Adolescentes y salud mental: factores a tener en cuenta - IVANESALUD blog

Adolescentes y salud mental: factores a tener en cuenta

Índice de contenidos

A nivel mundial, 1 de cada 7 jóvenes entre 10 y 19 años padecen algún trastorno mental. Siendo la depresión, ansiedad y los trastornos del comportamiento, las principales causas de enfermedad mental.

El debut y diagnóstico de trastornos mentales en la adolescencia es uno de los principales predictores de la evolución y pronóstico en la vida adulta.

La salud mental en la adolescencia

La adolescencia representa en sí un periodo crucial para la vida de todo individuo. Es en esta etapa vital cuando ocurre el desarrollo más importante de los hábitos sociales y emocionales indispensables para el bienestar mental.

Dentro de los hábitos más importantes del desarrollo en la adolescencia podemos destacar: patrones de sueños saludables, habilidades de manejo de relaciones interpersonales, gestión de las emociones, resolución de problemas…

Sin embargo, son muchos los factores que intervienen y que pueden afectar la salud mental en los adolescentes. Entre ellos se encuentran la exposición a las adversidades, la presión social de sus compañeros y muy especialmente un tema muy común actualmente, la exploración de la propia identidad.

Los factores de riesgos de padecer enfermedades o trastornos mentales a los que están expuestos en la adolescencia son muchos.

Factores que afectan a la salud mental de los adolescentes

Medios de comunicación

Las redes sociales son aplicaciones que permiten a las personas, empresas y diferentes grupos sociales crear e intercambiar contenido. Su creación y desarrollo cambiaron el panorama social, permitiendo una comunicación más fácil e inmediata. Esto generó una nueva forma de entretenimiento y de compartir información personal y opiniones públicas.

La influencia de los medios de comunicación y la imposición de normas de género pueden exacerbar la discrepancia entre la realidad que vive el adolescente y sus percepciones o aspiraciones de cara al futuro.

De todos es conocido el gran poder que ejercen los medios de comunicación para influir en la percepción de la realidad de toda la sociedad. Por esto es importante analizar la imagen que los medios transmiten de la salud mental y, en particular, a los adolescentes.

Un estudio realizado en una escuela secundaria escocesa arrojó que uno de cada seis jóvenes experimentará un trastorno de ansiedad en algún momento de su vida.

El estudio demostró que cuatro de cada cinco jóvenes afirman que el uso de las redes sociales provoca que su ansiedad empeore.

Entorno familiar

La familia, primera escuela en que se educa al joven, ha perdido la fuerza formadora. La incomprensión, actitud permisiva, ignorancia de la evolución del hijo por falta de tiempo o las demandas de una sociedad que está constantemente en movimiento, con unas exigencias laborales y sociales mayores, repercuten en cantidad y calidad del tiempo dedicado a nuestros hijos.

El ausentismo del hogar por parte de los padres, que deben trabajar ambos para sostener la familia.

Se puede hablar entonces de una crisis en la familia, donde se ha perdido la unidad y donde los padres han dejado a la deriva a sus propios hijos, negándoles educación, calor de hogar, orientación y diálogo.

Todo esto hace que los jóvenes sufran las consecuencias de una formación poco sólida e ineficaz. Esto influye en su estado emocional, en su comportamiento intelectual y social, en el deterioro de su comunicación y en las relaciones interpersonales que establece.

Tanto en la infancia, como en la adolescencia y en la vida adulta, la persona puede sufrir a causa de sus carencias emocionales un aislamiento social producido por los traumas o las afecciones en la personalidad.

En muchos casos convivir en un entorno lleno de actitudes tóxicas puede llevar a desarrollar un trastorno del comportamiento. Esto es debido al constante estrés y negatividad que se puede vivir dentro de una familia desestructurada o disfuncional.

PROTEGEMOS LA SALUD MENTAL DE LOS TUYOS DESDE HACE 9 AÑOS

SESIONES PRESENCIALES Y TAMBIÉN ONLINE

Relaciones interpersonales

Las relaciones interpersonales son un factor que marcará de forma determinante y permanente a una persona durante su desarrollo personal, siendo aún más marcado el efecto durante la adolescencia.

Durante este periodo, ocurre la transición progresiva del niño al adulto. Siendo una etapa donde se inicia el desarrollo de la conciencia social del mismo individuo respecto a lo que lo rodea. El cómo se ubica este en la sociedad, qué significado tiene el mismo en la sociedad, y lo que puede ser según el concepto de otros individuos.

Siendo lo anterior así, las personas son particularmente influenciables durante esta etapa, y de ahí su importancia. Puesto que una persona con dificultad para realizar relaciones interpersonales con otras personas, se sentirá particularmente rezagada y puede ser más propensa a enfermedades psicológicas, así como en el caso de relaciones interpersonales de mala calidad.

