Las adicciones en menores de edad o adolescentes constituyen un problema muy grave y profundo dentro de la salud pública, además de que en los últimos años se ha incrementado considerablemente el número de casos.

Entre las drogas y sustancias psicoactivas de las que más abusan los menores de edad podemos mencionar las anfetaminas, heroína, inhalantes, esteroides, anabólicos y la marihuana o cannabis, siendo esta ultima la más consumida por adolescentes y habiéndose transformado en algo muy popular entre las distintas tribus urbanas.

Las consecuencias del consumo adolescente

El consumo de drogas y sustancias nocivas para la salud tiene efectos y contra indicaciones negativas para cualquier persona de cualquier edad, sin embargo se vuelve aún peor cuando se trata de adolescentes o menores de edad debido a que se encuentran en crecimiento y el golpe a su organismo es más profundo.

Además este tipo de problemas de adicción suele estar relacionada con problemas de integración, depresiones, problemas familiares o acosos y otros problemas psicológicos que se ven agravados, o que incluso provocan la adicción.

Veamos algunas de las consecuencias más comunes y notorias:

• Problemas de salud. La salud integral del adolescente o menor se ve muy comprometida cuando existe abuso de drogas en el medio. En general, estas sustancias suelen potenciar la aparición de diversas enfermedades como la hepatitis, cirrosis, paranoia, psicosis, entre otras cosas. También existen consecuencias en el plano psicológico, desde cambios de humor hasta profundos estados de depresión.

• Cambios sociales. Un adolescente o menor que consume y abusa de las drogas no puede relacionarse normalmente con las personas. Los vínculos familiares y de amistad se ven terriblemente perjudicados. Además, el menor adicto a las drogas suele perder la motivación y las ganas de hacer cualquier cosa con su vida, sus sueños y aspiraciones quedan opacadas por la sustancia.

• Problemas en el rendimiento. Cuando se encuentran bajo el efecto de una adicción a las drogas es muy frecuente que exista un abrupto cambio en el rendimiento de la persona. Malas notas, mala conducta y serios problemas en cuanto a la concentración. Algunas drogas psicoactivas incluso van destruyendo el sistema cognitivo y perjudican la memoria de la persona que las consume.

Qué hacer con los menores que consumen

Si notamos algún tipo de señal de alerta en nuestro núcleo familiar que nos indique que un adolescente está consumiendo drogas, lo mejor es contactar con un centro de rehabilitación que pueda ocuparse del tema. Es fundamental que se busque solución de inmediato para ayudar a esta persona, que necesita volver a retomar el rumbo de su vida y de su salud física y mental.