Una afección que aumenta dentro del personal sanitario: “el burn-out”

El “burnout” o el síndrome del trabajador quemado hace referencia a un estado emocional alterado en personas que están sometidas de forma crónica y constante a un estrés laboral elevado; y se caracteriza por 3 premisas: sensación de agotamiento extremo, disminución de la eficacia y funcionalidad laboral con baja realización profesional; y finalmente pensamientos y sentimientos negativos relativos a su trabajo.

El origen del término burnout

Este síndrome fue descrito por primera vez en 1969 por H.B. Bradley como metáfora de un fenómeno psicosocial presente en oficiales de policía de libertad condicional, utilizando el término staff burnout. Más tarde en 1976, es la psicóloga social Christina Maslach, quien presenta por vez primera en un congreso dicho síndrome tridimensional tal y como se conoce hoy en día.

Según se ha objetivado y puesto de manifiesto por diferentes investigadores y estudios realizados en las últimas décadas, existen poblaciones y empleos con un riesgo más elevado de sufrir dicha patología. Encontramos así pues una mayor prevalencia entre personas que por su oficio mantienen una interacción humana constante y persistente; es decir, aquellas personas que trabajan de cara al público y deben interactuar con personas de forma muy estrecha ofreciéndole sus servicios y cuidados, en las denominadas profesiones de “ayuda”. Este es el caso de profesionales sanitarios como: enfermeros, terapeutas ocupacionales, psiquiatras y psicólogos; así como en otras profesiones tales como docentes, funcionarios, teleoperadores, etc.

En un estudio reciente realizado en España, se ha observado que con la crisis se ha producido un repunte de dicho síndrome entre los médicos españoles; lo que podría suponer un importante perjuicio, no sólo para el profesional médico y sus compañeros, sino también para el propio paciente. Así mismo, el gasto sanitario se vería afectado por un incremento de costes, y disminuiría también el entusiasmo e interés en la formación fuera del horario laboral afectando a la práctica final.

Síntomas del burnout

Los síntomas que muestras los afectados abarcan distintas esferas:

  • Físicos: dolor abdominal, alteraciones en el tránsito intestinal, cefaleas, insomnio.
  • Psíquicos: ansiedad, depresión, bajo estado de ánimo, crisis de angustia.
  • Conductuales: incluiríamos el absentismo laboral, mala relación con compañeros o ausencia de interacción social en el trabajo.
  • Emocionales: como distanciamiento afectivo y disminución de productividad laboral.

En los últimos años dicho síndrome ha adquirido mayor relevancia e importancia clínica dadas las repercusiones no sólo laborales sino también personales; hecho que ha podido influir en la incorporación por parte de la OMS (Organización Mundial de la Salud). Por vez primera dentro de las enfermedades asociadas al empleo, constituyendo por tanto un problema de salud relevante que requiere de prevención, diagnóstico y tratamiento; a fin de evitar sus consecuencias socioeconómicas y personales.

Unidad de Salud Mental y Psiquiatría Hospitalaria en Vithas Hospital Nisa Valencia al Mar.
Clínica de Desintoxicación y Patología Dual en Vithas Hospital Nisa Aguas Vivas.