1 de cada 5 personas está inscrita a una web de contactos.

El ser humano es un ser social que necesita envolverse de personas para compartir actividades y experiencias. Buscar pareja por internet sin la necesidad de salir de casa, se ha convertido en un fenómeno social muy común. La posibilidad de conocer a otra persona de una forma cercana mediante una comunicación en la que se puede ser selectivo resulta más sencillo a la hora de encontrar a una persona con características similares, con lo que el anonimato hace que se pueda aceptar o rechazar a las personas de una forma más fácil. Algunos de los motivos por los cuales se accede a estas páginas son variados y definen los comportamientos y hábitos característicos de estas páginas: charlas sobre aficiones, actividades diarias; peticiones para tener una cita insistentes y frecuentes; hombres mayores que buscan chicas jóvenes o jóvenes que buscan mujeres más mayores; búsqueda de relaciones sexuales sin compromiso.

La inmediatez y el acceso fácil puede llevar a varias personas a realizar conductas compulsivas, por ello, cada vez existe una mayor dependencia a estas páginas como meetic, badoo o edarling, entre otros.

¿Cuándo se llega a la adicción?

El uso de estas páginas de contacto dentro de unos límites de tiempo controlados no supondría ningún problema en la vida cotidiana de la persona que los utiliza, sin embargo, cuando empieza a aumentar el tiempo en el que se está expuesto a la pantalla, se va perdiendo contacto con la vida real y la imposibilidad de controlar el comportamiento de riesgo, a pesar de los efectos negativos que pueda haber, y es entonces cuando aparece la adicción. Este comportamiento va acompañado de mentiras, de la perdida de control y  de pensamientos obsesivos, entre otros. A medio plazo, la dependencia favorece el aislamiento de la persona y el rechazo social, lo cual puede conllevar a tener depresión.

El perfil de personas que acceden a este tipo de páginas de una manera compulsiva suelen ser personas con baja autoestima, con falta de confianza en sí mismas y con un manejo caótico de las relaciones sociales. La disponibilidad e inmediatez del estimulo junto con el anonimato inicial puede actuar como factor cerebral de activación en la búsqueda y repetición de un estimulo potencialmente placentero que puede derivar en una compulsión enfermiza que asemeje un comportamiento adictivo y sobre el que se trate de encontrar un falso bienestar y enmascarar las verdaderas dificultades y el malestar psicológico de la persona.

Clara Díez. Psicóloga de IVANE SALUD.

Dra. Giovanna Legazpe. Psiquiatra de IVANE SALUD.

Unidad de Salud Mental y Psiquiatría Hospitalaria en Vithas Hospital Nisa Valencia al Mar.

Clínica de Desintoxicación y Patología Dual en Vithas Hospital Nisa Aguas Vivas.