La ludopatía, también conocida como “juego patológico”, es un desorden caracterizado principalmente por una conducta totalmente descontrolada por parte de quien la padece en relación tanto a los juegos de azar como a las compras. Se suele ver, como en la mayoría de los casos de adicción, que quien lo padece se enfrenta a una enorme negación y que afirma solamente estar persiguiendo sus fantasías de tener mucho dinero.
Además de producir problemas económicos y familiares, la ludopatía puede llevar a quien la padece a sufrir trastornos psicológicos causados por el estrés de estar perdiendo y lapidando todo el dinero existente en virtud de la misma adicción.

Como les comentamos antes, ludópatas son aquellos que se encuentran obligados a jugar de manera progresiva y constante en virtud de una compulsión psicológica que se les hace incontrolable y los obliga a repetir esta conducta aun sabiendo que está mal y que puede llegar a perjudicarlos gravemente. Anteriormente era tratado como un “trastorno de control de los impulsos”, pero en los últimos años se han realizado estudios más específicos y se ha considerado más apropiado introducirlo en la clasificación de “trastornos relacionados con sustancias y trastornos adictivos”.
Dentro de la clasificación donde se ubica al juego patológico nos encontramos también con otro tipo de problemas como la piromanía, la cleptomanía y la tricotilomanía. Todos estos trastornos tienen un sistema similar de diagnóstico y se las considera como un problema de adicción a sustancias donde no existe sustancia externa que se incorpore, solo las que el mismo organismo genera y produce este tipo de problemas de control de los impulsos.
Entre las características fundamentales de la ludopatía debemos comenzar por mencionar la enorme dificultad que tienen las personas que la sufren de poder controlar sus impulsos. Debido a esto último, los ludópatas terminan por practicar y repetir de manera compulsiva ciertas actividades, siendo en este caso específico la del juego de azar. En la vida diaria afecta en prácticamente todos los casos, no solo por el dinero que se lapida y produce graves problemas en la situación económica del afectado, sino también suele significar un cambio en otros aspectos como la sexualidad e incluso algo tan simple como la alimentación. Tratar al juego patológico como un vicio no solo es un grave error sino que es restarle importancia a algo que es considerado a nivel internacional como una adicción, adoptada además por las organizaciones de salud y clínicas en todo el mundo.

Datos importantes de la adiccion al juego

La Sociedad Americana de Psiquiatría reconoció hace varios años a la ludopatía como un trastorno de la salud mental, lo que hizo que se comenzara a incorporar esta enfermedad dentro de todos los manuales de diagnóstico y en las estadísticas de salud a nivel mundial. Previamente era considerado como un vicio, pero como les mencionamos anteriormente se trata de un grave error.
En muchas ocasiones el juego patológico puede confundirse con los episodios maniacos, pero lo cierto es que se trata de una patología aparte e independiente que debe tratarse con la seriedad que amerita su gravedad. Para que una persona pueda ser diagnosticada como ludópata es fundamental que se cumplan, por lo menos, cinco de los síntomas que mencionaremos a continuación:

Ansiedad e inquietud

La persona que sufre de ludopatía suele tener muy frecuentemente pensamientos relacionados directamente con el juego. Estos pueden estar vinculados con hechos reales del pasado o del presente o bien estar fundados en alguna especie de fantasía interna creada por la persona en su propia mente.

Pasividad y tolerancia

En este punto el juego patológico funciona muy similar a la adicción a las drogas, a medida que va pasando el tiempo el ludópata requiere de hacer cada vez apuestas de mayor cantidad de dinero para poder experimentar la emoción que está buscando como objetivo principal de su adicción.

Sensación de abstinencia

Quienes padecen de ludopatía sentirán sensaciones de inquietud e incluso mucha irritabilidad cuando pasen mucho tiempo sin jugar. Nuevamente, esta conducta puede ser fácilmente vinculada con lo que sucede en el caso de los sujetos adictos a las drogas.

Juegan para evitar

Los ludópata suelen aprovechar las situaciones de juego para escaparse de su realidad y evadir sus problemas, una característica muy típica de quienes sufren trastornos de control de los impulsos.

