Los alucinógenos y sus consecuencias para la salud

Los alucinógenos son un conjunto diverso de sustancias que alteran la percepción, los pensamientos y los sentimientos. Estas sustancias pueden causar alucinaciones, sensaciones y visiones que parecen reales. Los alucinógenos se encuentran en algunas plantas y hongos o pueden ser artificiales. Dentro de este conjunto de sustancias , podemos hablar de un “cajón de sastre” ya que hay muchas sustancias que producen dichas alteraciones.

Los más comunes son:

-Ayahuasca, que contiene dimetiltriptamina (DMT).

-DMT  (Dimetiltriptamina).

-LSD (Dietilamina del ácido lisérgico-d).

-Peyote (Mescalina).

-Psilocibina ( 4-forfoiloxi-N, N-dimetiltriptamina).

Otros alucinógenos, pueden hacer que los consumidores se sientan fuera de control, con un fuerte efecto disociativo. Los más comunes son:

-DXM (Dextrometorfano).

-Ketamina.

-Fenciclidina (PCP).

-Salvia Divinorum.

¿Y cómo afectan estas sustancias al cerebro?

Diferentes investigaciones científicas sugieren que éstos funcionan perturbando temporalmente la comunicación entre diferentes sistemas químicos en el cerebro y en la medula espinal. Algunos interfieren con la acción de la 5-HT provocando alteraciones en:

-Estado del ánimo.

-Percepción sensorial.

-Sueño.

-Hambre.

-Temperatura corporal.

-Conducta sexual.

-Control muscular.

Sin embargo, otros alucinógenos interfieren con la acción del glutamato, el cual regula:

-Percepción del dolor.

-Reacción a los estímulos ambientales.

-Emociones.

-Aprendizaje y memoria.

Los efectos a corto plazo comienzan entre los 20 y los 90 minutos después de ser consumidos y pueden durar hasta 12 horas. Entre ellos caben destacar:

-Aumento del ritmo cardíaco.

-Nauseas.

-Sensaciones intensificadas y experiencias sensoriales.

-Distorsiones en la percepción del tiempo.

-Aumento de la presión arterial, el ritmo respiratorio y la temperatura corporales.

-Perdida del apetito.

-Boca seca.

-Trastornos del sueño.

-Sinestesia ( “Ver sonidos”, “escuchar colores”).

-Sudoración excesivamente.

-Pánico.

-Paranoia.

-Psicosis.

Entre los efectos a largo plazo aparecen:

-Problemas renales, úlceras de vejiga.

-Problemas de lenguaje y memoria.

-Perdida de peso.

-Ansiedad.

-Depresión e ideaciones autolíticas.

-Psicosis persistente.

-Flashbacks : Recurrencia de alguna experiencia pasada con drogas, ocurre sin aviso previo y pueden ocurrir desde unos días hasta más de un año después del consumo de la droga.

-Trastorno de alucinaciones perceptual y persistente (HPPD), quien lo padece sigue sufriendo alucinaciones y otras perturbaciones visuales.

¿Son adictivos? La evidencia científica indica que algunos pueden tener un potencial adictivo, y las personas pueden desarrollar tolerancia hacia ellos. Además, el consumo de alucinógenos puede inducir tolerancia a otras drogas similares.

Alberto Manero. Psicólogo de IVANE SALUD.

Dra. Alejandra González. Psiquiatra. Directora Terapéutica de IVANE SALUD.

Unidad de Salud Mental y Psiquiatría Hospitalaria en Vithas Hospital Nisa Valencia al Mar.

Clínica de Desintoxicación y Patología Dual en Vithas Hospital Nisa Aguas Vivas.