El porcentaje de mujeres que sufren depresión duplica al de los hombres

La depresión es un trastorno que afecta a millones de mujeres y de hombres de todas las edades.

En referencia al género, existen diferencias en la depresión masculina y en la femenina. Se comparten los síntomas característicos de la enfermedad, sin embargo, la expresión emocional de dichos síntomas es diferente en los hombres y en las mujeres. Por lo que resulta más difícil diagnosticar precozmente a los hombres, puesto que existe una mayor dificultad para expresar sus sentimientos.

Sentirse triste o decaído es una reacción normal cuando se ha producido una pérdida, una decepción o al sentir frustración. Cuando este sentimiento se prolonga en el tiempo e interfiere en la vida laboral, familiar y personal es cuando se habla de depresión.

De este modo, los estudios muestran que el porcentaje de mujeres que padecen depresión duplica prácticamente el de los hombres. Según el Instituto Nacional de Salud Mental en Estados Unidos, se realizó un estudio en el que se encontró que los hombres muestran mayores síntomas físicos como dolor de espalda o de cabeza y dificultad para dormir. Estos tienen cierta tendencia a culpabilizar a los demás, a la irritabilidad, a la agitación, a la búsqueda de conflictos, a la dificultad para admitir dudas y a la desesperanza, entre otros.

Como solución a lo que les pasa, se suelen refugiar en el alcohol, viendo la televisión, en el deporte o en el sexo. Sin embargo, las mujeres tienden a culpabilizarse a sí mismas, se sienten tristes, apáticas y desvalorizadas y sienten ansiedad y miedo; tratan de evitar conflictos y les resulta fácil conversar sobre dudas y desesperanza. Como búsqueda de consuelo a lo que les ocurre buscan la comida, a los amigos y el amor.

En referencia a los factores de riesgo, existen algunos componentes comunes que hacen a la persona más vulnerable a sufrir este trastorno como, por ejemplo: la resiliencia o capacidad de hacer frente al malestar, tener un historial de adicción, la interpretación de acontecimientos como estresantes y la soledad o falta de apoyo social.

En el tratamiento recibido por ambos sexos, también existen diferencias. Teniendo en cuenta aspectos como el peso corporal, el tamaño de los órganos o las hormonas implicadas que pueden favorecer o entorpecer el efecto de los fármacos. De este modo, los hombres responderían mejor a un tipo de fármacos, mientras que las mujeres a otros. Asimismo, los factores educaciones, factores culturales de género suponen también diferencias a la hora de abordar las sesiones de psicoterapia que es necesaria como abordaje integral de la depresión.

Clara Díez. Psicóloga de IVANE SALUD
Dra. Alejandra González. Psiquiatra. Directora Terapéutica de IVANE SALUD
Unidad de Salud Mental y Psiquiatría Hospitalaria en Vithas Hospital Nisa Valencia al Mar.
Centro de desintoxiación Valencia. Clínica de Desintoxicación y Patología Dual en Vithas Hospital Nisa Aguas Vivas.