La recuperación

Es muy común que los que padecen de algún trastorno relacionado con los juegos de azar tiendan a buscar la revancha cuando pierden dinero, querrán recuperarlo sea como sea y esto los llevará a repetir indefinidamente su conducta adictiva.

Mitómanos naturales

Por lo general los ludópatas buscarán todas las maneras posibles de esconder ciertos montos de dinero de su entorno más cercano para que no sepan que quieren gastárselo en juegos de azar o apuestas. Si ven que alguna persona de su círculo hace esto, pueden estar ante un adicto y es imprescindible acudir a un especialista.

Se pierde el control

Si la persona intentó por todos los medios posibles evitar el juego o al menos reducir la frecuencia con la que se accede a este entretenimiento, es muy probable que estemos ante un ludópata y tengamos que tomar cartas en el asunto cuanto antes.

Delitos o hechos ilegales

Si el sujeto en cuestión ha violado la ley en algún momento para pagar las deudas ocasionadas por el juego o incluso para conseguir dinero que invertir en su adicción, debemos estar atentos ya que se trata de una de las alarmas más importantes dentro del diagnóstico de la ludopatía. Definitivamente significa que estamos ante una persona que no puede controlar su impulso y se encuentra desesperada.

Las relaciones pierden importancia

Si vemos que una persona pone en riesgo todas sus relaciones personales con tal de no perder la posibilidad de jugar, nuevamente puede que estemos ante un adicto a la ludopatía. Incluso en muchas ocasiones el ludópata no teme ni siquiera perder su empleo con tal de poder jugar y saciar sus impulsos.

Piden prestado

Los ludópatas suelen recurrir a cualquier persona para pedirles dinero que destinar a su adicción. Si notamos que alguno de nuestro entorno anda pidiendo prestamos muy seguido, debemos observar con atención.

Las bases biológicas y su relación con otros problemas

Últimos estudios realizados por científicos especializados en el tema han puesto en evidencia que la ludopatía es una adicción que funciona de forma similar a las químicas. Muchos de los jugadores patológicos demostraron tener menores niveles de norepinefrina, sustancia que suele lanzar el organismo en situaciones de estrés y amenaza, por lo que los que padecen este trastorno suelen acudir al juego para generar la liberación de este elemento en el cuerpo y elevar sus niveles.
Otro tipo de estudios en donde se sometió a ciertas personas a vivir situaciones dentro de un lugar que simulaba ser un casino dejó la conclusión de que la actividad cerebral que se genera en la situación de juego, sobre todo en sitios estimulantes como los casinos, es muy similar a la que se puede ver en un adicto a la cocaína cuando consume una dosis.
Por otro lado, un bajo nivel de serotonina también puede generar una conducta de tipo compulsiva llevando así a un sujeto a transformarse en ludópata, entre los tantos trastornos de control de los impulsos que existen y hemos mencionado antes.
La ludopatía, al igual que todos los trastornos físicos o psicológicos que una persona pueda sufrir, tiene ciertas consecuencias que afectan negativamente a quien lo padece. Entre ellas, es muy común la depresión, la ansiedad, problemas en el corazón debido al estrés e incluso es muy frecuente encontrar a personas ludópatas con tendencias suicidas.

Números y estadísticas sobre ludopatía

Según encuestas y centros de estadística, el juego patológico y su prevalencia han afectado alrededor del 2% de la población. Si bien el número puede parecer reducido, afecta a millones de personas alrededor del mundo. Uno de los países con mayor tasa de ludópatas es España. Por otro lado, la ludopatía prevalece mucho más en apuestas por diferencias que en apuestas fijas.
Teniendo en cuenta los conocimientos científicos que se tienen hasta el día de la fecha, todo parecería indicarnos que el juego patológico es un trastorno que va por dentro y que quienes lo padecen pueden llegar a arriesgar absolutamente todo lo que tienen en cualquier tipo de juego que tengan al alcance, sin hacer diferencias. Si bien no suelen ser selectivos, sí se puede notar que se eligen primordialmente juegos que tengan un rápido desarrollo como las máquinas tragamonedas o incluso la ruleta, los ludópatas suelen buscar la experiencia que les del estímulo en el menor tiempo posible por lo que eligen aquellos juegos que tengan un desarrollo progresivo y lento como el póker o el blackjack. Además, los juegos rápidos suelen llevar a la persona a sufrir tentaciones de repetir su conducta una y otra vez gracias a la rápida evolución de la experiencia en cuestión y a lo rápido que se termina.
Según Henry Lesieur, psicólogo especializado en el tratamiento del juego patológico, alrededor de un 30% de los beneficios económicos que generan las máquinas de casino proceden de las personas que sufren ludopatía. Por otro lado, un estudio reciente realizado en España ha demostrado que alrededor del 76% del dinero que se genera en máquinas tragamonedas de bares o lugares de paso provienen de sujetos con este trastorno en menor o mayor medida.

