Demencia. Enfermedad de Alzheimer y Depresión

El síndrome demencial o la demencia es el deterioro de las funciones cerebrales superiores que aparece a consecuencia de diferentes motivos y que afecta al pensamiento, a la memoria y a la conducta, y que se traduce en un detrimento de la funcionalidad del paciente.

Dentro de los factores que se incluyen en la neurodegeneración cerebral de la enfermedad tipo Alzheimer es importante señalar que la presencia de los mismos no significa que inexorablemente se vaya a padecer en un futuro este tipo de demencia. Dicho esto, encontramos como factores los siguientes: cumplir años (es un factor, aunque es necesario saber que la demencia tipo Alzheimer no forma parte del envejecimiento normal de las personas); tener un hermano, hermana o padre con la enfermedad, más aun si la ha presentado antes de los 55 años; tener una “genética vulnerable” de ciertos genes ligados a la enfermedad tipo Alzheimer; el sexo femenino frente al sexo masculino; tener factores de riesgo cardiovascular (diabetes, dislipemia, cardiopatía, sedentarismo, obesidad…) o haber sufrido algún traumatismo craneal.

La demencia tipo Alzheimer abarca la dificultad en diferentes áreas de la función mental: la memoria, el lenguaje, el pensamiento, la percepción, el juicio y las habilidades cognitivas. De forma general, clásicamente el primer síntoma observable es el olvido, aunque cada vez con más frecuencia, los primeros síntomas son de corte psiquiátrico o psicológico como es la apatía, la tristeza, el insomnio, la irritabilidad.

El deterioro cognitivo leve (DCL) es el periodo intermedio entre el olvido normal y la aparición la enfermedad de Alzheimer. Las personas con DCL se caracterizan porque esta sintomatología tan atenuada no interfiere en el funcionamiento cotidiano ni en las actividades de la vida diaria básicas, ni instrumentales, aunque puede objetivarse la dificultad para realizar más de una tarea a la vez o resolver problemas, olvidar conversaciones, tardar más tiempo de lo habitual en hacer actividades más complicadas, perderse en rutas familiares, no encontrar el nombre concreto a objetos o personas cercanas, perder la capacidad de hedonismo en las actividades ociosas.

PROTEGEMOS LA SALUD MENTAL DE LOS TUYOS DESDE HACE 9 AÑOS

SESIONES PRESENCIALES Y TAMBIÉN ONLINE

A lo largo de la enfermedad de Alzheimer, más tarde o más temprano, e indisoluble del proceso deteriorante, aparecen lo que tradicionalmente se han denominado los Síntomas Psicológicos y Conductuales asociados a Demencia: alteraciones del sueño e inversión del ciclo circadiano; depresión o fluctuaciones del estado de ánimo, irritabilidad, cambio de la personalidad, delirios, confusiones, alucinaciones, retraimiento y abandono de las relaciones sociales. Estos síntomas requieren una evaluación y un abordaje psiquiátrico específico.

El diagnóstico requiere un examen completo, tanto al paciente como a la información de los convivientes habituales. Se pueden realizar exámenes para descartar las llamadas “causas reversibles” (anemia, tumores, infecciones, intoxicación por medicamentos, hidrocefalia, accidente cerebrovascular, enfermedad de tiroides, déficits vitamínicos…). La neuroimagen cerebral (TAC o RM) puede solicitarse para descartar otras causas de demencias. La única forma de saber con certeza que alguien sufrió la enfermedad de Alzheimer es realizar un estudio histológico de la biopsia cerebral de un paciente postmorten.

Respecto al tratamiento, no existe cura o reversibilidad para el proceso de enfermedad de la enfermedad de Alzheimer. El objetivo fundamentalmente se basa en los siguientes pilares de tratamiento: evitar la velocidad del deterioro de la enfermedad; manejar la sintomatología conductual y psiquiátrica asociada; modificar el entorno cotidiano para “hacer más fácil” el requerimiento funcional; apoyar a los familiares y cuidadores más cercanos. Las medicaciones, se utilizan para atenuar la velocidad de deterioro aunque no siempre se consigue y para atenuar las alteraciones de conducta y los síntomas psiquiátricos asociados.

Compártelo en las redes

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email

Deja un comentario

Últimas entradas

Pareidolia ¿Qué significa ver caras de personas?

Pareidolia ¿Qué significa ver caras de personas?

El Narcisista y el Narciso Maligno de Kernberg

El Narcisista y el Narciso Maligno de Kernberg

¿Qué es ser narcisista?

Significado de narcisista ¿Qué es ser narcisista?

También te puede interesar...

Abrir chat
Hola ¿En qué te podemos ayudar?
Whatsapp Ivane Salud
Hola 👋
¿En qué te podemos ayudar?