Adicción a los videojuegos: paranoia, obsesión, …

Cada día se vuelve más frecuente encontrarnos con jóvenes adictos a los videojuegos, siendo una de las actividades que más se practican hoy en día gracias a la influencia de la tecnología y de los avances que la misma ha tenido en los últimos tiempos.

Si bien no existen estudios demasiado completos sobre el tema y aún se está trabajando en ello, en el artículo de hoy queremos compartir con ustedes toda la información que tenemos disponible sobre el tema para que sepan cómo identificar a una persona que sufre de esta adicción y sobre todo qué hacer cuando ya se ha instalado en su vida.

Una adicción se produce cuando determinado individuo necesita repetidamente un estímulo determinado para generar una sensación de placer y bienestar. En el caso de los videojuegos, se crea una dependencia muy fuerte por parte del adicto al uso de consolas, computadoras o incluso smartphones con aplicaciones. Es muy frecuente en adolescentes, aunque también podemos encontrar adultos de distintas edades que padecen de esta dependencia tan poco saludable.

Causas y síntomas de esta adicción

Todas las adicciones suelen tener ciertos factores que hacen que la persona pueda recaer más fácilmente o esté más predispuesta a la misma. En el caso de los adictos a los videojuegos, esto también ocurre. Las causas más frecuentes son:

Individuos con personalidades dependientes

Este tipo de personalidades hacen que el sujeto tenga una gran tendencia a volverse adicta y a depender de la cosas y, cuando el contacto con los videojuegos es muy cercano y repetitivo es frecuente, que se genere una adicción.

Situaciones problemáticas en el seno familiar

Muchos niños y jóvenes suelen refugiarse en los juegos de consola o computadora como manera de escapar y abstraerse de las situaciones problemáticas familiares. Esto, combinado con algunas otras cosas, puede derivar en una adicción.

Problemas para sociabilizar y vincularse

Según los expertos, los niños y jóvenes con problemas de timidez están más expuestos a la posibilidad de volverse adictos a los juegos de video.

Conflictos en el ámbito escolar

Finalmente, las frustraciones escolares y la incapacidad de poder integrarse de forma correcta con los demás compañeros del colegio puede ser otro factor motivador para que el joven recaiga en una adicción de este tipo.

Síntomas de la adicción a los juegos

Hablamos recientemente sobre las causas que pueden derivar en que un joven termine volviéndose adicto a los juegos de video. Ahora bien, ¿cuáles son los síntomas? Como cualquier enfermedad o adicción, existen ciertas conductas o cosas que pueden llegar a delatar a la persona y demostrarnos de que este sujeto tiene un serio problema. Si bien aún no se ha estudiado esta adicción con profundidad, los expertos ya han logrado reconocer algunas de las evidencias más comunes.

La adicción a los videojuegos y la paranoia

Es muy común en un joven adicto a los videojuegos que se produzca una excesiva preocupación por todo lo que está pasando en el juego en cuestión, sobre todo cuando está lejos de ellos ya sea porque se encuentra en la escuela, el trabajo o desarrollando alguna otra actividad. Se verá a esta persona muy irritada cuando no puede acceder a su entretenimiento, e incluso mostrará total desinterés por todo lo demás, hablando únicamente del juego y de todo lo que tenga que ver con él.

Las mentiras y los ocultamientos

Como la mayoría de los adictos, el joven que padezca de una dependencia hacia los videojuegos mentirá sobre el uso de sus consolas o computadora, tratando de minimizar las cosas y sobre todo de atenuar la reacción de los demás sobre su conducta. Este individuo utilizará excusas constantemente, algo muy común en los adictos.

Jóvenes adictos sin autocontrol

Otro detalle que se transforma en un síntoma de esta adicción y que es característica de la mayoría de las dependencias. Un adicto a los juegos de video no puede parar, es incapaz de controlar el número de horas que pasa frente a sus equipos. La mayoría comienza sus sesiones de juego siendo conscientes de que solo será por unos minutos, y termina transformándose en un día entero de jugar sin parar.

Sin conciencia de la pérdida de tiempo

Esto tiene que ver con el punto mencionado anteriormente. Es muy frecuente que el adicto a los videojuegos se siente y juegue durante horas, pudiendo incluso pasar toda la noche sin dormir para llevar a cabo su entretenimiento. No será consciente de esto, ni tampoco sentirá culpa o remordimiento alguno por encontrarse frente a sus equipos constantemente jugando sin parar o prestarle atención a otras cosas.