La evaluación del problema y formas de tratarlo

Una de las formas más habituales y efectivas para detectar a una persona con posibles conductas ludópatas es a través del test de “South Oaks Gambling Screen”. Si bien ha sido un método muy criticado en virtud de la gran cantidad de falsos positivos que han salido del mismo, sigue siendo una de las pocas técnicas específicas para detectar este trastorno psicológico.
Una vez que el problema se ha detectado correctamente y tenemos la certeza de que un sujeto sufre de ludopatía, existen una gran cantidad de alternativas para tratar este trastorno. Desde medicación, grupos de autoayuda hasta terapia conductual para modificar los impulsos de conducta. A continuación revisaremos cada uno de ellos.
Jugadores anónimos
Aquellos que conozcan el grupo de “Alcohólicos Anónimos” podrán fácilmente comprender cómo funciona este tratamiento. Se trata de un modelo de 12 pasos en total que le da mucho énfasis a la ayuda entre todos los participantes del grupo, controles mutuos y apoyo emocional.
Terapia cognitiva y conductual
Existe un tipo de terapia psicológica que es muy recomendada para tratar trastornos referidos al control de los impulsos e incluso en algunas adicciones químicas. La terapia cognitivo-conductual es muy efectiva para ayudar a reducir los síntomas que rodean a esta enfermedad, además de aprender a controlar el sentimiento de urgencia que produce que un ludópata tienda a caer en la tentación. Por otro lado, también se hace hincapié en que el paciente pueda identificar aquellos procesos mentales que lo llevan a jugar, para aumentar la conciencia y reducir la vulnerabilidad del sujeto ante la necesidad de repetir la conducta que se busca eliminar.
Medicación
La paroxítona es un medicamento que parece ser eficiente en el tratamiento de la ludopatía. También el litio ha demostrado en recientes estudios una alta efectividad para controlar este problema. Si bien muchos creen que esta es la solución definitiva, aún no existe una sentencia firme sobre el tema.

La adicción y la cultura

La ludopatía es un trastorno psicológico que en muchos casos no es tratado como tal, es muy fácil ver este tipo de simplificaciones sobre el tema dentro de la cultura occidental al encender la televisión o incluso al ir a ver una obra de teatro. Esto puede llevar a una naturalización de una enfermedad que debe tomarse con seriedad, por eso es fundamental que se evite banalizar el tema de esta forma. Veamos algunos ejemplos:

  • El ludópata en la ficción
    Algunas series de televisión como la popular “How I Met your mother” hacen alusión a la ludopatía con normalidad e incluso tildando este problema como algo simpático y casi aceptable socialmente. Por otro lado, dentro de la tan popular serie “Los Simpson” existen algunos episodios donde se puede ver a la mujer, “Marge Simpson”, sufrir de ciertas enfermedades mentales entre ellas, la ludopatía. En este caso se la toma como lo que debe ser y es notorio cómo se le da la connotación de trastorno mental, etiqueta que le corresponde por completo.
  • Ludópata en el arte
    Dentro del ambiente artístico y teatral, se ha podido ver a la ludopatía como protagonista en varias ocasiones. Yéndonos más hacia lo clásico, Dostoievski escribió una obra muy conocida llamada “El jugador” donde se trata el tema y se puede ver a una persona actuando como ludópata constantemente, quedando claros cuáles son los síntomas y evidencias de esta adicción.
  • Ludópata en la psicología
    Finalmente, Sigmund Freud no quiso dejar afuera este trastorno psicológico tan importante y escribió numerosos ensayos sobre el tema, incluso uno haciendo alusión a la obra que mencionamos en el tópico anterior, “El jugador” de Dostoievski.