Anhedonia: la falta de sentir placer y la depresión

Anhedonia: la falta de sentir placer y la depresión

La anhedonia es el término empleado para definir la incapacidad de experimentar placer o satisfacción, así como la pérdida del interés en la mayoría de las actividades cotidianas del ser humano.

El psicólogo francés Ribot expresó que “la anhedonia se considera una falta de reactividad a los estímulos habitualmente placenteros. Constituye uno de los síntomas o indicadores más claros de depresión, aunque puede estar presente en otros trastornos como la esquizofrenia”

La anhedonia se considera un síntoma de alguna enfermedad o trastorno mayor y se la relaciona normalmente con la depresión, sin embargo enfermedades como la esquizofrenia, las demencias o las adicciones a las drogas también pueden presentar en mayor o menor medida una pérdida en la capacidad de interés y satisfacción por los estímulos y las actividades que cualquier ser humano manifiesta en mayor o menor intensidad hedonismo.

¿Qué es la anhedonia?

De forma general, la anhedonia causa en el hombre una pérdida de la satisfacción en aquellos estímulos que anteriormente causaban placer y que ahora no lo cual ocasiona una disminución o ausencia en la respuesta por parte del organismo.

Además de ello, otra definición para la anhedonia podría considerarse como, un trastorno mayor relacionado a la depresión y otras patologías que son capaces de suprimir la respuesta a los estímulos de placer.

Es por tal motivo que es correcto pensar y afirmar que la anhedonia sí dificulta el poder disfrutar de una vida plena. Sin embargo, para su solución o tratamiento es primero indispensable reconocer los tipos de anhedonia y signos o síntomas que la caracterizan.

Tipos de anhedonia

Se pueden distinguir dos variantes de la anhedonia: la centrada en aspectos más físicos, que satisface los sentidos, como son el comer, escuchar música, el tacto, practicar deporte…y por otro lado la anhedonia social, en la que se pierde la capacidad de disfrutar de las relaciones con la gente. Actos sociales que previamente sí generaban satisfacción y disfrute como el quedar, charlar, intercambiar opiniones y sentimientos dejan de practicarse, han perdido el interés en la vida de la persona.

Anhedonia centrada en aspectos físicos

La anhedonia centrada en aspectos físicos, como su nombre lo indica se centra en lo físico, en la satisfacción de los sentidos, en el hedonismo en sí. Esto involucra a los actos de comer, escuchar música, practicar algún deporte, y las sensaciones táctiles.

Anhedonia social

La anhedonia social se basa en la pérdida de la capacidad de disfrutar las relaciones sociales o interpersonales. De manera general, un acto social que antes solía ser gratificante actualmente no lo es. O simplemente se pierde el interés por socializar con las demás personas.

¿Cómo se produce la anhedonia?

Existen diversas causas que pueden generar anhedonia en el ser humano, las causas pueden ser variadas para cada individuo y pueden afectarle en mayor o menor grado, lo cual va a depender de forma intrínseca de la percepción y la situación o problema que cada individuo presente.

La anhedonia puede ser causada principalmente por trastornos, enfermedades subyacentes o situaciones que alteren el estado anímico del individuo, dentro de las cuales destacan los trastornos depresivos, las distimias, así como los trastornos del espectro bipolar.

Por otra parte, también se encuentran como causas de anhedonia, trastornos psicóticos como la esquizofrenia y trastornos neuróticos como la ansiedad.
Y además de ello, causas comunes o cotidianas de la vida que pueden generar anhedonia se encuentran, el duelo o pérdida de algún ser querido o incluso de un bien material, estrés, exceso de trabajo, tragedias recientes, algunos problemas financieros.

Otras causas suelen ser las adicciones a sustancias o a actividades que generan adicción, se ha reportado además que la anhedonia también puede ser causada en menor grado por un mal tiempo o condiciones climáticas donde el ambiente se torne oscuro y finalmente por actividades que puedan considerarse aburridas.

Signos y síntomas

La anhedonia presenta signos clínicos característicos y relacionados entre sí especialmente al encontrarse muy estrechamente vinculada a la depresión y a los signos de la misma.

