Dismorfia corporal y Redes Sociales - IVANE SALUD

Dismorfia corporal y Redes Sociales

Índice de contenidos

El Trastorno Disfórmico Corporal o Dismorfia Corporal es un trastorno que altera la percepción de la imagen corporal, provocando que la persona tenga preocupación por defectos o imperfecciones que no son apreciadas o importantes para otras personas, y que llevan al individuo a realizar comportamientos por esta preocupación.

El Trastorno Dismórfico Corporal o TDC es un trastorno que afecta aproximadamente al 1,8% de la población, donde los individuos afectados pasan mucho tiempo centrados en corregir las imperfecciones percibidas.

En líneas generales, un individuo con TDC pasa la mayor parte del tiempo centrándose en sus defectos percibidos, con pensamientos negativos, comprobaciones y buscando la forma de ocultarlos.

Parte de las complicaciones o de los aspectos más complejos de este trastorno es el cansancio emocional generado por la insatisfacción y ansiedad por la búsqueda de una perfección corporal difícilmente alcanzable.

En términos de la clasificación de los Trastornos Mentales, en el DSM-5, el TDC se incluye en el espectro de los Trastornos Obsesivo-Compulsivos, y se pueden especificar diversos grados de introspección en el trastorno.

¿Qué se entiende por Dismorfia Corporal?

El Trastorno Dismórfico Corporal es una enfermedad mental en la que no se puede dejar de pensar en uno o más defectos percibidos en la apariencia física.

Se trata de un defecto que parece menor o que no puede ser visto por los demás. Pero que a la persona puede hacerle sentir avergonzada, intimidada y ansiosa hasta el punto de que afecte a su vida diaria y evite muchas situaciones sociales.

Alguna de las características del TDC, son las incesantes miradas al espejo con la búsqueda de una imagen agradable, o aceptable, la mayoría de las veces durante muchas horas al día.

El defecto percibido por la no perfección y los comportamientos repetitivos causan un sufrimiento emocional significativo y repercuten en la capacidad del individuo para desenvolverse en la vida cotidiana.

Causas del Trastorno Dismórfico Corporal

El TDC se desarrolla principalmente durante los primeros años de adolescencia, especialmente entre los 12 y los 13 años, siendo esta una de las etapas de más vulnerabilidad. Esto se debe a que en la adolescencia se suele dar especial importancia a la aceptación o las críticas por parte de otros compañeros.

La apariencia, así como otros aspectos, son muy importantes tanto para el adolescente como para cualquier otra persona, sin embargo, para los pacientes con TDC eso va incluso mucho más allá de cualquier preocupación o inseguridad normal, llegando a alcanzar niveles que afectan a la salud física y mental.

Las causas específicas del desarrollo del Trastorno Dismórfico Corporal no son conocidas, sin embargo, existen factores relacionados con su desarrollo:

  • Genéticos y fisiológicos

El TDC aparece frecuentemente en personas con Trastorno Depresivos, o con familiares que tienen TOC o Trastornos afectivos.

  • Niveles de Serotonina

La serotonina es una sustancia química endógena normal y necesaria para el adecuado funcionamiento orgánico, la cual se libera a nivel cerebral. Se ha visto respuesta favorable en personas tratadas con antidepresivos que actúan sobre la serotonina, y además puede tener relación con otros trastornos mentales.

  • Ambientales

Se ha relacionado con situaciones de abandono y abuso durante la infancia.

  • Factores culturales, la cultura de la imagen

Los estereotipos de belleza, a los que se da especial importancia en determinadas familias, y en general en la sociedad actual puede tener una influencia importante. Por ejemplo, diariamente las personas están rodeadas de mensajes publicitarios llenos de imágenes que expresan el deber de tener un cuerpo perfecto que cumpla los cánones actuales sin ninguna imperfección. Ante esto se debe ser consciente e intentar contrarrestar la influencia negativa de la cultura de la imagen con la valoración de otros aspectos en la vida.

El Trastorno Dismórfico Corporal no está provocado directamente por algo que haya hecho el paciente o sus familias, se trata de un problema de salud mental en el que intervienen distintos factores y que requiere tratamiento. La culpabilización sobre el Trastorno Dismórfico Corporal solo sirve para dificultar y retrasar el inicio del tratamiento, y con ello la mejoría.

Efecto de las Redes Sociales en la Dismorfia Corporal

La Dismorfia Corporal se incrementa, aún más, debido al auge y uso constante de los smartphones y redes sociales. Captar la imagen de alguien o de un grupo de personas durante un encuentro social, ocasiona (en quien padece este trastorno) una terrible aversión a ser retratado o grabado en vídeo.

Las redes sociales se definen como entornos digitales, plataformas que proporcionan herramientas a los usuarios para diseñar y visualizar sus perfiles, a partir de acciones como compartir textos, imágenes, aplicaciones y otros contenidos.

Esto con el fin de establecer una conexión y convivencia social mediante la exhibición pública de sí mismos, a través de comportamientos mostrados con diferentes niveles de participación y actividad.

Dentro de estas plataformas, existen los denominados influencers que, tal como se deduce, tienen un papel más relevante en cuanto a influencia social en internet.

PROTEGEMOS LA SALUD MENTAL DE LOS TUYOS DESDE HACE 9 AÑOS

SESIONES PRESENCIALES Y TAMBIÉN ONLINE

Son usuarios que poseen una mayor posibilidad de captar la atención y estimular a sus seguidores en la red para adoptar una determinada opinión.