Ámbitos varios de la vida afectados

La persona que pasa tantas horas del día frente a un televisor jugando videojuegos suele descuidar los otros aspectos de su vida diaria. Es muy común que estos sujetos estén aislados, sin darle importancia ni a sus amigos ni a su familia. También es normal que bajen las notas en el ámbito escolar, que sus relaciones ya no sean igual que antes y que descuide todo tipo de actividad extracurricular que solía hacer antes de recaer en esta dependencia. En los peores casos, los jóvenes que padecen de este problema pueden incluso olvidar por completo su higiene personal, dejando de lado las duchas, los cambios de ropa e incluso descuidando su alimentación en pos de no abandonar su posición frente a sus equipos de juego.
Escape de todo tipo de situaciones
Cuando veas que el joven ante cualquier situación dolorosa, negativa o problemática tiende a ir a sentarse a jugar, puede que estemos ante un adicto que ha optado por la dependencia a los videojuegos como método para huir de todo tipo de problemas en su vida y buscar algún alivio estimulante que lo ayude a olvidar sus problemas.
Enojo y actitudes defensivas
Como la mayoría de los adictos, aquel que padece de dependencia por los videojuegos se sentirá molesto y enojado cada vez que se le puntualiza su problema. Esta negación es frecuente en quienes padecen de esta enfermedad, y nos indica sin duda alguna que hay algo mal y que debemos actuar antes de que sea demasiado tarde.
Despilfarro y lapidación del dinero
El adicto a los juegos de video invertirá y malgastará cantidades insuperables en artículos que tengan que ver con este mundo informático. Tanto en hardware, merchandising o juegos nuevos, el adicto no reparará en gastar todo lo que tenga para perpetuar su vicio.
Distintas sensaciones y sentimientos
Como se trata de una adicción, la persona que depende de los videojuegos tendrá una serie de sentimientos encontrados a medida que vive su experiencia. Comienza con la euforia inicialmente, aunque a medida que va decreciendo aparece la culpa, ya sea porque el individuo es consiente del tiempo que ha perdido jugando frente a su televisor o computadora, o porque nota que algo no está bien.

Consejos para tratar la adicción

Siendo que la mayoría de los que padecen de esta adicción son jóvenes y adolescentes, los consejos para tratar de alivianar esta problemática van destinados a los padres en la mayor parte. ¿Qué se puede hacer? Lo siguiente puede resultar útil.

  • Limitar al chico las horas permitidas para uso de televisor y computadora.
  • Una buena agenda de sueño, acostándose en un horario razonable y levantándose temprano cuando corresponda.
  • Aumentar la cantidad de actividades al aire libre, esto es ideal para jóvenes que padecen de esta adicción ya que los distraerá y los hará sentir mejor.
  • Organizarle al joven o al niño distintas actividades extracurriculares que lo mantengan ocupado, como música, algún deporte, entre otras.
  • Motivarlo para que recupere sus relaciones de amistad y tenga encuentros con sus compañeros fuera de clase.

Las consecuencias de la adicción a los juegos

Las consecuencias de una dependencia a los videojuegos pueden ser graves, desde distintos problemas físicos que se pueden generar en virtud de las altas horas de exposición a aparatos tecnológicos, hasta los problemas psicológicos que tienen acarreados con esta conducta.
Los jugadores frecuentes suelen estar bajo mucha tensión y de manera constante, sobre todo aquellos que hacen uso de los juegos en línea donde además de estar jugando y tratando de superarse se encuentran compartiendo la experiencia con otras personas que pueden ser muy exigentes. La tensión y la culpa ante el fracaso pueden provocar en el sujeto una gran fatiga mental, depresión, ansiedad, entre otras cosas.

Detectando el problema a tiempo

Al igual que cualquier otra adicción, cuanto más pronto detectemos tanto en otros como en nosotros mismos la existencia de una dependencia insalubre hacia los videojuegos, más posibilidades tenemos de afrontar el problema y solucionarlo. En cuanto a quienes lo padecen, lo mejor es intentar evitar jugar por voluntad propia y en caso de que esto ya no sea posible debido al avance de la adicción, entonces será imperativo que se pida ayuda a quien corresponda para que logremos salir de la dependencia en la que nos hemos visto envueltos.