Aunque a nivel académico, en psiquiatría y psicología sólo se reconocen las adicciones a drogas como el alcohol, la cocaína, el cannabis, los opiáceos, las anfetaminas…; a fármacos como los tranquilizantes y los analgésicos; y como adición no-tóxica el juego patológico o ludopatía. En la práctica clínica, se observa un número mucho más amplio de comportamientos repetitivos que privan de libertad al sujeto y están contextualizados a graves dificultades en el autocontrol como es la adicción al trabajo, la adicción al sexo, las compras compulsivas, la adicción a la comida, la adicción al deporte….hasta con un acto repetitivo y compulsivo como es tomar el sol puede esconder desórdenes psicológicos importantes.

Esto se pone de manifiesto de forma especial en el ámbito de las nuevas tecnologías, en el que ya resulta familiar el concepto de la adicción a las redes sociales. Y es que la generalización del uso de Internet tiene sus ventajas, pero también sus riesgos.

La adicción a las redes sociales es una relación de dependencia que alguien desarrolla hacia estas plataformas virtuales de interacción con otros. Algunas características típicas de otras adicciones se verían reflejadas en estos casos, por ejemplo:

  • Uso o abuso creciente de este tipo de plataformas. Necesidad de cada vez pasar más tiempo.
  • Reacciones de ira, agresividad o frustración si no se puede realizar esta actividad.
  • Uso destinado no a conseguir mayor placer, sino a reducir el malestar.
  • Dificultad o ausencia de autocontrol. No ser capaces de respetar los límites (autoimpuestos, o marcados por otros); si se empieza, no se puede parar.

Uno de los problemas que presenta la adicción o abuso de estas plataformas es la extensión o alcance que han logrado en muy poco tiempo: smartphones, tablets, ordenadores… hacen que sea muy fácil y muy cercano hacer uso de ellas y mantener su “consumo”, de forma que se entrometen en nuestras vidas y acaparan con ello mucha de nuestra atención diaria.

Por otra parte, un factor de riesgo para que los problemas de abuso aparezcan es la imagen relativamente positiva de que disponen, en comparación con otras actividades o sustancias que ya de entrada suelen suscitar mayor rechazo; no es lo mismo pensar en la adicción al alcohol que decir que hay un enganche a las redes sociales… y aparentemente esta segunda no trae a la imaginación problemas tan graves como el alcoholismo.

En el caso de los adolescentes, su tendencia la impulsividad y su necesidad de tener una influencia social amplia y expansiva pueden hacer que caigan rápidamente en esta clase de tendencias.

El tratamiento de los casos de adicción a las redes sociales se encuentre en fase muy temprana. No existen muchos casos ni estudios, y los planteamientos para las terapias son adaptados de los que se hacen para el tratamiento de otros problemas adictivos, como los de las sustancias. En algunos países, como China, ya han aparecido clínicas especializadas, si bien basan su trabajo en métodos más cognitivo-conductuales que motivacionales.

Fermín Ferrero. Psicólogo de IVANE SALUD.

Dr. Humberto Ortiz. Psiquiatra de IVANE SALUD.

Unidad de Salud Mental y Psiquiatría Hospitalaria en Vithas Hospital Nisa Valencia al Mar.

Clínica de Desintoxicación y Patología Dual en Vithas Hospital Nisa Aguas Vivas.