El número de accidentes mortales relacionados con las drogas inhalantes en Estados Unidos es entre 100 y 200 por año

Las drogas inhalantes son una serie de compuestos químicos de uso comercial o industrial que se consumen por inhalación y su uso produce un efecto psicoactivo en la persona.

Son un tipo de droga que no suele relacionarse con la adicción, sin embargo, un abuso de estas sustancias tiene grandes repercusiones pudiendo aparecer lesiones físicas o trastornos psicológicos permanentes cuando se produce un consumo crónico, o llegando incluso a causar la muerte.

El consumo es más habitual cuando existe un nivel socioeconómico bajo y los adolescentes de edades entre los 9 y los 15 años.

El consumo es más habitual cuando existe un nivel socioeconómico bajo y los adolescentes de edades entre los 9 y los 15 años aproximadamente, son los consumidores más habituales.

La forma de consumo suele ser en grupo y el motivo de la elección de esta droga es su bajo coste y la fácil accesibilidad en comparación con otras sustancias psicoactivas.

La mayoría de los inhalantes producen una excitación inicial seguida de somnolencia, desinhibición y aturdimiento, similar a la intoxicación alcohólica. Los inhalantes son aspirados por la nariz o por la boca de diferentes maneras:

  • Aspiración (“sniffing”) o inhalación (“snorting”) de los vapores de los envases.
  • Rociar los aerosoles en la nariz o en la boca.
  • Aspiración o inhalación de los vapores que han sido depositados en una bolsa de plástico o de papel (“bagging”).
  • Colocar en la boca un trapo que ha sido impregnado con una sustancia inhalante (“huffing”).

Estas drogas inhalantes son absorbidas rápidamente a través de los pulmones y llegan a la sangre, donde se distribuyen al cerebro y a otros órganos.

Debido a que la intoxicación dura unos minutos, se prolonga su uso, siendo muy perjudicial para la persona y pudiendo llegar a perder el conocimiento o a causar la muerte.

Cuando se termina de consumir, la persona puede notar una sensación de somnolencia que dura varias horas.

Tipos de sustancias volátiles y efectos

Los efectos que pueden encontrarse al inhalar disolventes, aerosoles y gases pueden ser muy diversos. Los efectos que se relacionan con la intoxicación por inhalantes incluyen beligerancia, apatía, deterioro del juicio y un desempeño inadecuado en el área laboral o social. Por otro lado, los efectos secundarios más generales son náuseas y vómitos.

En el caso de consumir una dosis muy elevada, pueden aparecer confusión y delirio, además de dificultad para hablar, letargo, falta de reflejos, debilidad muscular y estupor.

Son sustancias depresoras del Sistema Nervioso Central (SNC) y se diferencian en las siguientes sustancias:

  • Alcohol metílico (metanol). Se trata de un compuesto químico utilizado en la fabricación de pegamentos, anticongelantes y disolventes. El abuso de esta sustancia está asociado a la debilidad física, dolor de cabeza, ceguera o, incluso la muerte, entre 6 y 30 horas después de su consumo.
  • Cetonas. El inhalante más común es la acetona o propanona, empleada en los plásticos, disolventes, pegamentos, colas, desengrasantes. Su consumo ocasiona irritación en la piel, mucosas y ojos. El conjunto de síntomas se denomina “Síndrome de los inhaladores”.
  • Éster. Son similares a la acetona, como el acetato o etanoato de etilo y provocan el Síndrome de los inhaladores, aunque los síntomas no son tan graves como los anteriores.
  • Anestésicos. El más común es el tricloetileno o TCE, utilizado en la fabricación de disolventes y quitamanchas. Puede ocasionar lesiones permanentes de hígado, riñones y nervios craneales y el nervio óptico.
  • Hidrocarburos alifáticos. Se trata del hexano que se encuentra en la gasolina, en disolventes y en colas. Un abuso de esta sustancia causa anemia, debilidad y atrofia en los músculos.
  • Hidrocarburos aromáticos. El más conocido es el tolueno, que se encuentra en la gasolina, pegamentos y disolventes. Cuando existe una intoxicación aparecen nauseas, dolor de estomago, temblores, falta de apetito, obnubilación de la conciencia, ictericia y lesiones permanentes en hígado y riñones.

Otras de las consecuencias médicas del abuso de las drogas inhalantes son:

  • Asfixia, debido a la inhalación repetida que produce que las elevadas concentraciones de los vapores inhalados reemplacen el oxigeno disponible en los pulmones.
  • Sofocación debido al bloqueo de la entrada de aire en los pulmones cuando se inhalan los vapores en una bolsa de plástico sobre la cabeza.
  • Convulsiones ocasionadas por las descargar eléctricas anormales del cerebro.
  • Coma, debido a que el cerebro solamente mantiene las funciones vitales.
  • Traumas mortales, debido a los accidentes causados por la intoxicación, incluidos los accidentes de coche. El número de accidentes mortales relacionados con el uso de inhalantes en Estados Unidos es entre 100 y 200 por año, aproximadamente.

Las investigaciones que se han realizado en torno a las drogas inhalantes muestran que son sustancias sumamente tóxicas.

Los efectos neurotóxicos del abuso prolongado de los inhalantes incluyen síndromes neurológicos relacionados al control cognitivo, motriz, visual y auditivo, provocando anomalías que pueden derivar en una demencia grave.

>Mañana 26 de junio, es el “Día Internacional de la lucha contra el uso indebido y el tráfico ilícito de drogas”, echa un vistazo a la entrada de blog que hemos dedicado para conmemorar este día haciendo click aquí.

Clara Díez. Psicóloga de IVANE SALUD.

Dr. Miguel Ángel Harto. Psiquiatra de IVANE SALUD.

Unidad de Salud Mental y Psiquiatría Hospitalaria en Vithas Hospital Nisa Valencia al Mar.

Clínica de Desintoxicación y Patología Dual en Vithas Hospital Nisa Aguas Vivas.