación Valencia. Clínica de Desintoxicación y Patología Dual en Vithas Hospital Nisa Aguas Vivas.