No obstante, se sugiere que el índice de influencia no solamente depende de quién comienza la cascada de difusión de la información, sino también de la predisposición de las personas de la red a ser influenciadas.

Selfies y la Dismorfia Corporal

Las selfies en ocasiones son la fuerza impulsora que se encuentra detrás de las consultas de medicina estética o solicitudes de cirugía, buscando una imagen mejor como en las fotografías tomadas en condiciones idílicas o a las que se les ha podido aplicar filtros.

Se ha descrito que entre las personas de 16 a 25 años, la necesidad de un selfie perfecto lleva a dedicar una media de 16 minutos y 7 intentos para lograr un selfie aceptable.

La realidad de esto es que no solo se toma una selfie al día, pueden ser muchas fotografías a lo largo del día donde se repite el patrón antes mencionado.

El uso de filtros y la realidad (Instagram)

Los filtros de las redes sociales, combinados con un exceso de selfies, modifican la percepción de la belleza de una persona y pueden desencadenar un TDC.

En este momento, cualquier persona con un teléfono inteligente, tableta u ordenador puede utilizar filtros o herramientas de edición para eliminar las imperfecciones de su aspecto físico casi al instante.

A muchas personas les gusta poder cambiar su apariencia instantáneamente porque vivimos en una sociedad que da mucha importancia a la satisfacción inmediata.

Debido a esta necesidad, muchos de los pacientes que solicitan consultas de estética esperan que las cosas sucedan rápidamente, lo que, por lo general, es una expectativa poco realista.

Signos de dismorfia corporal

Los signos y síntomas del trastorno dismórfico corporal incluyen los siguientes:

  • Estar extremadamente preocupado por un defecto percibido en la apariencia que los demás no pueden ver o que parece poco importante.
  • Estar convencido de que tienes un defecto en tu apariencia que te hace feo o deforme.
  • Creer que los demás ponen especial atención en tu apariencia de una manera negativa o se burlan de ti.
  • Tener comportamientos dirigidos a arreglar u ocultar el defecto percibido que son difíciles de resistir o controlar, tales como mirarse frecuentemente el espejo, arreglarse o rascarse la piel.
  • Intentar ocultar los defectos percibidos con el estilismo, el maquillaje o la ropa.
  • Comparar constantemente tu apariencia con la de los demás.
  • Buscar con frecuencia la aprobación de tu apariencia por parte de los demás.
  • Tener tendencias perfeccionistas.
  • Buscar procedimientos estéticos con poca satisfacción.
  • Evitar situaciones sociales.

La preocupación por tu apariencia, los pensamientos excesivos y los comportamientos repetitivos pueden ser indeseables, ser difíciles de controlar y consumirte tanto tiempo que pueden causar una gran aflicción o problemas en tu vida social, trabajo, escuela u otras áreas de funcionamiento.

Características de personas con TDC

Es posible que te enfoques excesivamente en una o más partes del cuerpo. Es posible que la característica física en la que el individuo se enfoca, cambie con el tiempo.

Entre las características más comunes con las que las personas suelen obsesionarse se incluyen los siguientes:

  • Rostro, como la nariz, cutis, arrugas, acné y otras imperfecciones
  • Cabello, como apariencia, debilitamiento y calvicie
  • Apariencia de la piel y las venas
  • Tamaño de las mamas
  • Genitales
  • Tamaño y tono muscular

Por su parte, la preocupación de que la constitución del cuerpo sea demasiado pequeña o no sea lo suficientemente musculosa (Dismorfia Muscular) ocurre casi exclusivamente en los hombres.

La comprensión acerca del propio Trastorno Dismórfico Corporal varía. Se puede reconocer que las creencias acerca de los defectos percibidos son excesivas o no ciertas, que son probablemente ciertas o con total convicción de que son tal y como se perciben. Cuanto más convencido se esté de las creencias, mayor será la aflicción y perturbación que pueda experimentar en su vida.

¿Es posible prevenir el Trastorno Dismórfico Corporal?

La mejor prevención para el Trastorno Dismórfico Corporal es alejarse o tomar consciencia de las causas en la medida de lo posible. Una de ellas, las redes sociales que envían mensajes erróneos de cómo debe ser el individuo según  estereotipos sociales.

Intentar no obsesionarse con la imagen y aceptar los rasgos de cada uno, con tal de que la obsesión por el cuerpo no derive en este trastorno.

Por otra parte encontrar al especialista que mejor se adapte a las necesidades del paciente, con el que poder expresar las dudas o inseguridades abiertamente, puede ser otra forma de prevenir.

Un profesional puede ayudar ofreciendo pautas y consejos que ayuden al paciente a evitar la obsesión con su cuerpo, vivir conforme con su fisionomía de forma saludable y no desarrollar el Trastorno Dismórfico Corporal.

Compártelo en las redes

Deja un comentario

Últimas entradas

ortorexia-ivane-salud-blog

Ortorexia: La obsesión por comer sano

que-es-la-discalculia-ivane-blog

¿Qué es la Discalculia y cómo detectarla?

que-es-el-chemsex-ivane-salud-blog

¿Qué es el Chemsex y qué riesgos implica?

También te puede interesar...

Abrir chat
Hola ¿En qué te podemos ayudar?
Whatsapp Ivane Salud
Hola 👋
¿En qué te podemos ayudar?