Los síntomas y signos más comunes que se presentan junto con la anhedonia y que forman parte de la aparición de este síntomas, son los siguientes:

  • Tristeza.
  • Desesperanza.
  • Fatiga.
  • Falta de energía.
  • Pérdida del apetito.
  • Alteración del patrón del sueño.
  • Dificultad de concentración.

Estos signos son característicos a modo general para la anhedonia, cada uno de ellos se encuentran relacionados y forman un patrón conductual en el individuo que se encuentre presentando anhedonia, causando dificultad para disfrutar de una vida más plena.

Sin embargo, aunque estos signos y síntomas mencionados anteriormente son de una forma más generales, es indispensable recordar que la anhedonia puede ser ocasionada por otras patologías con signos y síntomas propios de dicha patología.

De forma más específica, algunos de los signos de anhedonia son referentes a el tipo de anhedonia que presente el individuo.

En la anhedonia centrada a lo físico, los individuos que presentan este tipo de anhedonia por lo general son personas incapaces de sentir placer o satisfacción en sus relaciones sexuales, existe una disminución del apetito y son incapaces de disfrutar de la comida.

Un ejemplo de ello, hace referencia a una madre con anhedonia, la cual no es capaz de sentir placer al acariciar a su hijo o siquiera algún estímulo positivo.

En el caso de la anhedonia social, un signo clave podría considerarse como un individuo que suele evitar el contacto con otras personas o las relaciones interpersonales.

El compartir y socializar no es una actividad que genere satisfacción o placer en individuos con anhedonia social, por lo que el aislamiento es característico de estas personas.

PROTEGEMOS LA SALUD MENTAL DE LOS TUYOS DESDE HACE 9 AÑOS

SESIONES PRESENCIALES Y TAMBIÉN ONLINE

Depresión por anhedonia

En concreto en la depresión, se suele manifestar cómo uno de los síntomas característicos de la misma, junto con un estado de ánimo triste o desesperanzado. De hecho, en las últimas clasificaciones de trastornos mentales, el diagnóstico de depresión puede realizarse aún estando ausente la alteración del estado de ánimo, y esto se debe al peso y la repercusión en las distintas áreas de la vida que tiene el hecho de no poder disfrutar ni sentir placer. Por otro lado, no todos los trastornos depresivos tienen porqué manifestar una deficiencia a la hora de sentir placer. Junto a ello aparecen generalmente una serie de síntomas como la fatiga y pérdida de energía, la pérdida de apetito, alteración en el patrón de sueño, dificultades para pensar o concentrarse o sentimientos de inutilidad o culpabilidad, entre otros, que caracterizan a los trastornos depresivos.

Con cierta frecuencia se ve cómo en la depresión, no solo se debe vencer la sensación de cansancio y falta de energía, sino que cuando uno logra movilizarse para hacer algo, no aparece una mínima sensación de placer o satisfacción como previamente ocurría. Se produce entonces una situación de pérdida total de interés y falta de voluntad para moverse, avanzar y realizar cambios. En este sentido, la anhedonia puede ser dificil de tratar.

En general es preciso tratar primero el trastorno mental que está causando los síntomas. Por este motivo el tratamiento dependerá de la causa de la anhedonia, pues no será el mismo si se trata de un hecho aislado y puntual, que si se trata de un síntoma de esquizofrenia o de depresión.

Tratamiento para la anhedonia

Cuando un individuo se encuentra sumido en la depresión y la anhedonia se encuentra avanzada, resulta en un proceso difícil de recuperación.

Especialmente cuando las emociones y la motivación están ausentes e incluso las ganas de cumplir con actividades comunes diarias resulta en todo un proceso difícil de llevar a término.
Además de ello, el tratamiento de la anhedonia se basa en reconocer el factor clave y la patología que generó la anhedonia en sí, pudiendo de esa forma dirigir el tratamiento de una forma específica.

En resumidas palabras, el tratamiento de la anhedonia dependerá de la causa de la misma. En sí se trata de un hecho aislado o uno puntual.
Detallando un poco sobre los tratamientos para la anhedonia, se encuentra que la terapia psicológica-psiquiátrica representa una parte fundamental en el tratamiento de este trastorno, indiferentemente de cual sea su causa.

