El fallecimiento reciente de una niña de 12 años por coma etílico tras ingerir una gran cantidad de alcohol ha destapado una de los últimas costumbres asociadas a las borracheras de fiesta: el atracón de alcohol.

A diferencia del fenómeno del botellón, que consiste básicamente en beber alcohol en espacios públicos sin pasar por bares o pubs, el atracón es mucho más peligroso, puesto que se trata de una especie de carrera por beber la mayor cantidad de alcohol posible en un corto espacio de tiempo. Se consideran atracones de bebidas alcohólicas la ingesta de cinco o más consumiciones para un hombre, y cuatro o más para una mujer, en un espacio de dos horas.

Es una práctica que está apareciendo especialmente en grupos de población más jóvenes, incluso menores de edad, que han transformado el significado de pasarlo bien, eliminando todo elemento social o de diversión y reduciéndolo todo a una competición por beber más y más en el menor tiempo posible.

Los riesgos para la salud son de distinto tipo, y se centran en afectación del aparato digestivo, del sistema circulatorio y del sistema nervioso central, entre otros. En un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Montreal (Canadá), se observó que los jóvenes con frecuentes ‘atracones’ de alcohol tienen una presión sanguínea más elevada y, por tanto, un mayor riesgo de hipertensión arterial, que a su vez conlleva el desarrollo de enfermedades cardiovasculares y una muerte prematura.

Aparte del fenómeno en sí, hay que tener en cuenta algunos factores psicológicos que contribuyen a la gravedad de esta moda. Las limitadas habilidades sociales de los jóvenes, por ejemplo, hacen que les resulte muy complicado poder destacar en el grupo sin tener que recurrir a gestos o acciones excesivas para llamar la atención. Por otra parte, una autoestima baja puede dar lugar a que muchos pretendan hacer “demostraciones” para dar una imagen que impresione a los demás, asumiendo riesgos absurdos.

Frenar los atracones de alcohol es una labor conjunta de las familias, el sistema educativo, el sistema sanitario y la sociedad en general, y hay que apostar firmemente por la prevención.

Contacto: IVANE
Twitter: @IVANEadicciones
Facebook: IVANE