30 de marzo, Día Mundial del Trastorno Bipolar

Hoy 30 de marzo se celebra el Día Mundial del Trastorno Bipolar (TB); con la intención de resaltar la importancia de una de las enfermedades a nivel mundial más incapacitantes, generar conciencia y reducir estigma. La iniciativa viene promovida por la Sociedad Internacional de Trastornos Bipolares (ISBD); junto a la Red Asiática de Trastorno Bipolar (ANBD) y la Fundación Bipolar Internacional (IBPF).

Actualmente el trastorno bipolar no es únicamente una enfermedad mental, sino que es considerada una enfermedad sistémica por la relación que tiene con otras partes del organismo, generando una gran morbimortalidad; por lo que es considerada como una de las enfermedades más limitantes e incapacitantes.

El trastorno bipolar y el consumo de drogas

El trastorno bipolar se relaciona directamente con un incremento de las enfermedades cardiovasculares, inmunológicas, neurológicas y metabólicas. Se relaciona además con un aumento del consumo de drogas, iniciándose antes en el mismo, dificultando su tratamiento y por tanto el pronóstico a nivel global; siendo esta relación entre los dos trastornos de los más estudiados y contratados dentro de las enfermedades mentales.

Toda esta morbilidad relacionada directa o indirectamente con el trastorno bipolar puede prevenirse y modificarse generando conciencia y educando a la población. El tratamiento se debe llevar a cabo de forma multidisciplinar, teniendo en cuenta que tanto la medicación, como la parte psicoterapéutica y psicoeducativa es importante. Esto resulta importante destacarlo  ya que el trabajo no se centra únicamente en tratar las recaídas sino también en evitarlas, aprender a detectarlas lo más precozmente posible; así como prevenir aquella parte más física comentada anteriormente.

El trastorno bipolar en España

En España, el diagnóstico del trastorno bipolar suele retrasarse de media alrededor de 5 a 7 años, en comparación con otros paises como por ejemplo EEUU que suele ser de 10 años podemos decir que se está por delante. Esto suele ocurrir en parte por el poco conocimiento que existe de la enfermedad en la población; porque algunos de los síntomas pueden pasar desapercibidos o enmascararse por otro tipo de problemas afectivos o relacionados con el consumo de sustancias y porque en general no se suele consultar con facilidad por este tipo de problemas. Sin embargo podemos decir que la tendencia ha cambiado desde hace algunos años, lo que ha permitido que el diagnóstico sea más precoz.

Es importante tener presente que las consecuencias de un retraso en el diagnóstico conllevan una demora en el inicio del tratamiento correcto y, por tanto, un peor pronóstico.

Como ocurre en cualquier enfermedad que no se trata pronto y adecuadamente existe el riesgo de cronicidad y complicaciones, de resistencia a los tratamientos, así como de todas las consecuencias para el paciente derivadas del sufrimiento que implica la enfermedad, hospitalizaciones e incluso en último extremo, el riesgo que conlleva de suicidio.

Dr. Fernando Andrés España. Psiquiatra y Directora Terapéutica de IVANE SALUD.

Unidad de Salud Mental y Psiquiatría Hospitalaria en Hospital Vithas Valencia al Mar.

Clínica de Desintoxicación y Patología Dual en Hospital Vithas Aguas Vivas.