Si la anhedonia es avanzada y su tratamiento requiere de uso de medicamentos o fármacos, la terapia psiquiátrica es lo ideal en estos casos.
El Psiquiatra podrá recetar medicamentos específicos que permitan regular niveles hormonales o sustancias endógenas que permitan tratar el trastorno causante de la anhedonia y mejorar la calidad de vida de quien lo presente.

A modo general, parte de los fármacos empleados para el tratamiento de la anhedonia, se encuentran aquellos que son capaces de mejorar los niveles de dopamina, los cuales generan cambios positivos en cuanto a las respuestas de recompensa.

Por otra parte, aunque la parte farmacológica contribuye en mucho a la mejoría de los individuos que desarrollan anhedonia, existen otro tipo de prácticas que sirven para tratar y disminuir los efectos de la misma.

Dentro de las prácticas comunes se encuentran los deportes al aire libre o la práctica de alguna rutina de ejercicio, yoga o meditaciones también permiten mejorar en gran escala la anhedonia debido al aumento de sustancias como la dopamina que generan un efecto positivo en el organismo.

Una buena alimentación y el cuidado personal forma parte de las terapias comunes para mejorar la calidad de vida que ha sido opacada por presentar este trastorno.

La terapia psicológica resulta fundamental en la mayoría de los procesos. A nivel farmacológico medicamentos que regulan niveles de dopamina suelen ser efectivos. En este sentido se ha visto que existe una disregulación en las regiones que controlan los niveles de dopamina relacionadas con el circuito de recompensa.

La combinación farmacológica y psicoterapéutica,  junto a la práctica de deporte y otras actividades como yoga o meditación, siempre acompañándose de una dieta saludable y un descanso adecuado son parte indispensable del tratamiento. Por otro lado es importante resaltar la necesidad de insistir en la búsqueda de aquello que ejerza un mínimo estímulo positivo, tanto para vencer la anhedonia más física como la parte más social.

Todo ello forma parte de un proceso terapéutico que debe ser completo y consistente para poder superar la dificultad que genera no solo la anhedonia, sino la apatía y abulia que generalmente suele acompañar a la depresión.

Consejos para sobrellevar el periodo de anhedonia

Si bien la anhedonia es la consecuencia a una patología. Así como la patología, la anhedonia puede mejorar y sanarse cuando se logra tratar la patología o el trastorno que la generó.
El principal consejo para sobrellevar el periodo de anhedonia es recordar que el periodo de curso de la misma no es permanente, sino algo temporal en lo que es posible trabajar y tener buenos resultados.

Por otra parte, es indispensable que, si presenta algunos de los trastornos antes mencionados como depresión, adicción, esquizofrenia, ansiedad u otros, acuda a personas de mayor confianza y a profesionales capaces de guiarle durante todo el proceso.

Además, recordar que, aunque no es una de las mejores experiencias que se puedan tener en la vida, la anhedonia es algo que puede sucederle a cualquier persona e incluso de cualquier edad.
Finalmente, es indispensable siempre acudir con profesionales encargados en el área antes de intentar tratar los síntomas mediante la automedicación.

Y tratar en lo posible de buscar compañía de personas que estimulen y apoyen durante todo el proceso e incentiven a realizar actividades fuera de lo común con la finalidad de disminuir los problemas por depresión.

Así como servir de apoyo para aquellos familiares o amigos que presenten signos de anhedonia o que tengan antecedentes de trastornos predisponentes a padecerla.

Dr. Fernando Andrés España. Psiquiatra de IVANE SALUD.

Alberto Manero. Psicólogo de IVANE SALUD.

Compártelo en las redes

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email

Deja un comentario

Últimas entradas

Diferencias entre la fobia social generalizada y especifica

Diferencias entre la fobia social generalizada y especifica

que nos suscede cuando sufrimos ataque panico

¿Qué nos sucede cuando sufrimos un ataque de pánico?

La sintomatología negativa en la esquizofrenia.

La sintomatología negativa en la esquizofrenia

También te puede interesar...

Abrir chat
Hola ¿En qué te podemos ayudar?
Whatsapp Ivane Salud
Hola 👋
¿En qué te podemos ayudar?