En consecuencia, lo que somos, pensamos y sentimos es, en realidad producto de la interacción social. La vida humana resulta difícil de concebir fuera del marco de las relaciones interpersonales, que establecemos en forma directa y recíproca con las personas que nos rodean y acompañan en la sociedad donde crecemos y nos desarrollamos.

Violencia sexual/emocional

La violencia (en particular la violencia sexual y la intimidación), una educación muy severa por parte de los padres y problemas socioeconómicos y problemas graves de otra índole constituyen riesgos reconocidos para la salud mental en los adolescentes.

Algunos adolescentes corren mayor riesgo de padecer trastornos de salud mental a causa de sus condiciones de vida o de una situación de estigmatización, discriminación, exclusión, o falta de acceso a servicios y apoyo de calidad.

Afecciones neurológicas

Dentro de las afecciones neurológicas se destacan aquellas situaciones en las que los adolescentes viven en lugares donde hay inestabilidad o se presta ayuda humanitaria. Los que padecen enfermedades crónicas, trastornos del espectro autista, discapacidad intelectual u otras afecciones neurológicas.

Los embarazos y los padres adolescentes, matrimonios precoces o forzados, los huérfanos y los que forman parte de minorías de perfil étnico o sexual, o de otros grupos discriminados.

La autoestima de un adolescente como marcador de la salud mental

La adolescencia es uno de los períodos más críticos para el desarrollo de la autoestima. Por tanto, es importante preparar a la familia y a las instituciones educativas para poder afrontar situaciones de riesgo y crear recursos protectores, de ajuste psicológico y social en los adolescentes.

El desarrollo de la autoestima tiene su inicio en la infancia, sin embargo, la adolescencia es uno de los períodos más críticos para su desarrollo.

Esto se debe a la búsqueda de la identidad en un proceso de cambios, tareas evolutivas e interacción social activa con la familia, la escuela, los iguales y los medios de comunicación.

Una adecuada formación de la autoestima conlleva al crecimiento de adolescentes estables, sanos y con herramientas adecuadas para asumir cambios propios del período evolutivo.

Resulta uno de los indicadores más potentes de ajuste psicológico y adaptación social. Por lo que es fundamental aumentar el bienestar que los adolescentes sienten con ella.

Esta es una tarea que debe asumir la escuela, junto a la familia, como fuentes fundamentales de educación y socialización durante la adolescencia.

Riesgos de una deficiente salud mental en la adolescencia

Para saber o reconocer algunas señales que indican problemas de riesgos de la salud mental en la adolescencia, destacamos a continuación los siguientes signos.

  • Cambios notables en el sueño, el peso, los hábitos alimentarios u otros patrones en los hábitos de vida.
  • Pérdida de interés en las cosas que habitualmente le gustan o abandono de actividades que disfruta.
  • Mayor retraimiento del habitual de amigos, familiares y la comunidad.
  • Cancelación de planes con sus amigos más cercanos con poca o ninguna explicación.
  • Dificultades académicas que parecen diferentes o más intensas. Por ejemplo, reprobar exámenes en su materia favorita o negarse a hacer la tarea que alguna vez le hubiera parecido fácil.
  • Pensamientos o preocupaciones constantes que no le dejan en paz.
  • Negarse a hablar sobre lo que le molesta. Incluso después de que usted haya hecho que hablar abiertamente sobre asuntos difíciles sea lo más seguro posible.
  • Obsesión con un objetivo determinado, posiblemente, con la creencia de que, si no lo logra, su vida nunca volverá a ser la misma.
  • Consumo de drogas o sustancias adictivas.
  • Señales de autolesionescomo cortes, quemaduras, moretones, etc., que el adolescente trata de ocultar o no puede explicar completamente y de manera creíble.

Tenga en cuenta que tener algún síntoma en esta lista no significa que su adolescente esté experimentando una patología mental, si bien es necesario prestar más atención, y antes más señales de alarma consultar con un especialista si se tienen dudas sobre su situación emocional del adolescente.

Compártelo en las redes

Deja un comentario

Últimas entradas

que-es-el-chemsex-ivane-salud-blog

¿Qué es el Chemsex y qué riesgos implica?

sindrome-asperger-adultos-ivane-salud

El Síndrome de Asperger en la vida laboral

oniomnia-ivane-salud-blog

La Oniomanía: Obsesión por comprar compulsivamente

También te puede interesar...

Abrir chat
Hola ¿En qué te podemos ayudar?
Whatsapp Ivane Salud
Hola 👋
¿En qué te podemos ayudar?